Intel adelanta soluciones para superar los retos de la educación

Intel adelanta soluciones para superar los retos de la educación

La empresa promueve la llegada de la tecnología a los hogares para potenciar el conocimiento

Foto Entrevista 788 01

Desarrollar soluciones tecnológicas que ayuden a robustecer su posición como asesor tecnológico para hacerle frente a los desafíos educativos, esa es la meta de Intel a nivel global y Panamá no es la excepción.

En esa apuesta, Ritza Velásquez, gerente País de Intel para Panamá y El Salvador, es la pieza clave que el gigante tecnológico mueve en el Istmo para fortalecer su presencia y ser el más experimentado asesor del Gobierno en tecnología educativa. Velásquez rompe el paradigma del mundo de las empresas tecnológicas lideradas por hombres; es un ícono entre el 25% de féminas frente al 75% de hombres que trabajan en el sector de la informática, según una encuesta elaborada por la firma Accenture.

Antes de su ascenso a la gerencia País de Intel para Panamá y El Salvador, anunciado en mayo de 2015, Velásquez ocupó el cargo de gerente de Desarrollo para Negocios. Además, obtuvo 10 años de experiencia como gerente de Territorio para Dell durante los cuales fue responsable del manejo y desarrollo directo de ventas al sector privado así como del consultorio de soluciones del sector gobierno.

Velásquez conoce muy bien la fe que profesa la transnacional que ella representa: Intel cree que la tecnología tiene el poder para desafiar, inspirar y transformar la vida de las personas en América Latina, incluyendo Panamá. Por lo tanto, invertir en el futuro significa invertir en educación y formación. Por eso estamos aquí.

El pequeño negocio que hace 48 años inició su operación solo dedicándose a la producción de microchips, hoy es catalizador, motor e inductor de la innovación sin límites en innumerables áreas.

-¿Qué retos tecnológicos enfrenta la educación panameña?

-Como madre de familia, he podido conocer de cerca y empoderarme de los retos tecnológicos que enfrenta la educación panameña. Se trata de una tarea ardua, pero no imposible. A nivel general, si hablamos del sector público que es realmente el sector que siempre presenta mayores retos -y no solamente Panamá, sino a nivel regional- si bien es cierto que tenemos algunos colegios con ciertas adecuaciones tecnológicas, todavía seguimos bajo el esquema de laboratorios, donde obviamente los niños asisten una o dos veces por semana, dependiendo del horario y tienen acceso al manejo de tecnología. Sin embargo, el escenario ideal de muchos expertos a nivel regional e internacional sería un modelo uno a uno en donde cada niño pudiera tener acceso a su computadora una vez entra al aula de clases. Las autoridades están haciendo inversiones importantes con el fin de poder adecuar más cantidad de colegios a nivel nacional con acceso a tecnología para que los niños puedan tener esa oportunidad. Quisiéramos tener más, pero los retos que enfrenta un sistema educativo a nivel de presupuesto y las prioridades que debe definir, en cuanto a infraestructura de colegio, tecnología y entrenamientos, entre otros, nos lleva definitivamente a tener que hacer inversiones más pausadas o más pequeñas.

No obstante, creo que es un camino que tenemos que recorrer. No se logra en un año ni en una gestión, es algo que tiene que ser el compromiso de un gobierno tras otro y definitivamente apoyado por las direcciones a nivel del Ministerio de Educación (Meduca) para poder seguir teniendo mayores cantidades de herramientas, no solo tecnológicas, sino a nivel de pedagogía y currículum, que le permitan al estudiante tener un aprendizaje distinto, que lo prepare para los retos y ser un ciudadano preparado en diferentes ámbitos.

-¿Cuáles son las dificultades frente a este panorama?

-No hay un primer lugar para una dificultad. Creo que hay varias, número uno, si te pones del lado del docente, es la apertura que tienen ellos mismos a utilizar tecnologías lo que se convierte para ellos en su primer obstáculo. En esa línea, Intel está trabajando de la mano con el Meduca para apoyar en ciertas adecuaciones o entrenamientos que se realizan a través de programas que nosotros lideramos en la región, en donde tratamos de definir competencias, en las cuales nuestros docentes deberían estar entrenados. Más allá del temor de tener una computadora es el permitirles conocer cuáles son las herramientas o todo lo que ellos pueden hacer a través de esa computadora y que les facilita a ellos el desarrollo de sus clases frente a los estudiantes; además de que rompe ese hielo entre el docente y el estudiante, cuando el estudiante hoy está llamado a usar tecnología más rápidamente.

Los niños hoy te utilizan el celular, la tableta con una facilidad que cuando llegan al aula de clases para un docente que no ha tenido esa oportunidad, inmediatamente la respuesta es no vamos a usar tecnología, vamos a utilizar el método que ya conocemos. Entonces, para romper esta primera dificultad nosotros estamos trabajando con el Meduca en los programas que ellos tienen para empezar entrenamientos en diferentes áreas para que nuestros docentes tengan esa oportunidad y le saquen un provecho al hecho de tener una herramienta, ya sea una computadora, una tableta, un equipo dos en uno y puedan trabajar más cómodamente en todas sus tareas y en el desempeño de los programas que ellos desarrollan para dar clases en los salones.

-¿Cuáles serían las dificultades de los estudiantes?

-Cuando hablamos de dificultades tenemos que recordar que dentro del ecosistema el docente juega un papel importante, el estudiante por supuesto también, pero, el padre de familia es otro elemento clave aquí. En muchos hogares no existen computadoras. Si por ejemplo, en casa que es el primer lugar donde tú aprendes valores y las primeras enseñanzas, careces del contacto con algo que la sociedad te está poniendo día a día y que es inevitable como lo es la tecnología; es un poquito más difícil que el niño pueda llegar a la escuela y decir que en una o dos horas que doy informática a la semana voy a poder realmente cubrir o aprender a la velocidad que lo hacen en otros colegios a nivel privado que tienen mayor acceso a la herramienta.

Entonces, en esa línea también nosotros como Intel hacemos ciertos acercamientos a los gobiernos porque esto tiene que ser una política de Estado.

-¿Qué experiencias hay a nivel de la región?

-Hay países de Centroamérica como Costa Rica que hace poco- ha empezado un programa que se llama Hogares Conectados. Este proyecto llama a poder desplazar conectividad, acceso a Internet a nivel país y a la vez facilitar que los hogares o los padres de familia o las personas puedan tener acceso a su primer computador. Entonces, imagínate, cuando tú insertas tecnología en los hogares de cada uno de esos niños, obviamente, les facilitas a ellos primeramente- tener acceso al mundo porque a través de Internet tú sabes todo lo que los niños pueden lograr a través de sus investigaciones, conocer qué hay más allá de tecnología y en otras áreas importantes como lo son ciencias, matemáticas, ingeniería.

Este tipo de programas fomenta que el ciudadano tenga acceso a tecnología y conocimiento, que le permita desde el hogar tener una base mejor estructurada y que esté mejor preparada, obviamente, eso en conjunto con las enseñanzas que se brindan dentro de un colegio, apoyado en herramientas tecnológicas y pedagógicas, definitivamente te brinda un resultado mucho más positivo; de hecho está probado, hay estudios. Nosotros cuando nos acercamos al Gobierno tratamos de mostrarle los estudios que se han realizado en otros países donde ya han desarrollado este tipo de proyectos y cuáles son los puntos que mayor se benefician a nivel de desempleo y a nivel de estudiantado que elevan las notas.

-¿Cómo se desarrollan estos proyectos?

-Son sistemas de herramientas que uno debe ir poco a poco trabajando con los gobiernos a nivel país para ir tratando de que esté dentro de las iniciativas de ese gobierno. Muchísimos de nuestros gobiernos, incluyendo el de Panamá, tiene excelente iniciativas, pero no es un camino fácil; se necesita de inversión y compromiso y definitivamente en eso Intel, especialmente teniendo una representación en Panamá, mi rol como gerente País implica que yo pueda estar cerca del gobierno así como del sector privado, tratando de ver cuáles son las necesidades y cómo desde la perspectiva de un líder de tecnología nosotros podemos aportar a esas prioridades, tanto en Panamá como en El Salvador.

-En esa dirección, ¿hay algún proyecto que involucre a Gobierno, docentes, padres de familia y estudiantes?

-Hemos hecho varias labores, por ejemplo, el año pasado en el mes de mayo arrancamos un plan piloto en donde utilizamos colegios del distrito de San Miguelito. Ahí tomamos la iniciativa que se lleva hoy a cabo con Panamá Bilingüe. Hicimos pruebas o planes pilotos con niños desde kínder hasta tercer grado en donde se les facilitó computadoras móviles con el apoyo del Meduca. Se prepararon, se adecuaron las aulas que ellos tienen de informática y se trabajó en conjunto con los docentes y con los padres de familia. Durante su hora de informática, los niños pudieron trabajar el idioma inglés y aprendieron desde pequeñitos cosas tan sencillas como el abecedario, los números, a cantar y trabajar interactivamente con la herramienta y se entrenaron a los docentes de los colegios, a personal administrativo que también estuvo interesado en aprender la herramienta. Tuvimos un trabajo de voluntariado, nosotros como Intel invertimos muchísimas horas en trabajar por sociedades en diferentes países donde tenemos presencia.

Panamá tuvo la oportunidad de tener 15 personas del equipo de Intel de diferentes países que trabajaron durante 15 días en ese relacionamiento entre docentes, niños y padres de familia. El Salvador es otro país que está dando pasos gigantes con respecto a avanzar en temas de educación. Ellos recientemente acaban de inaugurar una planta de fabricación local en su país. Ellos como salvadoreños están creando sus propios equipos basados en estándares de tecnología. Van a empezar a entregar estos equipos en los colegios, nosotros como Intel hemos firmado un entendimiento con el Meduca de ese país para también entrar y apoyar proactivamente cómo vamos a entrenar a los docentes. Vamos de esa manera siendo consejeros para los gobiernos para los ministerios, en donde nosotros aportamos lo que es la experiencia que tenemos a nivel mundial. Tenemos una dirección dedicada solamente a la parte de educación en donde tenemos herramientas, contenidos, especialistas, mucho material que podemos poner a disposición de los gobiernos para apoyar sus planes y sus iniciativas en estos temas.

-¿Cuál es la edad específica para comenzar a educar a los niños con herramientas tecnológicas?

-Las herramientas empiezan a ser parte de los colegios desde los primeros grados, estamos hablando de los grados que se conocen como maternal o pre-kínder porque consideramos que esto está hoy a nivel de toda la sociedad. No existe un proyecto, una compañía, que no utilice tecnología; nuestros niños deben estar preparados para esto. Ahora, la facilidad con la que ellos toman esta herramienta es precisamente lo que los hace muchas veces sumergirse de una manera incontrolada en el uso, por ejemplo, de una tableta porque ya no quieren ver televisión, ya no quieren jugar a la pelota. Entonces es un trabajo en conjunto en cuanto a la vigilancia que ejercen los padres de familia y los adultos responsables de esos niños en casa. Yo tengo dos hijos. Ellos tienen cada uno acceso a sus tabletas, sin embargo ellos tienen un horario que yo dispongo para que jueguen. No podemos olvidar las capacidades motrices que esos niños tienen que desarrollar desde edad temprana y explicarles que esto es una herramienta, más no es el mundo que gira alrededor de ellos porque inmediatamente pierdes la atención de cualquier otra cosa que tú quieras que ellos logren, inclusive, hacer la tarea.

Si tú brindas una correcta supervisión con respecto al uso que los niños dan con tecnología y los orientas a utilizarlos de manera efectiva también teniendo cuidado de que sitios están visitando ellos a través del Internet, logras realmente un resultado positivo porque número uno, el niño aprende a utilizar tecnología de una manera muy sencilla e innata desde que es muy pequeño; número dos, utiliza la herramienta para cosas positivas que crean a él un beneficio en educación o a nivel mundial. Cuando los niños ven programas a través de Internet, también aprenden a leer, a hablar inglés, sin embargo, no debes dejar de lado que también tienes que tener una supervisión para evitar que esto se convierta en lo único que ellos quieren hacer durante el día.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia