Industriales piden con urgencia políticas de Estado

El marco regulatorio y de fomento de la industria panameña no atrae a más inversionistas

Situado en la actualidad como el quinto empleador del país y uno de los que mayor inversión extranjera directa (IED) atrae, el sector industrial adolece de una estrategia de desarrollo con visión a largo plazo que lo coloque entre las piezas claves de la matriz económica de Panamá.

Las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec) de la Contraloría General de la República documentan el período de vacas flacas que enfrenta la industria manufacturera y de la urgencia de tomar decisiones con políticas de Estado.

La variación porcentual del aporte del sector al Producto Interno Bruto (PIB) desde 2011 hasta 2015 registró el siguiente comportamiento: 6%; 7,9%; 1,3%; 0,9% y -1,3%, respectivamente.

El Inec dio a conocer que el comportamiento de la industria manufacturera, observado a través de sus índices integrados globales de volumen, precios y valor, presentó para el período  de enero a septiembre de 2016, comparado con igual período del año anterior, un descenso tanto en volúmenes como en valores por el orden de 3,0% y 0,7% y un crecimiento en sus precios de 2,3%, respectivamente.

Comentó que en cuanto al comportamiento comparado del tercer trimestre, el volumen de bienes producidos en el sector manufacturero mantuvo el desempeño negativo registrado desde el primer trimestre de este año (2016).

El informe del Inec al cierre del tercer trimestre de 2016 señala que la industria manufacturera logró un leve crecimiento de 0,9% en su valor agregado bruto comparado con igual período del 2015 favorecido por actividades económicas como: Elaboración de bebidas malteadas y malta con un crecimiento de 12% producto de un aumento en la producción de cerveza; elaboración de piensos preparados para animales con un incremento de 5,8% motivado por  un aumento en la cría de ganado porcino y aves de corral; elaboración de productos lácteos con un crecimiento de 4,7% por una mayor producción de leche pasteurizada y evaporada; fabricación de cemento, cal y yeso  creció 1,4%, entre otras.

A su vez, resultaron con tasas negativas la producción de carne y productos cárnicos, que disminuyó  0,9%, como reflejo del menor sacrificio de ganado vacuno, que tuvo  una caída de 12,7%; procesamiento y conservación de pescado y de productos de pescado bajó  16,7%, ocasionado por una menor captura de camarones y peces de tipo industrial que disminuyeron  en 10,2% y 29,2%, respectivamente.

También la destilación, rectificación y mezcla de bebidas alcohólicas; producción de alcohol etílico a partir de sustancias fermentadas disminuyó en 48% motivo de una menor producción de seco, ron, ginebra y otros licores.

En  la elaboración de bebidas no alcohólicas, en cambio, el embotellado de aguas minerales bajó 11,7% y la fabricación de artículos de hormigón, cemento y yeso, bloques y panalit disminuye en 3,5%. Más la variación del acumulado de enero a septiembre para la categoría presentó una disminución de 1,1%, destacó el Inec.

El presidente del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), Michael Morales, dijo a Capital Financiero que para la mayoría de los países desarrollados y en desarrollo, la industria es una parte importante de la matriz económica, desafortunadamente en nuestro país no es así. Esto no es por casualidad, sino la consecuencia de la estrategia de desarrollo adoptada por el Estado panameño desde hace varias décadas y que ha llevado a la decadencia a la industria en relación con otros sectores económicos, destacó.

Morales comentó que a los miembros del SIP, que tiene 70 años de fundación, les preocupa sobremanera la poca importancia que el sector productivo tiene en la matriz económica de Panamá, lo que es desafortunado para el empresario y los trabajadores panameños.

A la vez, resaltó el hecho que la industria fue en 2015 el cuarto mayor empleador, pero en 2016 fue el quinto, debido a la pérdida de más de 6.000 plazas.

A pesar de ello las industrias instaladas en Panamá proveen de una fuente de ingresos a más de 122.000 personas, acotó el presidente del SIP.

Sí hablamos del peso de la industria en la economía nacional, representamos el 5,5% del PIB y alguna vez en el tiempo (pasado) llegamos aportar el 20%. En cuanto a la generación de empleos formales, generamos el 7%, afirmó Morales.

A precios de comprador, la industria manufacturera generó en 2015 la suma de $2.982,5 millones del PIB, según los reportes del Inec. 

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia