La compensación de créditos fiscales como medio de pago de deudas tributarias

La compensación de créditos fiscales como medio de pago de deudas tributarias

En los últimos años la Dirección General de Ingresos ha establecido o desarrollado algunos mecanismos para facilitar el cumplimiento de los contribuyentes de sus obligaciones tributarias entre los cuales está la compensación.

La compensación es una forma de extinguir las obligaciones que se producen cuando dos personas son recíprocamente acreedoras y deudoras entre sí.

Las obligaciones a ser compensadas se extinguen pudiendo resultar un saldo adeudado a favor del acreedor de la obligación de mayor monto.

En el ámbito tributario, con la aprobación del Código de Procedimiento Tributario con la Ley 76 de 13 de febrero de 2019 se ha desarrollado la compensación de créditos fiscales para el pago de deudas tributarias en más detalle que en el Código Fiscal.

En el caso de las deudas tributarias las mismas podrán ser compensadas ya sea en forma total o parcial.

El Código de Procedimiento Tributario, en su Artículo 81, señala las formas en las cuales procede la compensación de créditos tributarios a saber:

(i) automática,

(ii) por solicitud del obligado tributario o contribuyente,

(iii) de oficio por la Administración Tributaria.

La compensación automática está prevista tanto en el Código Fiscal como en el Código de Procedimiento Tributario.

Así, el Código Fiscal, en su Artículo 1073-A, regula lo concerniente a la compensación automática de créditos fiscales que mantenga un contribuyente a su favor para pago de deudas o multas tributarias hasta por un monto máximo de $25,000.00.

Por su parte, la compensación automática prevista en el Código de Procedimiento Tributario opera en forma similar a la regulada en el Código Fiscal, con la diferencia de que el monto máximo a ser compensado es por deudas tributarias o multas hasta $200,000.00, monto superior al contenido en el Código Fiscal. 

Para la compensación automática no es necesario que se realice un proceso de fiscalización previo ni cobro de cargos moratorios.

Además del monto, la diferencia principal entre la compensación automática antes mencionada es la obligatoriedad que tiene el contribuyente o cesionario de notificar a la Dirección General de Ingresos de dicha compensación conforme lo establece el Código de Procedimiento Tributario, no así en la regulación contenida en el Código Fiscal donde no se menciona gestión requerida por parte del contribuyente o cesionario.

Cabe señalar que si bien la notificación se señala como es una obligación para el contribuyente o cesionario, no es un requisito elemental para que la compensación sea aplicada por parte de la Administración Tributaria.

La compensación a requerimiento o solicitud del obligado tributario o contribuyente es un método no considerado en el Código Fiscal.

A diferencia de la compensación automática este proceso inicia por medio de formal requerimiento del contribuyente u obligado tributario dirigido a la Dirección General de Ingresos mediante el cual se describa los tributos que serán sujetos a compensación.

Cabe señalar que dentro de este concepto de compensación por solicitud del contribuyente se incluye o considera la compensación de cuentas pendientes de pago de acreedores del Estado con cuentas morosas del contribuyente u obligado tributario.

Para propósitos de compensar cuentas de acreedores del Estado es necesario cumplir con lo siguiente:

(i) las cuentas pendientes de pago por parte del Estado que califiquen para el proceso de compensación deben mantener un periodo impago de más de un año contado a partir del día en que se recibió la cuenta y la validez de dichas cuentas será comprobada por medio de Certificación emitida por la Dirección de Tesorería del Ministerio de Economía y Finanzas,
(ii) los impuestos compensados serán aquellos que tengan una morosidad de más de dos años, y
(iii) las cuentas pendientes de pagos pueden ser cedidas a terceros que mantengan morosidad tributaria y en la medida que exista un convenio de cesión entre las partes, autenticado y registrado ante la entidad gubernamental dueña de la cuenta.

La compensación de deudas pendientes de pagos de acreedores del Estado, agiliza la cancelación de cuentas de los proveedores del Estado y a su vez ayuda en el cumplimiento tributario de dichos proveedores.  Es una situación donde tanto el contribuyente como el Estado quedan beneficiados en igual medida.

Finalmente, la tercera compensación prevista en el Código de Procedimiento Tributario, es decir la compensación de oficio es la que la Administración Tributaria puede realizar en forma directa sin solicitud expresa de las partes interesadas.

En este proceso se compensarán las deudas más antiguas del contribuyente sin considerar deudas tributarias de periodos prescritos.

La Administración Tributaria podrá compensar con créditos las deudas tributarias en los procesos de auditoría o verificación de cumplimiento que hayan sido ejecutadas por esta autoridad.

Aunque el Código de Procedimiento Tributario entrará en vigencia a partir de 1 de enero de 2022, el Artículo 81 es una de las disposiciones contenidas en este documento que actualmente se encuentran en vigencia.

La pluma invitada de ElCapitalFinanciero.com es:

 

Estif Aparicio
Socio
Arias, Fábrega & Fábrega
[email protected]

 

 

 

 

 

Jazmín Solís
Asociada
Arias, Fábrega & Fábrega
[email protected]

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias