La ciudad de Pedrarias cumple 500 años

La ciudad de Pedrarias cumple 500 años

Pedrarias llega al Istmo  en 1514 comandando  una   expedición   real y, además de su ataúd,   ostenta  el título de gobernador y capitán general de Castilla de Oro, cargo que desempeña desde 1514 hasta 1526.

Cumple  64 años   y   tiene antecedentes de  hombre riguroso.  Ha defendido al Rey contra  los moros  y  en justas e intrigas.  Al  fundar  la ciudad de Panamá el 15 de agosto de 1519 traslada  todas las tradiciones    que acumula  el  mundo  latino.

Esto será una guía de cómo serán los panameños de allí en adelante.  Pedrarias deja el Darién y  viaja a la parte más estrecha del istmo.   Allá todo es desolación.  Las enfermedades traídas en las carabelas diezman a los indios Cuevas que habitan esa región.

Este personaje que no ha  tenido el favor  de los historiadores  acierta con el sitio escogido para fundar una población.  Su referencia  debió ser Nombre de Dios,  en el lado Caribe, fundada por Nicuesa en  1510,  casi paralelo a  la nueva ciudad.    No tenía certezas de ventajas como la existencia de un río navegable como el Chagres.

Surge el Camino Real, que cruza el Istmo y organiza  un cabildo.  Una entidad traída a América por España para administrar ciudades.

Panamá   fue  una aldea de pescadores, de indios orfebres que operaban  un centro comercial  con las poblaciones del archipiélago de Las Perlas y  las orillas  del  golfo  de Panamá.  Pedrarias  se mete una vez por año en su ataúd. Es un recuerdo  de la vez que casi lo entierran  vivo por un ataque que lo privó del conocimiento. El 15 de septiembre de 1521  a la nueva  población  se le concede el escudo de armas,  y el título de ciudad,  y se convierte en la capital de la gobernación.

Una ciudad, es un símbolo  de la civilización.  Un lugar donde se desarrollan costumbres, ideas, creencias, cultura y conocimientos científicos y técnicos que caracterizan a un grupo humano en un momento de su evolución. Alrededor de ella se va formando   un sentido  de pertenencia, en este caso alrededor del nombre Panamá.

Los inversionistas de la ciudad amasaron  grandes fortunas,  por el comercio, por el oro Inca, y  posteriormente  del paso de la plata. En 1545 se descubre una  montaña de  plata en  Bolivia. Pero la verdadera riqueza  para la humanidad son los productos agrícolas que  se intercambias entre Europa y  América y que llegan y salen de la ciudad  utilizando sus  nuevos caminos.   El de Cruces, el de Gorgona y  el Río Chagres.

Panamá comienza tener  fama de ser rica e importante.  Las monedas  que pasan por aquí  y llegan hasta la China cambian la forma de comerciar. Hay dinero un factor común que paga mercancías. Las monedas con el escudo  de España en una de sus caras   son tan conocidas que  siglos después da origen al símbolo de dólar.

En la ciudad  el mestizaje  entre negros, españoles, indios se da desde   la fundación. El color de la piel y el lugar de nacimiento    son importantes, determinan la posición social.   En  el sitio más alto   están  los blancos españoles,   segundo los blancos nacidos en América. Siguen artesanos, empresarios,  y de último  esclavos negros. Para finales del Siglo XVI la población indígena había desaparecido de la ciudad.

Con  Pedrarias llegan   los Franciscanos, los Mercedarios, los Jesuitas, los Dominicos,  que construyeron iglesias y conventos que adornan la ciudad.  La torre  que aún perdura es un gran  ejemplo.   Traen, además aportes agrícolas  y culturales.

Panamá paga el precio de su éxito. Los ingleses,  piratas quieren riquezas  y arruinar  el imperio español y escogen  atacar a la ciudad clave y hacen lo que nadie esperó, cruzar las selvas del istmo y saquearla.

Pedrarias deja  una ciudad que siglos después es terminal del primer ferrocarril transcontinental, 1855 y  por donde 25 años después  los franceses se proponen construir un Canal. Fracasan, pero los norteamericanos  lo consiguen  en 1914  y   en el siglo XXI, 100 años después  los panameños  amplían el Canal con los resultados  que  conocemos.

Y todo  sucede  a orillas de la ciudad que fundó Pedrarias y que cumple  500 años.

CELEBREMOS.

Andrés Villa
Escritor y periodista
Especial para Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia