Innovar para lograr un desarrollo inclusivo

Innovar para lograr un desarrollo inclusivo

Se necesita un diálogo horizontal democrático para lograr acuerdos

senacyt

Los intentos de llevar las políticas de desarrollo ejecutadas en las metrópolis y principales ciudades a los sectores marginados del país, como las áreas indígenas y comunidades rurales, han fracasado, porque las mismas no toman en cuenta la cultura y manera de vivir de estas personas que datan desde antes de la llegada de los españoles al Continente.

Un país como Panamá, con el mejor desempeño económico durante la última década entre las naciones centroamericanas, también enfrenta el desafío de llevar los beneficios alcanzados a todo el territorio.

Si queremos un desarrollo inclusivo más allá del crecimiento económico y competitivo del país, que incluya a la comunidades indígenas y campesinas, se requiere de nuevos conocimientos y diálogos donde participen todos los sectores, incluido el  académico, expresó Andrew R. Cummings, director de la maestría en Desarrollo Territorial de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas de El Salvador.

Al conversar con Capital Financiero, Cummings dijo que igualmente se necesita innovar para alcanzar el bienestar inclusivo, más aún cuando hay nuevos retos como el cambio climático. Necesitamos hacer algo cualitativamente nuevo e innovador para solucionar y abordar estas problemáticas, acotó.

La idea en el marco de la política nacional de ciencia y tecnología hay que priorizar la innovación para el desarrollo inclusivo.

Nos encontramos aquí en la oficina de la Secretaria Nacional de Ciencias, Tecnología e Innovación (Senacyt) discutiendo un proyecto piloto con la participación de las comunidades indígenas, rural, sociedad civil y el  académico  para llegar a acuerdos que impulsen el emprendimiento social e innovador en función del desarrollo inclusivo, detalló.

Senacyt, durante dos días (17 y 18 de marzo), reunió a representantes de organizaciones y científicas con el propósito de implementar estrategias de innovación social que apoyen el desarrollo inclusivo de las comunidades campesinas e indígenas del país.

El diálogo de desarrollo inclusivo, forma parte del Plan Estratégico Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2015-2019 que tiene como objetivo consolidar la posición competitiva de Panamá y desarrollar las potencialidades de la ciencia, la tecnología y la innovación para el desarrollo inclusivo en el país.

Cummings expresó que el  desarrollo territorial inclusivo va más allá de un territorio, un espacio físico, político, administrativo y geográfico, es una construcción social entre los actores, incluyendo las instancias de poder.

El catedrático enfatizó que los acuerdos sostenibles deben respetar la manera de vivir de los campesinos e indígenas y, además de poder acceder a los activos que contribuyan a su desarrollo endógeno.

Agregó que las políticas de desarrollo territorial inclusivo en la mayoría de los países de Centroamérica están manejadas desde instancias como la Senacyt, pero con poco enfoque de territorialidad.

En general, los sistemas de innovación a nivel territorial en América Central son bastantes débiles.

Entre ellos, Costa Rica tiene mayores avances, pero también es interesante lo que viene desarrollando Panamá que igualmente apuesta por el desarrollo territorial en las áreas campesinas e indígenas, resaltó.

Además, Cummings coordinó la red de gestión de conocimiento para el desarrollo territorial, la cual tiene un nodo inicial en Panamá.

Por su parte, el secretario de la Senacyt, Jorge A. Motta, señaló que ejemplos internacionales han afirmado que la ciencia y la innovación pueden contribuir al desarrollo inclusivo de los países de la región.

Es por eso que estamos conectando a la comunidad científica y a las comunidades campesinas e indígenas  a través de la innovación social, añadió.

Motta afirmó que la ciencia puede contribuir al desarrollo inclusivo de distintas maneras, entre ellas, a la seguridad alimentaria y al saneamiento, del uso adecuado de los recursos hídricos de las innovaciones en áreas de energía, y de medicamentos eficaces y accesibles.

En el caso de Panamá, los temas ambientales, explotación de yacimientos mineros y construcción de proyectos hidroeléctricos, han generado conflictos en las comunidades indígenas y campesinas de Panamá.

Si el país está pensando utilizar sus minerales de una forma, lo que necesitamos es un diálogo horizontal y democrático para lograr acuerdos. El llamado es al diálogo, porque hablando se entiende la gente, señaló Cummings.

Concluyó que la pobreza es multidimensional y su salida es igualmente multidimensional, lo que  demanda la participación de todos los actores.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia