La contaminación del plástico no entiende de fronteras

Ecological disaster on the sea woman cleaning dirt

Ibamos a titular este artículo el plástico mata para hacer justa mención a un proyecto que nos ha impactado y que hemos conocido por medio de los dos episodios titulados Sopa de plástico del programa ecointeligente El Escarabajo Verde.

Finalmente, nos hemos decantado por dejar de manifiesto que el problema de la contaminación por plásticos, en especial en mares y océanos, es un problema de ida y vuelta: Lo que tú tiras le llega a otros, y lo que te llega a tí lo han tirado en otro sitio.

Son miles las toneladas de plástico de diversos tamaños las que contaminan nuestros océanos y que tienen un efecto devastador sobre la fauna marina y las aves. El ser humano, al estar en la cúspide de la pirámide trófica, no está exento de los peligros que comporta esta grave contaminación. Si no te has dado cuenta todavía, te afecta y mucho.

¿Estás listo para conocer las verdades incómodas del plástico?

La Organización Mundial de la Salud y el Pnuma han declarado conjuntamente que la disrupción endocrina (uno de los efectos del plástico) es una crisis global. Un grupo internacional de 10 científicos han solicitado que los gobiernos declaren el plástico como residuo peligroso.

El plástico es un material que el planeta no puede digerir.

El plástico tarda cientos de años en descomponerse en el medio ambiente, hasta 1.000 años según el tipo de plástico. Utilizar masivamente un material tan duradero para objetos desechables es un error de consecuencias catastróficas a nivel global.

Los plásticos que entran en contacto con los alimentos envenenan a los seres humanos.

Algunos de los aditivos tóxicos del plástico, como el potente disruptor endocrino bisfenol A,  contaminan la sangre de más del 90% de la población, incluidos los niños recién nacidos.

El plástico en el medio ambiente se va fragmentando en trocitos cada vez más diminutos que atraen y acumulan sustancias tóxicas.

Estos fragmentos contaminan ya todos los mares y costas del planeta y están presentes en prácticamente todos los ecosistemas. Los fragmentos de plástico son ingeridos por animales, incluso por seres microscópicos como el plancton, contaminando la cadena alimentaria de la que dependemos.

El reciclaje de los plásticos no es una solución sostenible.

La gran mayoría de los desechos plásticos recogidos para reciclar en realidad son exportados a países pobres, incinerados, convertidos en objetos no reciclables, o arrojados directamente al vertedero.

La verdadera solución es rechazar el plástico de usar y tirar.

La contaminación por plásticos no es un problema solo de gestión de residuos, sino de mal diseño. La solución es ponerle fin a nuestra adición a los plásticos de usar y tirar.  El mal llamado reciclaje de plásticos no funciona, y los mal llamados plásticos ecológicos crean tantos problemas como los que resuelven.

Ante este problema, ¿qué podemos hacer? 

Reducir el consumo de plástico.

Mejorar la gestión del reciclaje, tanto a nivel industrial como individual.

Gestionar el uso que hacemos a diario del plástico.

Unirte a iniciativas como Agüita con el plástico ó Clean Ocean Project.   

Ricardo Estévez
Ecointeligencia

Más informaciones

Comente la noticia