Instituciones financieras de EE.UU. dicen a los clientes: “Lleve su dinero a otra parte”

Instituciones financieras de EE.UU. dicen a los clientes: “Lleve su dinero a otra parte”

Cómo se sentiría usted si en determinado momento se dirige hacia su institución financiera en Estados Unidos (EE.UU.) y de repente un funcionario le dice: “Lleve su dinero a otra parte”. Quizá su rostro denotaría sorpresa, impotencia e incredulidad.

Y aunque resulte difícil creerlo, tan insólita situación está sucediendo en algunos bancos de la nación norteamericana. Y es que según un reporte de la BBC de Londres algunos de los grandes clientes de JP Morgan se toparon de frente con la respuesta de sus ejecutivos de cuenta, quienes le recomendaban expresamente el traslado de sus recursos hacia otra institución financiera.

Los motivos de tal decisión son hasta cierto grado comprensibles.

Las organizaciones financieras están repletas de depósitos, y este dinero no ha podido salir a circular y ser productivo. En el caso de JP Morgan, la firma solicitó a algunos de sus clientes corporativos que los colocaran en otras entidades, ya que requieren reducir su base de depósitos en más de $200,000 millones.

Según un alto ejecutivo de la calificadora S&P Global, “los mayores bancos de EE.UU. están repletos de dinero, así que la medida de rechazar los depósitos puede extenderse hacia otros”. La situación no tiene precedente alguno.

Es una crisis de liquidez al revés. Por lo general, los bancos son sumamente agresivos al momento de captar recursos. En esta oportunidad no sucede de esa manera. Por el contrario, no desean tener más dinero inmovilizado en sus bóvedas, que solo le ocasiona gastos por traslado y custodia, entre otros.

Es época en que las solicitudes de financiamiento han descendido (el crédito se encuentra casi que paralizado).

Las tasas de interés se mantienen en 0%, lo que es sumamente difícil, por cuanto representan una parte fundamental del ingreso que perciben los bancos al conceder préstamos.

Una combinación de factores, entre los que se encuentran las exigencias de capital -luego de la crisis financiera de 2008-, el impacto económico que supone la crisis derivada de la pandemia de coronavirus (COVID-19), así como la política de estímulos del gobierno de EE.UU., ha mermado las ganancias de las instituciones financieras.

Esta situación de desestimulo al ahorro no va a mantenerse por siempre y tampoco es política de uso común en todos los bancos.

Siempre habrá algunos dispuestos a recibir los depósitos que otros han rechazado, lo que sin duda alguna impactará positivamente en el balance de las instituciones más pequeñas.

Para citar algunos ejemplos, tenemos que Citigroup, JP Morgan y Bank of America recibieron más de un billón de depósitos en 2020, y el porcentaje de préstamos por depósitos se desplomó en tal magnitud que apenas alcanzó un poco más de 60%.  El ahorro se ha disparado.

La negativa de algunas de esas instituciones de seguir captando recursos hará que sus clientes migren hacia otras formas de inversión, refugiándose en productos e inversiones que podrían implicar un mayor riesgo, como por las criptomonedas.

Así que no debe ser motivo de alarma el que su banco rechace los depósitos de su empresa. Ante ello, recomendamos que analice con cautela otras instituciones y nuevas formas de inversión.

Danilo Díazgranados
Especialista en temas financieros y analista internacional

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias