La Casa Blanca anuncia la junta encargada de resolver a crisis de Puerto Rico

La Casa Blanca anuncia la junta encargada de resolver  a crisis de Puerto Rico

Afrontarán el reto de equilibrar la carga de deuda de $70.000 millones de la isla

Capitol of Puerto Rico.

La junta de siete miembros designada por el presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Barack Obama, para resolver la crisis de deuda de Puerto Rico incluirá un ex juez federal que supervisó tres de los mayores casos de bancarrota corporativa en la historia del país norteamericano.

La junta de supervisión, anunciada por la Casa Blanca, es responsable de determinar cuán enérgicas pueden ser las agencias públicas del estado libre asociado para reestructurar $70.000 millones en deuda.

En junio, Obama firmó una ley de alivio para Puerto Rico diseñada para guiar la que podría ser la reestructuración de deuda municipal más grande en la historia de EE.UU. Puerto Rico cesó el pago en julio de $2.000 millones de deuda de obligación general, el monto más alto en una serie de cesaciones de pagos durante el último año.

La legislación requiere que la junta de supervisión, seleccionada por Obama a partir de listas de candidatos presentadas por los líderes del Congreso, apruebe los planes fiscales presentados por el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla. Cuatro seleccionados son candidatos presentados por los republicanos, mientras que tres son de los demócratas.

Los miembros nominados por los demócratas incluyen a Arthur González, ex presidente de la Corte de Bancarrota Estadounidense en Manhattan, que presidió algunas de los casos de bancarrota corporativa más famosos, incluyendo los de Enron Corp., WorldCom Inc. y Chrysler LLC. Los otros designados son Ana Matosantos, directora financiera del estado de California entre 2009 a 2013, y José Ramón González, presidente ejecutivo de la Federal Home Loan Bank of New York.

Las miembros nominados por los republicanos incluyen a Carlos García, un ejecutivo del sector de private equity que previamente se desempeñó como presidente del Banco Gubernamental de Fomento para Puerto Rico; José Carrión III, un ejecutivo de seguros con sede en San Juan, Puerto Rico; Andrew Biggs, un académico del American Enterprise Institute en Washington; y David Skeel, profesor de derecho de la Universidad de Pensilvania.

Se espera que los planes fiscales presentados para la aprobación de la junta incluyan una considerable reestructuración de la deuda. La legislación delinea los procesos de negociación voluntaria entre el gobierno y los acreedores y una reestructuración supervisada por la corte si esas conversaciones fracasan.

Aunque la legislación federal sólo requiere que un miembro de la junta tenga residencia o un negocio en Puerto Rico, la Casa Blanca seleccionó en última instancia a cuatro miembros de ascendencia puertorriqueña. Funcionarios electos de Puerto Rico han criticado fuertemente la creación de la junta como una incursión en su gobierno autónomo y tanto el gobierno de Obama como los líderes del Congreso han tomado en cuenta esas preocupaciones.

Nick Timiraos y Heather Gillers 
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia