La FED mantiene abierta la posibilidad de subir las tasas

Los integrantes del banco central también mostraron sus temores sobre las novedades no anticipadas asociadas a cómo está gestionando China su tasa de cambio

Federal Reserve Building, Washington DC, USA.

Los miembros de la Reserva Federal estadounidense (FED, por sus siglas en inglés) señalaron que es posible un alza de las tasas de interés en junio si los próximos datos muestran una mejoría de la economía, según las actas de la reunión del banco central de abril publicadas recientemente.

Con ello, los integrantes de la FED trataron de resistirse a las expectativas del mercado que apuntan a que es improbable que se tome tal decisión en su próxima reunión.

Aunque los miembros de la autoridad monetaria no se comprometieron a actuar en junio, buscaron claramente mantener las opciones abiertas de cara a ese encuentro.

La mayoría de los integrantes opinaron que si los próximos datos son coherentes con una aceleración del crecimiento económico en el segundo trimestre, si las condiciones del mercado laboral siguen fortaleciéndose y si la inflación progresa hacia el objetivo [de la FED] del 2%, entonces probablemente sería apropiado [para la FED] incrementar el rango objetivo de la tasa de los fondos federales en junio, indicaron las actas, que fueron conocidas con el habitual retraso de una semana.

Dentro de este esfuerzo, los miembros del banco central redujeron el tono en la valoración de los riesgos que plantean las condiciones económicas y financieras mundiales, y apuntaron hacia un mayor fortalecimiento del mercado laboral estadounidense a pesar de la aparente ralentización de la actividad económica.

Los integrantes en general estuvieron de acuerdo en que los riesgos para la perspectiva económica que supone la evolución económica y financiera mundial han disminuido en el periodo entre las reuniones, según las actas.

La preocupación por los riesgos externos y los turbulentos mercados financieros evitó que la FED incrementara las tasas de interés en los primeros meses del año.

En los debates internos sobre la perspectiva, algunos miembros de la FED consideraron los riesgos como más o menos equilibrados, mientras que otros aún tienen inquietud por los riesgos económicos y financieros globales.

En concreto, algunos citaron como incertidumbre el próximo referéndum del 23 de junio en Reino Unido sobre si el país abandonará la Unión Europea, que se celebrará justo una semana después de la siguiente reunión de la FED. Los integrantes del banco central también mostraron sus temores sobre las novedades no anticipadas asociadas a cómo está gestionando China su tasa de cambio.

Con todo, las actas reflejaron que los miembros del banco están intentando darse cierto margen de maniobra en los meses venideros. Si la economía mejora como ellos esperan, la FED quiere poder aumentar las tasas en junio o poco después sin comprometerse a un camino establecido, según sugirieron las actas.

En ese sentido, ven necesario reformular las expectativas del mercado.

Algunos [miembros] estaban preocupados porque los agentes del mercado puedan no haber valorado adecuadamente la posibilidad de una subida del rango objetivo en la reunión de junio e insistieron en la importancia de comunicar claramente en el periodo entre las reuniones cómo pretende el comité responder a la evolución económica y financiera, señalaron las actas.

En los últimos días, los miembros de la FED han anticipado la posibilidad de una subida de tasas en junio, en contraste con los inversionistas que han reducido el potencial de ese movimiento en las semanas recientes.

Kate Davidson y Jon Hilsenrath
Washington / Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL