La escisión de sociedades en Panamá

La escisión de sociedades en Panamá

registro webLa palabra escisión viene del latín scissio, el cual es definido por el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española como la acción de cortar, dividir o separar. En este sentido, y a casi 100 años de la vigencia del Código de Comercio de Panamá se aprobó la Ley 85 de 2012, que adiciona a este Código (Artículos 505-A al 505-F) la escisión como forma de reorganización empresarial.

La escisión tal como ha sido regulada en nuestra legislación permite a una sociedad comercial (sociedad escindida) de cualquier clase o naturaleza (Sociedad Anónima, Responsabilidad Limitada, Comandita, y otras) escindirse mediante la división total o parcial de su patrimonio y traspasarlo a una o más sociedades ya constituidas panameñas o extranjeras (sociedades beneficiarias) o a la creación de nuevas sociedades (sociedades beneficiarias), que cuentan con los mismos socios o accionistas de la sociedad escindida o que tengan a ésta como su socio o accionista.

Entre los usos prácticos de la escisión están los siguientes:

Es un medio para adaptarse a las situaciones cambiantes de la economía;

Una forma de redistribuir las actividades de las empresas y procurar su descentralización;

Separar las operaciones de una empresa que funciona con pérdida, de otras que tienen utilidades, para hacer más rentable esta última;

Puede servir para dar solución a problemas internos entre los socios, respecto del manejo de los negocios sociales.

Para iniciar el proceso de escisión la sociedad comercial debe comunicar su intención de escindirse a la Dirección General de Ingresos (DGI) dentro de los 30 días antes de la fecha en que se pretenda perfeccionar la escisión. No obstante, de acuerdo con el Decreto Ejecutivo No. 809 de 3 de octubre de 2014, Que dicta disposiciones para la inscripción en el Registro Público de Panamá de documentos relativos a las sociedades y fundaciones de interés privado, la exigencia de comunicar a la DGI esta intención es sólo aplicable para el caso en que en la escisión vaya a incluirse bienes o haberes ubicados dentro del territorio de la República de Panamá.  En este caso el convenio de escisión debe hacer constancia de que los bienes no están ubicados dentro del territorio nacional y una vez anotada esta circunstancia, el Registro Público no exigirá la comunicación previa a la DGI como requisito para inscribir la escisión.

Una vez comunicada la intención de escisión de la sociedad se procederá con la protocolización e inscripción en el Registro Público del Acta de Reunión de Accionistas donde se aprueba la escisión.  La escisión debe comunicarse a terceros que puedan estar interesados mediante su publicación por tres días en un diario de circulación nacional,

El Acta que contiene el acuerdo de escisión de acuerdo al artículo 505-C del Código de Comercio podrá contener:

La transferencia total o parcial de activos individualizados o en bloque.

El régimen de limitación de responsabilidad de la sociedad escindida y de la sociedad o las sociedades beneficiarias.

La transferencia o no de pasivos de la sociedad escindida.

La transferencia de las cuotas de participación o de las acciones a las sociedades beneficiarias.

La cantidad de cuotas de participación o de acciones que le corresponda a cada socio o accionista de la sociedad escindida, en proporción a su participación social en esta.

La aprobación del pacto social de la sociedad o las nuevas sociedades por constituirse.

Al final el artículo 505-C del Código de Comercio realiza una anotación importante referente a que ningún socio o accionista de la sociedad escindida podrá, a menos que así lo consienta, perder su calidad de tal con motivo de la escisión. En este sentido, el accionista que no desee tener acciones en la (s) sociedad (es) beneficiarias podrá consentir en este hecho.

Entre los efectos de la escisión están el hecho que la responsabilidad de las sociedades beneficiarias de la escisión se limitará a los activos netos que se les hubiera transferido de acuerdo a los términos de la escisión. En este sentido, la sociedad beneficiaria será solidariamente responsable frente a los acreedores de la sociedad escindida por el cumplimiento de sus acreencias, si el traspaso del patrimonio de estas perjudica a sus acreedores, para lo cual tendrán 30 días siguientes al último día de la publicación para objetar la escisión.

Uno de los hechos más relevantes de la escisión como herramienta de reorganización empresarial es la circunstancia que el traspaso de activos por razón de la escisión de una sociedad comercial no se considerará como una enajenación para efectos fiscales siempre que dicho traspaso sea por igual valor al que tienen dichos activos en los registros contables de la sociedad escindida.   

Dra. Marta Achurra
martaachurra@gga-law.com
Gómez Giraldo & Asociados

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL