La elusión fiscal y la ilusión europea

La elusión fiscal y la ilusión europea
La gota de agua horada la roca no por su fuerza, sino por su constancia (Ovidio, 43 A.C.)| Archivo

La falta de una política clara y digna por parte del gobierno del presidente Laurentino Cortizo y de sus antecesores, en lo referente a cómo defender los intereses de nuestra plataforma de servicios financieros y legales, ha sido una desilusión. Ahora se creó otro ente gubernamental, que engrosará la planilla estatal, denominado la Dirección de Estrategia Financiera y Fiscal Internacional mediante Decreto Ejecutivo 606 de 23 de noviembre de 2020.

El Decreto antes citado no menciona entre las funciones de dicha Dirección la defensa de los servicios legales y financieros y la búsqueda de apoyo internacional con jurisdicciones que estén sufriendo la misma persecución. Es decir, más de la mismo. Aunque salgan a la superficie centenares de casos de la hipocresía europea en cuanto a la evasión fiscal y al lavado de dinero en su continente, ya Panamá padece del Síndrome de Estocolmo y sufrimos sus devastares efectos psicológicos.

No obstante, con mayor frecuencia, la estrategia de la Unión Europea (UE) de culpar a Panamá y a otros países pequeños de la región, de la evasión fiscal que cometen sus ciudadanos, se desmorona con mayor rapidez y claridad antes los ojos del mundo. Ya no hay tanta necesidad de escribir artículos señalando, siempre con ejemplos concretos, la hipocresía europea de identificar a Panamá como un país no cooperador en materia de lavado de dinero y como un paraíso fiscal.

La plataforma Tax Justice Network acaba de publicar un estudio denominado “El Estado de la Justicia Fiscal: La justicia fiscal en tiempos de la COVID-19” (noviembre 2020) en que se determina que los únicos culpables de fomentar la evasión y la elusión fiscal son los países que más le reclaman al tercer mundo. Por eso, dicho estudio debe ser de lectura obligada para los miembros de esa Dirección de Estrategia Financiera y Fiscal Internacional recién creada para que tengan un contexto donde explorar nuevas vías y alternativas de negociación. Lo pueden encontrar en: https://www.taxjustice.net/reports/the-state-of-tax-justice-2020/

Piergorgio M. Sandri, periodista del diario La Vanguardia de España (noviembre 20, 2020), en un artículo bajo su pluma pregunta: ¿Quiénes son los responsables de las prácticas de elusión y evasión fiscal? La respuesta no nos debe extrañar.  “En su gran mayoría, los países ricos. Hay un dato llamativo: La mitad de la evasión procede de los países del área OCDE, la organización que en el último año precisamente está encargada de proponer una revisión multilateral del sistema tributario. Los cinco países que están en el ojo del huracán por hacer vista gorda al captar dinero en busca de refugio son las Islas Caimán (responsable del 16,5% de las pérdidas impositivas globales, por unos 60.000 millones de euros), el Reino Unido (pesa por el 10%), los Países Bajos (un 8,5%), Luxemburgo (6,5%) y los Estados Unidos (5,53%). Estos países representan el llamado eje de la elusión fiscal según Tax Justice Network. Los territorios británicos en su conjunto, incluidos los de ultramar y excolonias (la llamada “telaraña”) son responsables de más de un tercio de la evasión fiscal global.”

Sigue el autor Sandri: “En este panorama, Europa está en una posición difícil. Más de un tercio (un 36%) de la evasión y evasión fiscal tiene lugar en sus fronteras. Y eso que en la lista de paraísos fiscales que actualiza periódicamente la Comisión Europea no hay – como es de suponer– ningún país miembro de la Unión…”.

Lo curioso de ese mismo estudio es que resalta que los países que están en las listas de la UE (Samoa Americana, Anguila, Barbados, Fiyi, Guam, Palau, Panamá, Samoa, Seychelles, Trinidad y Tobago, Islas Vírgenes Británicas y Vanuatu) sólo representan el 1.76% de la evasión fiscal del mundo y los países de renta alta representan 98%. De esta cifra, 36% son los países de la UE.

Sigue el artículo en mención: “En estas actividades el territorio británico de las Islas Caimán es el más devastador, al ocasionar unos perjuicios de 59,441 millones de euros anuales a otros países. Es inadmisible el destacado papel de tres Estados europeos en el robo de ingresos fiscales a sus socios. Las pérdidas fiscales ocasionadas por Holanda a sus vecinos ascienden a 30,670 millones de euros. En Luxemburgo e Irlanda se elevan a 23,279 y 13,348 millones de euros, respectivamente.”

Las cifras que salen de los escándalos de lavado de dinero, la falta de imputados y estudios recientes de que la evasión fiscal -que tanto reclaman los europeos- se realiza dentro de la UE, debe llevar a nuestros gobernantes a reflexionar si es necesario un cambio de estrategia pues la de tirarnos de alfombra no ha dado resultado alguno.

Misonius Rufus
Abogado y analista internacional

 

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com