La actividad agrícola sigue en descenso

La falta de políticas a largo plazo y el Fenómeno de El  Niño hacen estragos

cam00925 web

La desaceleración del sector agrícola panameño no ha logrado aún detenerse, la producción de los principales rubros  durante el año agrícola 2014-2015 estuvo por debajo de las cifras del año anterior.

La producción de arroz mecanizado durante el último año agrícola alcanzó los 5.172.879 quintales, una cifra inferior a la del  año agrícola 2013-2014 cuando se produjeron 6.496.615 quintales, lo que representó una disminución de 1,3 millones de quintales, de acuerdo con cifras de la Dirección Nacional de Agricultura del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida).

En ese periodo se sembraron  67.073 hectáreas y se cosecharon 66.545, mientras que en el último año agrícola  fueron sembradas 52.428 hectáreas y se lograron cosechar 51.549 hectáreas, revelaron las cifras del Mida.

En el año agrícola 2013-2014 participaron en esta actividad 1.296 productores, mientras que el último periodo la cifra descendió a 1.016.

En los otros métodos de producción del  grano también hubo descenso, y en el  mejor de los casos las  cifras fueron  muy similares. La producción a chuzo con tecnología pasó de 20.110 quintales en el periodo agrícola 2013-2014 a  20.322 quintales en el año agrícola 2014-2015.

Mientras que la producción de arroz en fangueo bajó de 1.053 quintales a 566 quintales y la producción en chuzo tradicional pasó 48.029 quintales a 28.688 en el último año agrícola.

Las estadísticas del Mida revelan  que  el año agrícola 2014-2015 el rendimiento promedio por hectárea fue de 100 quintales, tres quintales más en el año anterior. La producción de chuzo con tecnología registra 46 quintales por hectáreas, fangeo 87 quintales por hectáreas y chuzo tradicional  27 quintales por hectáreas.

Y si no fue un buen año para los productores de  arroz tampoco lo fue para los maiceros, ya que de una cosecha de 2.106.771 quintales en producción mecanizada  registrada en el año agrícola 2013-2014 pasó a 1.678.718  en el último periodo. El rendimiento por hectárea también cayó pasando de  111,14 quintales a 104 quintales.

Se sembraron 16.712 hectáreas y se cosecharon  16.195 hectáreas, mientras que el año anterior se habían sembrado 19.145 hectáreas y se cosecharon  18.965 hectáreas.

La producción con  chuzo tradicional fue la que experimentó  incremento pasando de 29.676 quintales a 101.115 quintales. Mientras que la producción por medio de chuzo con tecnología cayó de 314.000 quintales a 274.200 quintales.

Un total de 791 productores utilizan la producción mecanizada, 1.874 producen por medio del sistema tradicional y  2.498 emplean el chuzo con tecnología.

El año agrícola establecido por el Mida va desde el mes mayo al mes de abril del año siguiente.

Otros granos como el poroto, frijoles  y café también experimentaron bajas en su producción.  La producción de poroto de 91.699 quintales cosechado en el periodo agrícola 2013-2014 cayó a 65.262 quintales en el último año agrícola. La producción de frijoles, por su parte, descendió  de 30.634 quintales a 20.278 quintales, mientras que el café de 223.196 quintales pasó a  201.220 quintales.

El director general del Instituto de Investigaciones  Agropecuarias  de Panamá (Idiap),  Axel Villalobos, señaló que el Fenómeno de El Niño, ha sido inmisericorde, pero  añadió que para el próximo periodo agrícola se podrían estar liberando dos nuevas semillas de arroz, dos de maíz, dos de tomate y una de  frijol con mayor resistencia a la sequía y con  mayor rendimiento por hectáreas.

También se está trabajando  para liberar una semilla de yuca biofortificada, procedente de Brasil con lo que se amplía  a seis la bandeja de productos biofortificados que se producen en el país en donde ya figuran: Arroz, frijoles, poroto, camote y maíz, que se utilizan en las zonas más empobrecidas del país.

Villalabos señaló que vamos a entrar a trabajar con las fuentes de agua y anunció la creación de un laboratorio de agua en la región Azuero, la zona más afectada por el Fenómeno de El Niño.

La caída de la producción no sólo se limitó a los granos, la producción de lechuga  de 51.900 quintales reportados en el año agrícola 2013-14, pasó a 41.400 quintales en el último año.

La cebolla registró una caída menos pronunciada pasando de 339,155 quintales a  338.994. Mientras que la producción de papa cerró  con un alza, ya que de 478.275 quintales pasó a  603.650.

Y de acuerdo a los últimos informes meteorológicos, la sequía podría incrementarse  y extenderse hasta el próximo mes de mayo. Por su parte, la producción de tomate industrial que  en el periodo 2013-14 alcanzó los 190.670 quintales pasó a 139.258 quintales.

En lo que respecta a la producción de arroz, actualmente se han sembrado  45.000 hectáreas a nivel nacional, 15.000 de ellas en la provincia de Chiriquí.

Y, aun cuando las cifras son muy similares a las del finalizado periodo agrícola, se está muy distante de los niveles de producción de los años 2002, cuando sólo en la provincia de Chiriquí se sembraban 42.000 hectáreas.

El presidente de la Asociación de Productores de Arroz de Chiriquí, (Apach), Gabriel  Araúz, dijo que la Ley de Grano aprobada en el 2013 no ha dado los resultados que se esperaban y agregó     que los mayores beneficiados han sido los grandes productores, ya que a los pequeños y medianos productores se les hace muy difícil acceder  a este  beneficio.

Igualmente indicó todavía un 30% de los  productores no han recibido los $7,50 por quintal que el Gobierno se comprometió a desembolsar para compensar el congelamiento del precio del  grano.

Arauz detalló que los medianos productores están desapareciendo y en su lugar está aumentando el número de molineros que están incursionando en la actividad, dividiendo las fincas hasta en 20 empresas, cuando en realidad se trata de un solo productor.

Los grandes productores son los que están aprovechando los apoyos del Gobierno, por lo que hay hacer algunos ajustes para que a los pequeños y medianos  no le resulte tan difícil obtener estos beneficios, advirtió el dirigente.

En lo que va del año se ha autorizado la importación de alrededor de 1,4 millones de quintales, una cantidad que los productores consideran que es excesiva y que afecta la comercialización de la producción local.

A diferencia de las provincias centrales, en Chiriquí las lluvias se han regularizado, pese a los pronósticos de una extensa sequía en todo el país.

Arauz  dijo que el número de productores que se dedican a la siembra de arroz es menor a la anunciada por el Mida, ya que hay arroceros que siembran en varias zonas, pero se contabilizan como si fueran diferentes productores.

El director de Agricultura del Mida, Moisés Batista, señaló que la sequía impactó de forma sustancial a la vertiente del Pacífico y en especial a las provincias de Herrara, Los Santos y parte de Coclé.

Detalló que producto de esta situación se registró una disminución en las hectáreas sembradas de productos sensitivos como el arroz y el maíz.

Para el actual periodo agrícola que inició en mayo y finalizará en abril del próximo año, Batista no espera que se registren incrementos en los niveles de producción, sino que las  cifras sean similares a la del último año agrícola, tomando en cuenta que la incidencia del Fenómeno de El Niño aún se mantiene.

En cuanto al arroz para este año se podría estar alcanzado las 52.000 hectáreas, ya que aún la Dirección de Agricultura está recolectando datos sobre los reportes de siembra.

En lo que respecta al maíz, se esperan perdidas mayores a la del año pasado, ya que en la provincia de Los Santos es donde se produce el 85% de este grano, advirtió Batista.

Y es que en la actualidad el Mida se encuentra en la fase de evaluación de los daños causados por la sequía al maíz, los que según Batista, han sido muy drástico, ya que toda la provincia de Los Santos está afectada por las variaciones del clima.

En los otros rubros vamos a tener un comportamiento similar a los del año pasado, precisó.

Igualmente el funcionario detalló que es difícil atenuar la situación, ya que hay daños que son irreversibles.

El Mida ha puesto en marcha un denominado Plan Sequía, que incluye la distribución de suplementos alimenticios, salud animal, la construcción de represas, además de 150 pozos y abrevaderos en la provincia de Los Santos.

El exministro Laurentino Cortizo sostiene que mientras no se establezcan políticas a largo  plazo, de 15 a 20 años, para que el productor sepa cuál es el rumbo el sector va a continuar  muriéndose.

Hay que  establecer  cuál será el apoyo del Gobierno en agrotecnología, en acceso a los mercados internacionales y un financiamiento ágil y oportuno, destacó Cortizo.

En opinión del exministro del Mida, el actual titular de la cartera,  Jorge Arango, está haciendo lo que puede, pero se requiere construir entre todos una política del Estado, porque  mientras no    tengamos compromisos que vayan más allá de un Gobierno  seguiremos improvisando.

Cortizo destacó que el aporte del agro a la economía ha venido disminuyendo en los últimos 20 años, pero el periodo más trágico fue durante el gobierno pasado, donde el descontrol de las importaciones le quitaron la esperanza y el corazón a los productores panameños. 

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia