La administración Cortizo sin margen para la improvisación

La administración Cortizo sin margen para la improvisación
El nuevo Gobierno asumirá el poder en medio de grandes expectativas.| César Iglesias

El presidente electo Laurentino Cortizo recibirá un país con una creciente desaceleración económica, un aumento del desempleo y con sectores claves como la construcción y el turismo  con una  disminución significativa de sus actividades.

Y si a esto se le agrega el resultado del  último estudio de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), que reveló que el 55% de los empresarios consultados señalaron que no tienen previsto realizar nuevas contrataciones durante el último semestre del año, mientras que el  25% contempla reducir su plantilla de trabajadores, el panorama se presenta complejo, por lo que la  nueva administración deberá tomar acciones desde el primer día para revertir esta situación.

Ante este panorama, el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), Severo Sousa, destacó que el nuevo Gobierno “no tendrá tiempo para improvisaciones”. Cortizo debe rodearse de un equipo de ministros  con experiencia.

Este primer paso al parecer se cumplió, tomando en cuenta los integrantes del b.

En opinión de Sousa las primeras acciones del nuevo Gobierno deben estar dirigidas a dinamizar la economía y reducir la burocracia estatal.

“Esperamos que la economía se pueda reactivar, ya que hemos venido sufriendo una desaceleración que ha traído como consecuencia aumento del desempleo y el cierre de empresas”, precisó

Sousa considera que es posible empezar a dinamizar la economía  si inicialmente se le paga a los proveedores del Estado, principalmente a los pequeños y medianos que  tienen la mayor cantidad empleo, ya que representaría una derrama importante en la economía.

De acuerdo con cifras del Ministerio de Trabajo y Desarrollo  Laboral (Mitradel), durante el primer trimestre se registraron 10,200 contratos de trabajo menos en esta entidad, con relación a igual periodo del año pasado.

Otro tema que le preocupa a la empresa privada panameña, es el bancario. Sousa destacó que  “durante esta administración, y por temas de regulación internacional, hemos entrado en una carrera,  tal vez demasiado acelerada, para cumplir  con entidades internacionales,  en detrimento de la flexibilidad de nuestra banca”, que es uno de los pilares del crecimiento del país.

“Y aunque seguimos teniendo una banca robusta, es bastante inflexible y rígida en algunos términos lo que ha provocado que sectores como  la Zona Libre de Colón (ZLC) y los casinos hoy estén más complicado de lo que estaban”, advirtió.

El dirigente dijo que en materia de trámites se debe avanzar hacia la digitalización, a una mayor transparencia y rapidez, eliminando la discrecionalidad a los funcionarios, que termina por convertirse en un medio para la corrupción.

Sousa destacó que al sector privado también le preocupa las reformas constitucionales y la situación económica de Caja de Seguro Social (CSS), temas en los que han venido trabajado en los últimos años.

“Para nosotros es importante que la situación de la CSS sea urgentemente atendida, tanto en lo vinculado a la salud como a lo económico”, ya que todos los panameños deben tener derecho a una jubilación cuando le corresponda”, detalló.

Igualmente hizo referencia a la situación de la educación, que debe ser tratada con urgencia y esperan que al ser la estrella de la nueva administración, pueda brillar  con  luz propia por mucho tiempo.

Otro de los temas que deberá enfrentar el nuevo Gobierno, es la situación del agro. En opinión de Sousa, a los productores se les debe ayudar no sólo para suplir el mercado local, sino para que puedan exportar.

En lo que respecta al turismo, expresó que se trata de una actividad generadora de empleos, por lo que se requiere de una debida promoción internacional.

Detalló que para reactivar la construcción es importante contar con una mayor flexibilización bancaria y agilizar los trámites, que actualmente toman demasiado tiempo.

En opinión de Sousa, la administración Cotizo tiene una agenda muy apretada y expectativas muy altas, y, además,  contrario a los últimos gobiernos, las arcas del Estado, en esta ocasión, no se encuentran en su mejor momento.

“El electorado espera respuestas rápidas y correctas, por lo que no hay tiempo para improvisaciones”, reiteró.

En cuanto al Gobierno saliente, Sousa destacó que  “se concentró demasiado en procurar que funcionarios de  la pasada administración se presentaran ante la justicia, y se quedó mucha gente en  instituciones y directivas sin nombrar, por lo que no pudieron ejecutar debidamente”.

Destacó que si bien se trata de un tema importante, “no era el único, y se dejó de lado el desarrollo social del país y ahora estamos sufriendo las consecuencias”.

Durante el 2018 Panamá creció por debajo de las proyecciones del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y de los organismos internacionales.

El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) se ubicó en 3.7% y el PIB nominal en 4.4%. Desde el 2011 la economía ha venido decreciendo.

Para Carlos Barsallo, director del Instituto de Gobierno Corporativo,  los principales retos de la próxima administración se centran en “el combate real y efectivo a la corrupción, la lucha contra la impunidad y el fortalecimiento de la justicia”.

Al igual que “la modernización de las instituciones por medio de una mejor gobernanza, de la educación integral, la innovación y la tecnología”.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estima que Panamá crecerá este año 5.6%, mientras que la Cciap prevé un crecimiento más moderado de 4%.

Para el secretario general de la Central Nacional de Trabajadores de Panamá (Cntp), Alfredo Graell, “lo primero que debe hacer el nuevo Gobierno es sentarse a dialogar con los sectores productivos del país, trabajadores y empresarios, para en conjunto buscarle soluciones a los grandes problemas nacionales” y añadió que “los trabajadores tienen propuestas y mucho qué decir en cada uno de los tema que están afectando al país”.

El dirigente sindical sostuvo que deben lograrse consensos en asuntos como la CSS, el desarrollo logístico y también aspiran a que un trabajador integre la Junta Directiva de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), que actualmente está formada  sólo por empresarios y políticos.

Igualmente indicó que los trabajadores demandan la reactivación de la economía para que se generen empleos y dignos y se regule la migración ilegal y el otorgamiento irregular de permisos de trabajo.

Al igual que Sousa, Graell aboga por darle un impulso al sector agropecuario, el cual, dijo, se encuentra “totalmente destruido, luego de 10 años de abandono”.

Destacó que el próximo Gobierno tiene un gran reto que es combatir la corrupción, al igual que la pobreza y la desigualdad existente en el país y que se manifiesta con mayor fuerza en las provincias y las comarcas.

El presidente electo, Laurentino Cortizo, ya completó el nombramiento de los nuevos ministros y el primer Consejo de Gabinete está anunciado para realizarse el 2 de julio en Divisa. Este gesto manda un mensaje sobre la prioridad que le estaría dando al sector agropecuario y al desarrollo de proyectos en las provincias para dinamizar la economía en esas áreas.

Los primeros temas  que Cortizo anunció que estaría atendiendo tienen  que ver con la reactivación de la economía,  las reformas constitucionales, la CSS y la educación.

Manuel Luna G.

mluna@capital.com.pa

Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia