La economía global se desacelera: ¡cuidado Panamá!

La economía global se desacelera: ¡cuidado Panamá!

Las tasas de interés negativas han distorsionado los mercados aumentando el valor de las acciones en las bolsas mundiales y los bienes y raíces sin que haya proyecciones

qde

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) redujo sus expectativas de crecimiento para 2016 a 2,9% de 3,2% y las de 2017 a 3,2% de 3,6%. En Estados Unidos (EE.UU.), la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés) realizó un anuncio similar reportando una reducción en sus expectativas de crecimiento para 2016 a 1,8% de 2,0%.

Ambas reducciones son el resultado de un crecimiento económico menor de lo esperado durante la mitad del año en Europa y en EE.UU.

Sorprendentemente, el crecimiento en el Reino Unido fue revisado hacia el alza logrando un 1% en comparación con el 0% esperado en 2016. Según el reporte de la Ocde, la reducción se debe a una caída en el comercio producida por un círculo vicioso de expectativas negativas pobres expectativas de crecimiento han reducido la inversión y la productividad y eso ha creado un ciclo vicioso en contra del crecimiento.

El reporte de la Ocde también indicó que las tasas de interés negativas han distorsionado los mercados aumentando el valor de las acciones en las bolsas mundiales y los bienes y raíces sin que haya proyecciones de crecimiento. Por el otro lado, la FED ha indicado que aunque está confiada de la fortaleza de la economía norteamericana, prefiere extender el período para subir las tasas de interés a más tarde en 2016. Desde principios de año hemos estado reportando una baja en la actividad económica global.

Las pocas noticias positivas no han sido lo suficientemente fuertes para reducir la incertidumbre mostrada por los distinto indicadores económicos y que se pueda promover la inversión. El panorama político en EE.UU. se torna cada vez más incierto y, con ello, el futuro de las siguientes elecciones en Europa en los próximos 12 meses.

Los bancos centrales continúan impulsando la liquidez, pero el crédito bancario aumenta marginalmente. También aparecen denuncias de corrupción política y la geopolítica cambiante añade más incertidumbre a la olla. Por otro lado, la actividad en los puertos, un indicador del comercio global que hemos estado siguiendo desde hace tiempo, ha caído y las navieras están pasando momentos críticos sin carga.

Esta situación se puede presentar como un cambio estructural, post-crisis, y se menciona que el lento crecimiento tal vez sea la nueva normal a la cual hay que ajustarse. Existe una gran posibilidad de que esto sea el caso. Para Panamá, esta situación es delicada. El país está apostando al comercio internacional al igual que lo han hecho otros países en la región.

Una baja en el comercio internacional no solo reduce los ingresos por el Canal, sino que también afectan los ingresos de todos los componentes del conglomerado logístico nacional e impactará el crecimiento económico nacional negativamente. Esta situación la hemos estado indicando desde principios de año en otras notas económicas y reiteramos la necesidad de mantenerse conservador en las expectativas de crecimiento. Algo importante es que es posible que la situación sea más grave en nuestros vecinos donde se han hecho mega inversiones basadas en mejores volúmenes de comercio.

Esto podría causar una crisis en la región debido a que esos impactos podrían también reducir el comercio regional y reducir en mayor nivel el crecimiento de Panamá.

Eddie Tapiero
Unidad de Análisis Estratégico Internacional

Más informaciones

Comente la noticia