Juan Pablo Culasso se enamoró de los sonidos de las aves de Panamá

Juan Pablo Culasso se enamoró de los sonidos de las aves de Panamá
El Festival de las Alas contó con la participación del reconocido sonidista Juan Pablo Culasso (segundo de izquierda a derecha)l Cortesía

Nuestro entorno no solo se registra mediante la vista. Eso lo tiene claro el ambientalista y sonidista natural Juan Pablo Culasso, quien visitó Panamá procedente de Uruguay.

Hace 14 años este prodigioso divulgador de sonidos identifica a más de 3,000 especies de aves en el mundo, gracias a su magnífico oído y extraordinaria memoria.

El Festival de las Alas en su primera versión, fue dirigido por Flavia Cozzarelli e hizo posible que Culasso estuviera en el país para registrar nuevas especies de aves y ampliar así su compendio de sonidos.

Este evento se realizó en el Parque Municipal Summit los días 8 y 9 de junio.

Sus principales organizadores fueron Mer-K-Ideas en conjunto con la Alcaldía de Panamá, la Fundación Audubon, el Club Activo 20-30 de las Cumbres y el Ministerio de Ambiente.

Se calcula que existen más de 1,009 especies de aves en Panamá y por ello en el Festival se inauguró la primera cabina sonora como recinto educativo de Panamá, denominada El Catrino.

Cabina sonora El Catrino

La cabina es una exhibición permanente del parque y su objetivo principal será enseñar a las personas el valor de la biodiversidad, a través de una presentación referente al canto de las aves.

Conociendo a Juan Pablo Culasso

“Desde pequeño disfruté con la melodía de las aves y sus trinos, pero mi mayor satisfacción ocurrió cuando yo mismo pude grabar el canto de una de ellas por primera vez a mis 16 años”, comentó el observador de aves, quien logró entrenar su oído gracias a una profesora que le enseñó a tocar piano.

La carrera de Juan Pablo Culasso ha ido en ascenso, debido al apoyo que su familia siempre le brinda.

“Yo soy una persona con discapacidad visual que no se limita. Estudiar y trabajar es complicado cuando tienes una condición visual pero no es algo imposible. Me gustan los retos, salté en paracaídas y viajé a la Antártida desafiando muchos obstáculos.

Recuerdo que cuando desperté y quise salir del lugar donde me hospedaba, alguien instaló un camión frente a la puerta y tuve que rodearlo para poder salir. Era un momento que parecía complejo pero luego se convirtió en una anécdota divertida.

Este talentoso uruguayo cuenta con una memoria prodigiosa. Utiliza su audición como un elemento clave para el éxito. Y en 2014 obtuvo el primer lugar en el concurso Súper Cerebros de Natgeo.

Una experiencia increíble donde estuvo acompañado por Rania, su perra guía, que le infundió mucha seguridad al momento de concursar: En la actualidad Rania, su fiel compañera, se ha quedado en casa descansando después de 13 años de servicio.

Culasso afirma que es muy importante dar a conocer el avistamiento de aves y los sonidos que ellas producen, porque muchas personas ignoran sus efectos relajantes, además de contribuir con el ecoturismo en Panamá aprovechando su visita.

Un hombre normal

A Juan Pablo Culasso no le gusta que la gente lo vea como alguien que tiene un don sobrenatural. “Reconozco tantos sonidos porque llevo muchos años estudiando y entrenando mi oído”.

Asegura que no es fácil ser sonidista natural, porque se requiere de mucho tiempo y paciencia.

Reconocer cada ave para él es ahora mucho más sencillo, debido a los adelantos tecnológicos. Además colabora con la biblioteca sonora Macaulay Library, la biblioteca de sonidos de naturaleza más importante del mundo.

Durante los días que duró el Festival de las Alas, recorrió junto al público asistente los principales senderos del Parque Summit, y la cabina sonora El Catrino, identificando los diversos cantos de las aves que habitan en Panamá.

Estefanía Cubillos Nova
estefaniacubillos00@gmail.com
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias