Inician proceso de cierre de la mina Cobre Panamá

Inician proceso de cierre de la mina Cobre Panamá

Se adelantan estudios para la siembra de plantas y el establecimiento de lagos artificiales

MINERAWEB 1

Pese a que todavía no ha extraído ni una sola onza de cobre, oro o molibdeno y que de acuerdo con la concesión otorgada por el Estado panameño, la mina de Cobre Panamá tendrá una vida útil de aproximadamente 34 años, la empresa Minera Panamá ya adelanta iniciativas para garantizar un cierre ordenado sus operaciones, con acciones que buscan mitigar su huella ambiental mediante el desarrollo de proyectos de reforestación y el establecimiento de lagos artificiales en los tajos que serán abiertos.

La mina de Cobre Panamá es un proyecto valorado en $5.950 millones, que contará con tres componentes fundamentales para su operación: Un puerto, una planta de generación de energía a base de carbón de 300 megavatios (MW, por su siglas en inglés) y una planta de procesamiento o molido, la mina Cobre Panamá, registra avances importantes en su desarrollo.

Según Todd Clowett, gerente de País de Minera Panamá, la construcción de esta planta de generación de energía registra un avance del 25% y otro avance importante es que ya se ha comenzado a construir el primero de los tres tajos que operará la mina para la extracción de cobre, oro y otros metales.

Esto incluye la remoción de la cobertura vegetal, la construcción de taludes y caminos, la siembra de pasto para evitar la erosión y posibles desplazamientos de rocas en las áreas de trabajo.

Igualmente se ha iniciado la instalación del primer molino de la planta de procesamiento, la cual contará con siete molinos, los cuales serán de dos tipos para poder pulverizar unas 9.000 toneladas de roca sólida por hora hasta convertirlas en partículas de un tamaño menor a un grano de sal, de las que, mediante un proceso de sedimentación se separará el metal (cobre, oro y molibdeno) del material de desecho.

El objetivo de Minera Panamá es producir 320.000 toneladas de cobre al año y unas 100.000 onzas de oro anuales, cuyo valor a precio de mercado sería de $2.000 millones y $1,2 millones, respectivamente, pero también sentar un precedente sobre lo que debe ser la minería responsable como advierte Clowett al señalar: Durante la fase de construcción se estableció una fianza ambiental de $78 millones para garantizar un cierre adecuado de la mina si por cualquier razón esta dejara de funcionar en cualquier momento. Sin embargo, para Minera Panamá es muy importante pensar desde este momento, en el que apenas estamos construyendo la infraestructura del proyecto, en lo que deberá ser el cierre de la mina para garantizar la restauración de las zonas que van a ser afectadas.

Igualmente destacó que esto no lo hacemos para obtener ningún beneficio financiero o económico, lo hacemos porque esta es una práctica estándar en minería responsable hoy en día. Por ejemplo, estamos realizando inversiones importantes en materia de reforestación y sabemos que hay fondos a los que se puede acceder para financiar este tipo de proyectos, pero nosotros no pretendemos acceder a ellos porque nuestro objetivo es hacer un cierre responsable de la mina.

Y de hecho, Minera Panamá cuenta con un equipo de científicos empeñados en preparar desde ya lo que será el proceso de cierre de los tres tajos de extracción que conforman el proyecto Cobre Panamá.

Este equipo es encabezado por Blanca Arauz, Superintendente de Ambiente de Minera Panamá, quien admite que la idea es lograr que al cierre de la mina, dentro de 34 años, se pueda recuperar la estructura boscosa que hoy en día está siendo removida.

Destacó que los equipos científicos se están enfocados en encontrar semillas de especies nativas del área capaces de crecer en las tierras empobrecidas que quedarán en el área de concesión de Cobre Panamá al final del proceso de extracción, las que  suman unas 51

especies, lo que va mucho más allá de los que se ha hecho hasta ahora en el país, pues la idea no es solo sembrar árboles, sino garantizar la recuperación de la biodiversidad en la zona.

Arauz agregó  que igualmente se adelantan estudios para evaluar el potencial de vida que tendrían los lagos artificiales que se establecerán en los tajos de extracción de la mina. En este sentido explicó que actualmente se ha establecido un pequeño lago artificial en una cantera en desuso, donde se están sembrando peces para evaluar su potencial de crecimiento y desarrollo (Ver recuadro: Iniciativas ambientales de Cobre Panamá).

Para el viceministro de Comercio e Industrias, Manuel Grimaldo, lo más importante para garantizar su crecimiento y evitar cualquier impacto negativo en la calidad del medio ambiente y la calidad de vida de los panameños, es que las autoridades ambientales del país ejecuten una estricta supervisión sobre las operaciones de Cobre Panamá para garantizar el cumplimiento de sus compromisos para la mitigación de su huella ambiental.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia