Ingresos corrientes siguen en caída, con una disminución de 5.9% a octubre

Ingresos corrientes siguen en caída, con una disminución de 5.9% a octubre
Ya para septiembre el informe de la Dirección General de Ingresos (DGI) apuntaba a que los ingresos corrientes presentaban una disminución en comparación con los ingresos presupuestados, tendencia que se mantiene en el acumulado enero-octubre y ha sido la tónica en los últimos años.| Cortesía

Los ingresos corrientes del Gobierno central, acumulados a octubre de 2019, totalizaron $5,460,335, reflejando una disminución de $344.8 millones es decir 5.9% menos comparado con el mismo periodo del año pasado, según el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec) de la Contraloría General de la República.

Ya para septiembre el informe de la Dirección General de Ingresos (DGI) apuntaba a que los ingresos corrientes presentaban una disminución en comparación con los ingresos presupuestados, tendencia que se mantiene en el acumulado enero-octubre y ha sido la tónica en los últimos años.

Los ingresos tributarios, que representan el 80% del total de los ingresos corrientes, reflejaron una variación negativa de 1.9% en el acumulado enero-octubre, al pasar de $4,403,941 en 2018 a $4,320,021 en 2019.

En el caso de los impuestos directos (Sobre la Renta, Sobre la Propiedad y el Patrimonio y Seguro Educativo), la variación porcentual acumulada en estos diez primeros meses del año fue de -1.8%, con el Seguro educativo con el mejor resultado.

Impuestos indirectos (Transferencias de Bienes Corporales Muebles y la Prestación de Servicios sobre Ventas; derechos de importación; producción, venta y consumo selectivo; sobre actos jurídicos; primas de seguros y otros), expresó una variación de -2.1% a octubre, con el mejor resultado por concepto de ingresos para Producción, venta y consumo selectivo.

Roger Durán, analista de la Unidad de Monitoreo y Análisis de Competitividad del Centro Nacional de Competitividad (CNC), explicó a Capital Financiero que la menor tributación es vinculante con la desaceleración del crecimiento económico y es una tendencia que se registra desde hace siete años en el país.

De hecho, Durán observa que impuestos como el Itbms, ligados al consumo, y aquellos que se vinculan con salarios o ganancias, reflejan la dinámica económica e impactan de manera directa en la tributación.

Considera importante enfocarse en las estrategias para mejorar la recaudación, “porque si no somos eficientes vamos a tener menos inversión” con efectos en la economía.

Analiza que la DGI ha estado avanzando de manera positiva al incorporar los pagos en línea o el uso de la tarjeta de crédito, sin embargo, ve prioritario trabajar en reducir la evasión, exigir a la población mayor conciencia al reclamar su factura y crear mecanismos para que las personas sepan en realidad cuánto deben pagar.

Dijo que con un 45% de la población en situación de informalidad, es necesario buscar maneras para que este sector también pueda pagar impuestos.

El especialista también recordó que estamos en la cuarta revolución industrial y esta realidad debe llevar a buscar mecanismos para que los nuevos negocios también tributen a la economía.

Javier Mitre Bethancourt, experto en Derecho Tributario y director ejecutivo del Centro de Capacitaciones Profesionales Fiscales (Ccpf), ante consulta de Capital Financiero, razonó que el sistema tributario panameño no ha logrado mejorar sus niveles de recaudación porque “falta mayor inversión en la capacidad de fiscalización de la Dirección General de Ingresos (DGI), nombramiento de personal calificado en auditoría e incrementar la supervisión en las sedes de las empresas contribuyentes con auditorías integrales de todos los impuestos nacionales, así como por fiscalización por Precios de Transferencia”.

De igual modo, precisa que “falta inversión para crear los juzgados administrativos tributarios ya fijados en la ley que creó el nuevo Código de Procedimiento Tributario (Ley 76 de 2019) y de esa manera descargar la cantidad de expedientes pendientes de resolver por recursos de reconsideración en los cuales se encuentran congelados alcances por millones de balboas”.

Se inclina por desarrollar un plan nacional de educación tributaria desde las edades escolares primarias, con la perspectiva de crear conciencia y cultura tributaria.

Por otra parte, el programa de Evaluación de Diagnóstico de la Administración Tributaria, elaborado por la DGI, con el apoyo de la Secretaría de Evaluación y Diagnóstico de la Administración Tributaria, adjunta al Fondo Monetario Internacional (FMI) y con el auspicio del BID, determinó que el ente tributario “tiene una hoja de ruta para fortalecer la administración tributaria del país”.

La DGI, a partir de esta evaluación, espera “fortalecer la obtención y manejo de los datos básicos de gestión, la confiabilidad del registro de contribuyentes, aumentar la puntualidad en las declaraciones, mayor cruce de información automática, segmentación y tratamiento para grandes contribuyentes e incrementar la auditoría y transparencia”.

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias