Inversión dependerá de reglas del juego

Inversión dependerá de reglas del juego

Ricardo Gonzalez J.

Capital

 

Actualmente la economía de Puerto Armuelles se mueve en la informalidad, donde proliferan los puestos de buhonería, que en su mayoría venden artículos provenientes de Paso Canoas, y aparte de Petro Terminales de Panamá no existe una empresa que ofrezca empleos bien remunerados a la población.
En cuanto al agro, donde antes se sembraba banano se ha dado un crecimiento en las plantaciones de palma africana para la extracción de aceite y actualmente existen dos plantas procesadoras que emplean a algunas decenas de personas.
Por esta razón, para los habitantes de la zona del Barú lo más importante es que se generen empleos y que se haga con rapidez, y muchos estiman que sus principales activos para atraer inversión productiva siguen siendo los terrenos utilizados para la plantación de banano y la experticia de la población en la actividad agroexportadora.
Para algunos miembros de Coosemupar(Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles), el principal activo de la región son las 5.000 hectáreas de terreno que están en manos del Banco Nacional de Panamá y para ellos vender estos terrenos sería lo mismo que vender el Canal.
Los extrabajadores de las bananeras no ven con bueno ojos que la región se llene de  palmas aceiteras ni de caña de azúcar para producir combustible, porque esto no genera los empleos suficientes que necesita el distrito, pero tienen conocimiento de que esto entra dentro de los planes que tiene el Gobierno para esta zona.
José Elizondo, presidente de la Comisión Liquidadora de Coosemupar, es de los que sostiene que se debe desarrollar una agroindustria similar a la del banano, porque esto conlleva a que se desarrolle el resto de la región y no solo el distrito del Barú.
El Barú ya tiene la experiencia y la logística para la producción del banano, por lo que solo necesita reemplazarlo con un rubro que tenga mercado, ya sea plátano, piña, melón  o cualquier otro producto agrícola exportable que tenga mercado.
Al capitán Carlos A. Motta,  presidente de la Cámara de Comercio del Barú, le preocupa la falta de planificación que existe en este momento.
En Barú lo único que se planificó fueron las bananeras y lo que giraba en torno a esta actividad, como el centro del pueblo, que está bien delineado con áreas verdes y avenidas bien trazadas, aparte de esto, todo lo demás se ha hecho a base de  improvisación, precisó.
Para Motta, los actuales planes para desarrollar el Barú también son improvisados y hasta políticos, ya que le están dando falsas esperanzas a la población.
Destacó que la Ley 29 que crea la Zona Económica Especial de Barú se ha convertido en letra muerta y la zona franca, que tiene mejores beneficios que la Ley 29, no tiene un plan de desarrollo como debe ser, y esto es preocupante.
Para la Cámara de Comercio del Barú, la mejor alternativa es poner a producir el área bananera, cuyo cierre es el causante del 80% del desempleo que hay en la zona e iniciar el desarrollo portuario, aprovechando el gran calado que tiene la región.
El empresario está de acuerdo con la creación de una zona franca ya que esto puede atraer parte de los 40.000 turistas de Centroamérica que entran a hacer compras en la Zona Libre de Colón y con esta iniciativa ahora las podrán hacer en la región del Barú.
Además, si se desarrolla el puerto de cruceros hasta 1.000 personas pueden llegar a comprar en esta zona libre por cada nave que atraque. Estos turistas de compras se quedarían al menos tres días, empujando el crecimiento del sector hotelero y turístico.
Pedro Moss, gerente de la empresa Panama Invest. EU, que realiza investigaciones de mercado para inversiones de empresas europeas, señaló que la región del Barú tiene mucho futuro, pero primero deben converger hacia un mismo objetivo el Gobierno, la empresa privada y la comunidad, o no se logrará nada
Destacó que para poder atraer inversiones al área primero se debe garantizar a los inversionistas que tendrán una continuidad de parte del Gobierno, sobre todo respeto a cuál será su contribución en el desarrollo del área y el respeto a las reglas de juego.
Moss sostuvo que ya le ha mostrado el Plan Estratégico diseñado por Héctor Palacios a empresas importantes a nivel mundial como Noble Group de Hong Kong, una organización líder en la dirección de la cadena mundial de abastecimiento en productos agrícolas, industriales y de energía.
A los directivos de esta transnacional les ha gustado mucho el proyecto, pero me han preguntado si ya ha sido aprobado por el Gobierno y lamentablemente les he tenido que responder que sencillamente no sé el trato que se ha dado al mismo en las altas esferas, recalcó.
El ejecutivo cree que el área del Barú tiene todos los ingredientes para convertirse en un polo de desarrollo, ya que cuenta con producción agrícola de alto nivel en las zonas bananeras, atractivos turísticos y un oleoducto internacional de primer nivel y una situación geográfica clave para la logística. Sin embargo, reiteró que falta planificación para aprovechar todas estas ventajas.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL