La corrupción y la política

La corrupción y la política

Corruption

Antes del golpe de 1968, durante los gobierno militares y después de la invasión de 1989, sectores empresariales a través de múltiples mecanismos políticos, han utilizado al Estado como plataforma para hacer negocios.

Lo anterior ha traído como consecuencia la generalización de prácticas corruptas que se manifiestan en la malversación de fondos públicos, en el enriquecimiento ilícito de altos representantes de la burocracia estatal y en la práctica de sobre costos en los grandes proyectos de infraestructura que ejecuta el Estado.

En Panamá después de 25 años de la invasión la sociedad llegó a un estado de hastió frente a esta situación, pues los presuntos casos de corrupción que se dieron durante el gobierno de Ricardo Martinelli parecen haber sido ejecutados a la vista del público y el pueblo ya no está dispuesto a seguir tolerando más esta situación.

El gobierno de l presidente Juan Carlos Varela, frente a esta ola de indignación pública, se ha visto obligado a tomar acciones contra este flagelo y por primera vez en la historia republicana se perseguirá los supuestos actos de corrupción.

El sistema de utilización del Estado como plataforma de negocios la sociedad ya no la aguanta y en los próximos meses veremos que varios funcionarios del gobierno anterior serán perseguidos, juzgados y condenados. Aún si esto se hace de manera selectiva es un paso hacia adelante.

Esto ya ha pasado en otros países. En Estados Unidos después de la Guerra de Secesión (1861-1865) hasta la década de 1930 del siglo XX se produjo lo que los historiadores califican como la época de los Robber Barones (Los barones del robo), lo que generó un ambiente de impunidad y de corrupción que se desbordo durante la década de 1920 con la prohibición de la venta de licores.

El aparato estatal de Illinois estaba en manos del crimen organizado, lo que llevó al gobierno de Franklin Roosevelt a promulgar leyes contra la evasión de impuestos, para regular la bolsa de valores para proteger a los inversionistas, a la regulación de la banca, a la penalización del conflicto de interés y materias relacionadas, lo que puso fin a la impunidad en ese país.

En la Rusia postsoviética ocurrió un fenómeno similar con la institucionalización del crimen después de la caída del socialismo. El papel de Vladimir Putin desde que llegó al poder ha sido poner orden y reducir el poder de la nueva burguesía rusa, al grado que varios de los nuevos magnates rusos fueron enviados a la cárcel.

En Panamá ese momento ya llegó, lo que no solo indica el hastió de la sociedad, sino que el capitalismo panameño ya está saliendo de su fase de acumulación primitiva. 

Miguel Ramos
Economista

Más informaciones

Comente la noticia