La crisis de COVID-19 seguirá siendo un desafío para las economías del mundo en 2021y 2022, dice Moody’s

La crisis de COVID-19 seguirá siendo un desafío para las economías del mundo en 2021y 2022, dice Moody’s

El costo de la pandemia de coronavirus (COVID-19) en la actividad económica mundial ha sido asombroso, a tal punto que  incluso cuando la economía mundial ha mostrado un grado notable de resistencia, sus efectos sobre las empresas, sectores y regiones individuales siguen siendo desiguales y seguirá siendo un desafío mucho más allá de nuestro horizonte de pronóstico de dos años, reveló el último estudio sobre el desempeño económico mundial de Moody’s Investors Service (Moody’s) denominado Global Macro Outlook 2021-2022.

Según el estudio el enfoque de los gobiernos para lidiar con el virus seguirá evolucionando.

Las vacunas serán clave para suprimir la propagación del virus y reducir las muertes y si bien es probable que haya nuevas vacunas disponibles y la producción de las vacunas existentes aumente, la falta de cooperación entre los países significa que algunas naciones sin un suministro asegurado de vacunas efectivas o capacidad de producción tendrán dificultades para superar la pandemia de COVID-19.

G-20

Para la mayoría de las economías del G-20, el Producto Interno Bruto (PIB) real no volverá a los niveles de 2019 antes de 2022. Las economías del G-20 crecerán colectivamente un 5.3% en 2021 y un 4.5% en 2022, después de una contracción del 3.3% en 2020.

Actividad económica en la segunda mitad de 2020 sorprendió al alza. No obstante, la recuperación seguirá siendo desigual e incompleta en 2021, ya que la actividad en sectores intensivos en contactos, como los viajes y el turismo, sigue siendo limitada.

Estados Unidos (EE.UU.) liderará la recuperación de la demanda de servicios globales en 2021-22, impulsada por nuevos estímulos.

La economía de EE.UU. avanzó a una tasa anualizada de 4.0% en el cuarto trimestre de 2020, pero la cifra principal enmascara el hecho de que la economía ha perdido impulso desde noviembre, cuando los casos de COVID-19 comenzaron a aumentar.

“Esperamos que esta moderación actual del crecimiento económico sea temporal. El impulso económico probablemente se acelerará en el transcurso de 2021 y 2022, respaldado por: Un mejor control de la pandemia, un importante apoyo fiscal adicional a la economía y un entorno de políticas más predecible”, dice Moody’s.

Zona del euro

Proyectamos que el crecimiento del PIB real en la zona del euro se recuperará hasta el 3,7% en 2021 y el 3,9% en 2022, tras nuestra expectativa de una contracción del 7,1% en 2020.

Política fiscal y monetaria expansiva continua, y buen acceso al crédito para los hogares y las empresas, continuará apoyando la recuperación económica en 2021.

Como en otras regiones, el gasto de los consumidores en la zona del euro probablemente aumentará en la segunda mitad de este año a medida que los hogares liberen los ahorros que acumularon durante los cierres. Sin embargo, las tasas de crecimiento variarán en la región y mucho dependerán de la evolución de la pandemia, incluida la disponibilidad y distribución de vacunas.

China

Las estrictas medidas de control de la pandemia en China probablemente retrasarán el cambio en los motores de crecimiento hacia el consumo interno. Como se esperaba ampliamente, la economía de China superó a todas las demás economías importantes en 2020 con un repunte en forma de V que resultó en una expansión del 2,3% del PIB real.

Esperamos que la economía crezca un 7.5% en 2021, por encima de nuestro pronóstico anterior de 7,0%, seguido de un crecimiento del 5,5% en 2022.

Elevamos nuestro pronóstico para 2021 para tener en cuenta que la economía terminó 2020 ligeramente más fuerte que nuestras expectativas.

Los nuevos brotes de COVID-19 localizados y las restricciones de viaje más estrictas están arrastrando el crecimiento económico de China, como se muestra en la débil actividad de servicios alrededor del Año Nuevo Lunar.

Los PMI del sector de servicios cayeron en enero y los nuevos pedidos dieron un giro similar. Esperamos que el sólido impulso de crecimiento continúe en 2021, a pesar del reciente endurecimiento de las restricciones de COVID-19. Sin embargo, el crecimiento económico de este año se verá atenuado por los esfuerzos para reducir el impulso crediticio en la economía debido a preocupaciones en torno a los riesgos de apalancamiento en el sector no financiero.

Los riesgos a corto plazo siguen estando firmemente a la baja. Los temores persistentes sobre el virus siguen siendo el principal riesgo de una recuperación de la demanda, y el riesgo de cicatrices económicas es mayor en los países con riesgo de repetidos brotes.

Cuanto más dure la crisis, mayor será el riesgo de insolvencia empresarial, en particular para las pequeñas y medianas empresas.

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias