Jumbo ferias y competencia

 

Hitler Cigarruista

Editor

 

Simpre hay que tener presente que desde la incorporación de Panamá a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 1997 nuestro país adoptó las políticas neoliberales emanadas del denominado Concenso de Washington, según las cuales lo deseable es reducir el papel del Estado como actor económico, limitándolo al rol de regulador de la actividad comercial, de foma tal que las fuezas de la oferta y la demanda actúen libremente, como corresponde a una economía de mercado.
La idea detrás de estas políticas es que en la medida en que el Estado actúe como un regulador, los precios de los bienes y servicios que demanda la población serán cada vez más racionales, toda vez que se evita que algunos agentes económicos ejerzan presiones que impacten negativamente en la formación de los precios.
A mi juicio, el error que se cometió al aplicar este tipo de esquemas en una economía pequeña como la panameña es que sus padres olvidaron establecer leyes drásticas que impidan los cárteles, ologopolios y monopolios, así como la especulación y el acaparamiento. Leyes de este tipo existen en varias economías capitalistas desarrolladas como Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, y aunque allá, como acá, no siempre se cumple la ley, la verdad es que estas normas son un instrumento que ha permitido el empoderamiento de los consumidores ante las grandes corporaciones.
He planteado toda esta introducción para señalar que mientras el comercio de víveres no se abra a un mayor número de competidores y no existan leyes que sancionen duramente las figuras y las prácticas monopolísticas es imposible que en el sistema económico vigente en nuestro país veamos una reducción de los precios de la canasta básica alimentaria y cualquier otro bien o servicio de primera necesidad.
Por eso me molesta que se juegue con la nesecidad de la población al señalar que las denominadas Jumbo ferias del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) pueden ayudar a reducir el costo de la canasta básica de alimentos. ¿Cómo pueden incidir estas ferias en los precios si sólo son 16 a nivel nacional y sólo se relizarán cada 15 días?
La única forma en que las Jumbo ferias podrían ayudar a frenar o reducir el precio de algunos alimentos es que sean permanentes y estén ubicadas frente a los principales supermercados del país, tal como lo hizo en su momento el Gobierno anterior.
Pero la pregunta es ¿se atrevería el ex diputado Javier Tejeira y asesor del MIDA en este tema a colocar una Jumbo Feria frente a un Súper 99, a sabiendas que esa cadena de supermercados es propiedad del presidente Ricardo Martinelli? Si no lo hace, los precios seguirán subiendo y al final arderá Troya, pero qué pasará si cumple con su deber y lo hace.

Más informaciones

Comente la noticia