Inversionistas miran con lupa la producción petrolera de EE.UU.

El mayor declive de producción reportado en semanas recientes fue de solo 36.000 barriles diarios

PETROLEO

En momentos en que los operadores de petróleo buscan pistas del movimiento de los precios, la atención del mercado se ha centrado en indicador que hasta hace poco se pasaba por alto.

Con cada vez más frecuencia, los inversionistas observan los datos semanales de producción petrolera de Estados Unidos (EE.UU.), provenientes de la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU., en busca de señales de que la saturación global de crudo que hundió los precios el año pasado está comenzando a disminuir.

Sin embargo, este indicador tiene algunas limitaciones significativas y bien conocidas y algunos analistas dicen que los operadores le están dando demasiada credibilidad.

Los datos semanales de producción de la EIA están basados en gran medida en un modelo de proyección, no en producción reportada. Y los cambios semanales a menudo demasiado pequeños para ser un indicador confiable sobre si la producción está aumentando o disminuyendo, según la EIA.

Aun así, el 1 de abril, cuando el reporte de la EIA mostró el primer declive semanal de producción desde enero, el precio estadounidense del petróleo se disparó en 5,2% para cerrar por encima de $50 el barril, a pesar de que el mismo informe mostraba que los suministros nacionales del crudo se encontraban en máximos históricos. Similarmente, un pequeño declive en la producción semanal reportado el 15 de abril generó un aumento de 5,8% en los precios ese día.

Muchos participantes del mercado fueron tomados por sorpresa cuando los precios del petróleo se desplomaron el año pasado, y lo mismo le sucedió a algunos operadores con el repunte del mercado en semanas recientes. Por lo tanto, ante una escasez de datos de tiempo real en los suministros y la demanda mundiales del petróleo, los inversionistas están observando estadísticas detalladas de EE.UU., desde las cifras semanales de producción hasta la cantidad de torres de perforación en uso y las estimaciones de cambios en la eficiencia de perforación.

Un motivo por el que los operadores se han concentrado en los números semanales de producción es que el conteo semanal de las torres activas de perforación petrolífera en EE.UU. comenzó a caer marcadamente a principios del año, elevando así las expectativas de que la producción descendería.

Sin embargo, a nivel global, el mercado petrolero sigue teniendo un exceso de oferta, lo que está llevando a algunos analistas e inversionistas a predecir el fin de la reciente racha alcista. A pesar que los datos semanales muestran una caída en la producción de crudo de EE.UU. desde marzo, la producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) ha crecido.

Quizás los últimos $5 (de alzas en los precios) fueron simplemente un aumento especulador, basado en las expectativas de producción de EE.UU., afirmó Daniel Bathe, un gestor de portafolio de commodities en Lupus Alpha Asset Management AG. Si el petróleo de EE.UU. supera los $60 por barril en las próximas semanas, Bathe planea apostar a que los precios del crudo de EE.UU. caerán.

La cifra semanal de la EIA es generada a partir de la producción reportada de Alaska y un modelo de proyección de los 48 estados de EE.UU. continental. La EIA también reúne datos de producción de organismos estatales para sus informes mensuales, que son publicados con dos meses de retraso y son considerados más acreditados. 

Nicole Friedman
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia