Jornada única sin infraestructura adecuada

1269470951-original

Sigue el Gobierno con la idea de poner los bueyes delante de la carreta. Me refiero a la propuesta del Ministerio de Educación (Meduca) de extender el horario de clases de los colegios públicos de 7:00 a.m. a 3:00 p.m.

La jornada única, el proyecto estrella del Gobierno, que arrancaría con un plan piloto en este mes de octubre y cuyo inicio fue postergado para el 2016, ha encontrado un escoyo difícil de superar y es que la mayoría de los maestros y profesores vaticinan toda una serie de complicaciones debido a las malas condiciones de las infraestructuras escolares y la falta de equipos.

El plan del Meduca incluye 20 planteles como plan piloto, pero la Asociación de Profesores de la República (Asoprof) y la Asociación de Maestros Independientes Auténticos (Amia), dos gremios beligerantes, no avalan el proyecto y piden amplias consultas.

No se trata de dar la razón a los educadores sobre su negativa a la implementación de la jornada única, pero desde mi punto de vista, lo primordial para implementar esta idea es tener las infraestructuras adecuadas para que la iniciativa rinda los resultados positivos que todos esperamos.

Según el viceministro Académico de Educación, Carlos Staff, ellos han planteado que el tema de infraestructura es de arrastre, un problema crónico, un problema que ha sido desatendido en los últimos 30 años,  y por consecuencia, superarlo en su totalidad va a tomar mucho tiempo.

Aseguró Staff que el tema de la jornada única es una necesidad, es un derecho de los estudiantes, ya que una escuela, además de enseñar las asignaturas fundamentales, enseña a los niños a ser felices, a cantar, a bailar, a hacer deportes, a convivir y a construir una cultura de paz.

Al consultarle si no es necesario contar con más infraestructuras, respondió que la jornada única lo que necesita es creatividad y corazón, que hay dos premisas que tienen que ser consideradas, una de esas premisas es que una jornada única como el proceso académico de hoy en día tiene que ser centrado en el estudiante, porque tiene que ser el eje y la razón del proceso, por lo que todo esfuerzo debe estar orientado a salvaguardar esa formación integral del estudiante.

Y la otra es que la jornada única tiene que ver con los factores extracurriculares, formación de ciudadanía, desarrollo del deporte, desarrollo artístico y la conservación ambiental, porque son elementos que la generación del futuro no puede sustraer de su formación, por lo que no debe haber discusión si la jornada única va o no.

Sobre si habrá hacinamiento, indicó que eso es un tema gradual que hay que iniciar por el diagnóstico que tiene que hacer cada director de cada plantel educativo, y que ellos han planteado que el primer comprometido con el tema de jornada única es el director.

En ningún momento el viceministro ha hablado de construir más escuelas para tener las infraestructuras adecuadas para implementar la jornada única, porque esto es tan sencillo como sumar dos más dos, ya que si se va a eliminar un turno en cada colegio que participe en este programa, lo más lógico es que deben haber, como mínimo, el doble de aulas de clases de las que hay hoy en día.

Leoncio Vidal Berrío M.
lberrio@capita.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL