La digitalización de las administraciones tributarias como parte de una estrategia de Gobierno Digital

La digitalización de las administraciones tributarias como parte de una estrategia de Gobierno Digital

Asistimos a un momento histórico en materia de la digitalización de los gobiernos y de las Administraciones Tributarias (AATT) la cual evidentemente se aceleró, de manera no planificada e imprevistamente, debido a las medidas de aislamiento y cierre de muchas de las dependencias producto de la pandemia del coronavirus.

Esta crisis sin precedentes en lo económico, sanitario y social que estamos atravesando está produciendo una enorme pérdida de la recaudación razón por la cual muchos países están planificando reformas tributarias y procesos de modernización de sus AATT.

Las AATT están incorporando tecnología digitalizándose en forma permanente para ser más eficientes en su principal cometido cual es incrementar los niveles de cumplimiento voluntario por parte de los contribuyentes

Esta digitalización está produciendo cambios vertiginosos no sólo las estructuras de las AATT, sino también en sus principales funciones de recaudación, fiscalización, información y asistencia, en los sistemas de información y en la cooperación/colaboración producto por ejemplo de los intercambios de información internos e internacionales.

Entre las ventajas para las AATT de la digitalización tanto en sus estructuras como en sus funciones puedo mencionar:

Trabajar expedientes digitales, con firmas electrónicas y notificaciones electrónicas, en lugar de los expedientes en papel que deberían tender a su reducción.

Considerar las nuevas formas de información y asistencia a los contribuyentes (atención mediante la web de las AATT o mediante aplicaciones móviles) en las cuales la tendencia es la reducción de los contactos físicos con los contribuyentes.

Utilizar la enorme cantidad de información que disponen las AATT no sólo interna sino externa, producto de las crecientes formas de cooperación / colaboración que se está produciendo entre otros puntos por los intercambios de información y todo lo vinculado al plan de Acción BEPS de la OCDE.

Implementar conceptos como la gestión del riesgo de cumplimiento (GRC) siempre que sea posible, tratando de intervenir en etapas más tempranas en lugar de después de que se hayan presentado las declaraciones de impuestos, con lo cual los controles masivos pasarán a tener preponderancia por sobre los intensivos.

Ofrecer declaraciones juradas prellenadas es muy importante al respecto.

Potenciar la colaboración e integración entre diferentes Organismos públicos y la AT de un propio estado y entre distintos países mediante procesos tales como ventanilla única.

Contar con sistemas de información para hacer más eficiente el control, ya que, en definitiva, actualmente el trabajo de las AATT   es administrar información y por ello quiero resaltar la enorme importancia de contar con sistemas de información para llevar adelante los controles masivos e intensivos.

Mejorar la calidad de la información ya que como siempre afirmo, no se trata solo de captar mucha información, lo importante es trabajar fuertemente en su calidad y analizarla y utilizarla de manera efectiva.

Posibilitar potenciar las opciones de teletrabajo o home office.

 

Según un informe del Foro de Administraciones Tributarias de la OCDE publicado el 15/9/2021 las AATT están invirtiendo importantes recursos en el desarrollo de servicios electrónicos y soluciones digitales y están aprovechando oportunidades para acelerar la transformación digital para mejorar sus servicios, reducir las cargas y mejorar el cumplimiento tributario.

El citado informe establece indicadores clave de desempeño para 59 AATT de la OCDE y otras economías avanzadas y emergentes que juntas recaudan 12,3 billones de euros de ingresos anuales.

El informe destaca un nuevo cambio hacia la digitalización y la provisión de servicios digitales, algo que ha demostrado ser invaluable para las AATT durante la crisis del COVID-19 cuando los gobiernos introdujeron miles de medidas tributarias de emergencia.

La presentación electrónica de declaraciones de impuestos y la transferencia electrónica de pagos se están convirtiendo en la norma, con más de 9 de cada 10 contribuyentes comerciales que presentan sus declaraciones electrónicamente en 2019. Para los declarantes de impuestos sobre la renta de las personas físicas, esta cifra superó el 80%.

Asimismo, se destaca que se utilizan cada vez más conjuntos de datos grandes e integrados, y más del 80% utiliza herramientas y técnicas de análisis para mejorar la gestión de riesgos y ayudar al diseño en cumplimiento.

La inteligencia artificial y el aprendizaje automático apoyan cada vez más los procesos y servicios de las AATT y cerca del 75% de las mismas informan sobre el uso de técnicas de vanguardia para explotar los datos de manera que liberen recursos para su despliegue en otras áreas.

La pandemia en curso está demostrando día a día lo importante que es la digitalización de los gobiernos.

Entiendo nos encontramos en un momento histórico en el tema y estamos frente a una oportunidad única de acelerar el paso hacia los gobiernos digitales para reconstruir la confianza siendo más eficientes y transparentes, impulsados por el uso más inteligente de las nuevas tecnologías y el análisis de datos.

La oportunidad es enorme. Según el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), si para el 2030 ALC puede cerrar la brecha de digitalización con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el PIB de la región crecería unos tres puntos porcentuales más al año.

Esto generaría más de 700.000 millones de dólares de crecimiento de actividad económica y alrededor de 400.000 nuevos puestos de trabajo anuales en la región. Solo conectar 11 millones de hogares en ALC a Internet generaría alrededor de 400.000 puestos de trabajo, según algunos estudios.

Una publicación del BID afirma que el desarrollo de la digitalización, a través de avances en eficiencia y el uso de las tecnologías digitales pueden impulsar un crecimiento de 5,7 puntos porcentuales en los próximos 10 años en América Latina y el Caribe, lo que supone USD 325.000 millones.

Estoy convencido que apostar por la digitalización debería ser una política de estado, donde se debería trabajar en forma conjunta entre sector público y privado bajo un fuerte apoyo político y una mayor cooperación a nivel internacional.

La digitalización de las AATT debería encararse como parte de un proceso de los países hacia gobiernos digitales poniendo siempre a los ciudadanos en el centro de toda la transformación digital.

La misma tiene el potencial de desencadenar un cambio de paradigma en la relación entre el Estado y los ciudadanos al acelerar el avance de un desarrollo más inclusivo, transparente y eficiente.

La digitalización abre nuevas posibilidades y oportunidades a los países y sus ciudadanos para desarrollarse.

Aquellos países que mejor aprovechen el “tren” de la digitalización tendrán sin dudas mejores oportunidades de desarrollarse y brindar una mejor calidad de vida a sus ciudadanos.

En definitiva, como siempre se afirma “El futuro es hoy, recuerda que el primer paso no te lleva a dónde quieres ir, pero te saca de donde estás”.

 

Alfredo Collosa 
Tax Administration Consultant: IMF-CIAT- IEF -TIWB-AFIP -AMLCA

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias