La FED espera elevar las tasas relativamente pronto

La FED espera elevar las tasas relativamente pronto

fed-810

Los miembros de la Reserva Federal de Estados Unidos (EE.UU.) (FED, por sus siglas en inglés) sentaron en la reunión de septiembre las bases para subir las tasas de interés relativamente pronto, aunque tuvieron dificultades para llegar a un consenso respecto a cuándo encarecer el precio del dinero, según las actas del encuentro publicadas el miércoles.

Algunos participantes creyeron que sería apropiado aumentar las tasas relativamente pronto si el mercado laboral estadounidense sigue mejorando y la actividad económica se fortalece, mientras que otros prefirieron esperar a tener pruebas más convincentes de que el índice de inflación avanza hacia la meta de 2%, de acuerdo con las actas de la reunión celebrada el 20 y 21 de septiembre.

El banco central estadounidense se abstuvo de subir las tasas, aunque indicó que había buenas razones para hacerlo. En las proyecciones económicas publicadas tras la reunión, la mayoría de miembros de la FED dijo que sería adecuado elevar las tasas de interés una vez antes de que termine el año. La FED las incrementó por última vez en diciembre de 2015, después de mantenerlas en casi cero durante varios años después de la crisis financiera de 2008.

Las actas revelan que la decisión de mantener la política monetaria sin cambios en septiembre fue reñida. Todavía quedan dos reuniones de la FED antes de que finalice el año, una en noviembre y otra en diciembre.

Los inversionistas creen que el próximo incremento de tasas será en diciembre, tras las elecciones presidenciales de EE.UU. Quedó claro que hay buenas razones para justificar un alza de las tasas en esta reunión o esperar por más información del mercado laboral y la inflación, dijeron las cartas.

Los datos publicados después del encuentro pintan un cuadro relativamente robusto de la economía estadounidense, con un alza de los salarios y más personas ingresando al mercado laboral. La confianza de los consumidores, a su vez, alcanzó el mes pasado su nivel más alto después de la recesión.

También hay señales de alerta. La libra esterlina cayó el martes al menor nivel de su historia contra una canasta de monedas globales ante la preocupación de los inversionistas por las consecuencias de la salida británica de la Unión Europea (UE), un proceso conocido como Brexit. La devaluación de la libra podría generar una nueva alza del dólar, lo que complicaría los planes de la FED de subir las tasas.

Las actas también muestran que los responsables de política monetaria de la FED no veían en septiembre importantes amenazas para la economía estadounidense.

David Harrison
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia