Invertir en eficiencia energética es la respuesta: el caso del Empire State

Invertir en eficiencia energética es la respuesta: el caso del Empire State
El Empire State, construido en 1931, implementó un plan de eficiencia energética que incluyó como algunas de las medidas el uso de bombillos LEED.| Pixabay

Desde el punto de vista económico tiene mucho más sentido, un dólar invertido en eficiencia energética, que un dólar invertido en nueva generación de energía.

Esta afirmación la hizo Fernando Branger, de la Dirección de Proyectos de Energía del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), durante la conferencia “El futuro de la energía en Panamá: Entre el gas y los renovables” organizado por la Ciudad del Saber, el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) y la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa Capítulo de Chiriquí.

El especialista mostró el ejemplo del Empire State Building.

El rascacielos construido en 1931, implementó un plan de eficiencia energética que incluyó como algunas de las medidas el uso de bombillos LEED, instalación de sensores de movimiento, la adaptación de 6 mil 500 ventanas que reducen la entrada de calor en verano y la pérdida del mismo en invierno.

Resultados

En el primer año de implantación el edificio logró ahorrar 2.4 millones de dólares y evitar la emisión de 4 mil toneladas de dióxido de carbono.

“Esto no quiere decir que hay que invertir lo que invirtió el Empire State Building para ser una edificación eficiente”,

Fernando Branger, de la Dirección de Proyectos de Energía del CAF

Hay tecnologías, así como incentivos y normas que nos pueden ayudar a que nuestras edificaciones y el consumo en general sea eficiente”, agregó.

El especialista reiteró que si se pone en la balanza lo que se debe hacer, teniendo un solo dólar, entonces ¿dónde se debe invertir? ¿En una tecnología 3, 4 ó 5 veces más costosa, o en una medida que cueste solamente un dólar?
Branger aclara que esto no quiere decir que está mal invertir en producir energía más limpia.

El desarrollo económico definitivamente requiere energía, pero hay que pensar en cómo hacerlo más eficientemente”, destacó.

El caso panameño

Sobre el caso de Panamá, el representante del CAF señaló que la Secretaría Nacional de Energía ha estado haciendo esfuerzos  para establecer regulaciones e incentivos para mejorar la eficiencia energética.

Hay una cantidad de medidas que se están haciendo. Eso tarda. No es una cosa que se logra de la noche a la mañana”,  dijo Branger.

Añadió que “hay que ser muy consistentes en el tiempo y en que no haya cambios radicales porque se termina desestimulando todos estos programas de eficiencia energética”.

En general los países de Centroamérica están en el mismo nivel de esta encrucijada, de este cambio de paradigma, donde estos temas de eficiencia energética cada día van a hacer más importantes, de acuerdo con el especialista del CAF.

Todos los países tienen de alguna manera, algún programa, norma, o regulación que busca mejoras en la eficiencia energética. Uno más que otro, pero definitivamente poco a poco se va imponiendo no solo en las regulaciones, sino en la conciencia de los ciudadanos que, al final, son los que solicitan o exigen que estas cosas sucedan”, concluyó.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL