Interconexión eléctrica con Colombia sigue en espera

El Ministerio del Ambiente de Panamá no ha dado su visto bueno a la ruta propuesta

Powerline on mountain

Aunque no hay manifestaciones de grupos indígenas que se opongan al proyecto y es evidente que existe la voluntad política para concretarlo, igual que en el caso de la hidroeléctrica Barro Blanco, la construcción de una línea de interconexión eléctrica entre Colombia y Panamá se encuentra detenida, debido a que el Ministerio del Ambiente de Panamá no ha emitido opinión sobre la ruta propuesta por la empresa de Interconexión Colombia Panamá (ICP).

Durante una visita de cortesía a las oficinas de Capital Financiero,  Andrés Villegas, gerente general de ICP, explicó que esta iniciativa responde al interés de un gran número de países latinoamericanos que consideran como una prioridad para garantizar la sostenibilidad del crecimiento económico de la región, la unión de los sistemas de interconexión eléctrica existentes entre México y Centroamérica y Suramérica.

Agregó que un elemento fundamental de este esfuerzo regional es la interconexión eléctrica entre Colombia y Panamá, una iniciativa que responde en gran medida a la necesidad del Istmo de contar con una fuente alterna de energía para poder hacer frente a cualquier situación que afecte a las plantas de generación que conforman el sistema eléctrico nacional y para responder a una demanda creciente.

Villegas señaló que este proyecto le permitirá a Panamá contar con la misma oferta de energía que aportaría una planta de generación de 400 megavatios (MW), la cual permitiría  satisfacer la demanda que se genera en las provincias de Panamá, Panamá Oeste y Colón, especialmente durante la estación seca, cuando la producción hídrica merma.

Indicó que Colombia ya aprobó la ruta que seguirá la interconexión en su territorio, por lo que ICP solo está a la espera que el Ministerio de Ambiente emita un criterio sobre la ruta propuesta para Panamá, la cual se ha trazado mayormente en la zona costera de la Comarca Guna Yala, evitando al máximo su incursión en la selva del Parque Nacional Darién.

El gerente general de ICP indicó que sin este aval esa empresa no puede realizar el Estudio de Impacto Ambiental con el que se daría inicio a este proyecto, valorado en $450 millones, ya que se trata de un  estudio costoso para ser realizado en una ruta que no cuente con el aval de las autoridades ambientales de ambos países.

No obstante, el subgerente de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa), Gustavo Adolfo Bernal, aseguró que esa empresa, que es uno de los socios de ICP, está a la espera de que el Ministerio de Ambiente apruebe la ruta de la interconexión con Colombia, toda vez que se le ha sometido a su consideración una vía que no tendría un impacto negativo para selva de Darién.

Dijo que hasta donde tiene entendido, este tema está en etapa de evaluación y es factible que para el mes de julio el Ministerio de Ambiente pueda emitir un criterio al respecto, luego de lo cual se procederá a ejecutar la primera etapa del proyecto que consiste en elaborar el Estudio de Impacto Ambiental y realizar las consultas públicas exigidas por Ley, una etapa que, a su juicio, tomaría por lo menos un año.

Bernal destacó que la interconexión con Colombia es importante para convertir a Panamá en un canal para la transmisión de energía entre los mercados de Norte y Centro América con Colombia y el resto de Suramérica, lo que de paso ofrecerá una fuente alternativa para adquirir energía si el país lo requiere.

No obstante, aclaró que si bien Panamá tendrá la oportunidad de comprar energía a Colombia para satisfacer su demanda, también Colombia podrá adquirir energía en Panamá, especialmente en horas de la noche, cuando nuestra energía es más barata.

Para el dirigente conservacionista Olmedo Carrasquilla, si bien la interconexión con Colombia puede ser beneficiosa para ambos países, lo importante es que la construcción de esa línea de transmisión no tenga ningún impacto negativo para el patrimonio natural de la humanidad que es la selva del Darién.

Carrasquilla recordó que la selva darienita es uno de los entornos más ricos en materia de biodiversidad a nivel mundial y su preservación dependen mayormente de que se mantenga virgen y prueba de ello es que aquellas zonas de la provincia de Darién que se han conectado al resto del país por vía terrestre hoy día están siendo arrasadas por el ser humano, un error que no se puede repetir con la excusa de traer energía barata al país, especialmente si esa energía en realidad no es barata.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia