Ingresos: Caída y desigualdad

poor-area-girl web

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (Enigh) 2014, en los dos primeros años de gobierno de Enrique Peña Nieto hubo una caída de 3,5% en el ingreso de los hogares. Más allá de ese dato general, de suyo preocupante, la investigación -realizada cada dos años por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), y que constituye la base para las mediciones oficiales de la pobreza en el país- presenta resultados ilustrativos de la desigualdad socioeconómica que prevalece en el país.

Por ejemplo: Aunque el ingreso de los hogares más pobres experimentó un incremento nominal de 2,1% respecto al periodo 2010-2012 -atribuido principalmente a las transferencias de recursos vinculadas a los programas sociales-, esto se tradujo únicamente en 160 pesos adicionales por trimestre: Así, la media de los hogares más pobres percibieron $85,7 diarios en el periodo de referencia. En contraste, aunque según la Enigh los ingresos del sector más rico cayeron 2%, estos hogares perciben en promedio 1.564 pesos por día. Por lo demás, quienes sufrieron una mayor merma en sus ingresos en el periodo referido son los sectores medios.

La asimetría descrita en los ingresos se expresa con claridad en las posibilidades de los hogares de cada sector social para invertir en la formación de sus integrantes, es decir, en su futuro. Mientras los hogares más pobres gastan la mitad de sus ingresos en alimentación, los más adinerados destinan a este rubro la décima parte de sus recursos; por contraste, los primeros sólo disponen de 5% de sus ingresos para educación y esparcimiento, en tanto los segundos pueden destinar 20% para estos fines.

En un entorno nacional donde 0,1% de la población concentra 43% de la riqueza total del país -como se precisa en el informe Desigualdad extrema en México: Concentración del poder económico y político, publicado por Oxfam en junio pasado, la caída generalizada en los ingresos de los hogares es una mala noticia en los pretendidos esfuerzos gubernamentales por superar los inveterados rezagos sociales que aquejan al país.

Lo más grave es que no hay visos de alivio a esta situación que combina explosivamente desigualdad, contracción económica y deterioro en la calidad de vida de la población: Hace unos días el Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó su pronóstico de crecimiento para México en 2015 a 2,4%. A este escenario, de por sí poco prometedor, hay que añadir el recorte de 135.000 millones de pesos que sufrirá el presupuesto público en 2016 y los bajos precios que mantendrá el petróleo en el mercado internacional, de acuerdo con diversos análisis.

Más allá de los factores exógenos y coyunturales que influyen en la realidad económica del país, la caída en los ingresos de la población y la persistencia de la desigualdad son correlatos lógicos de una conducción económica a lo largo de las pasadas tres décadas que ha arrojado saldos negativos, ha postrado el mercado interno y ha privado al Estado de mecanismos efectivos de redistribución de la riqueza. Ante este panorama es deseable y necesario que el gobierno federal replantee el rumbo económico y la aplicación de los recursos erogados por el Estado -que, pese a los recortes anunciados, seguirán siendo cuantiosos- con miras a elevar las condiciones de vida del conjunto de la población y cerrar la injustificable brecha de desigualdad.   

Editorial del diario La Jornada de México del viernes 16 de julio de 2015.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL