La FED quiere aumentar las tasas de interés pronto

Muchos inversionistas prevén que el primer incremento tendrá lugar en septiembre

Reserva Federal

La presidenta de la Reserva Federal (FED), por sus siglas en inglés) de Estados Unidos (EE.UU.), Janet Yellen, indicó que las recientes turbulencias en Grecia, China y otros lugares no amenazan a la economía estadounidense lo suficiente como para que el banco central modifique sus planes de subir este año las tasas de interés de corto plazo.

Muchos inversionistas prevén que el primer incremento de las tasas tendrá lugar en septiembre. Yellen, quien el miércoles compareció ante un panel de la Cámara de Representantes, se rehusó a indicar una fecha específica, aunque arrojó algunas luces sobre su manera de abordar el tema.

Yellen señaló que se siente más inclinada a elevar las tasas pronto y proceder posteriormente con cautela antes que esperar demasiado y tener que subir los intereses en forma abrupta para combatir un sobrecalentamiento de la economía o los mercados. Intervenir pronto y en forma paulatina podría otorgarle mayor flexibilidad al banco central, indicó.

Si esperamos más tiempo, podría indicar casi con seguridad que cuando empecemos a incrementar las tasas lo tendremos que hacer con mayor celeridad, aseveró en respuesta a una pregunta. Una ventaja de empezar un poco antes es que la trayectoria de las alzas de tasas podría ser más gradual, añadió. La tasa de referencia de la FED ha permanecido en cerca de cero desde diciembre de 2008.

Durante la sesión de preguntas y respuestas que siguió a su testimonio, Yellen fue duramente criticada no sólo por las políticas de crédito fácil que ha implementado, sino también por temas de transparencia y regulaciones.

Los legisladores republicanos han presentado medidas para reformar la estructura de la FED que, en opinión de ellos, aumentarían su transparencia. Yellen advirtió que la campaña del Congreso por obtener un mayor control sobre la institución puede ser contraproducente. Los esfuerzos para incrementar la transparencia, por mejor intencionados que sean, pueden socavar la capacidad de la FED para llevar adelante una política monetaria que se ciña a los mejores intereses de largo plazo de las familias y empresas estadounidenses, manifestó.

Los planes de la FED para elevar las tasas de interés durante el año en curso han sido aplazados por una serie de acontecimientos que no contemplaba, como una contracción de la economía en el primer trimestre, la desaceleración de China y la cesación de pagos de Grecia de un crédito que adeudaba al Fondo Monetario Internacional.

Varias autoridades pensaron a inicios del año que la primera alza de tasas podría ocurrir en junio, pero estos acontecimientos acabaron por echar por tierra esos planes.

Yellen, sin embargo, aclaró que no es partidaria de esperar hasta el próximo año para subir las tasas. La economía estadounidense volvió a crecer tras el traspié del primer trimestre y muchos analistas estiman que se ha expandido a una tasa anual de entre 2,5% y 3% durante el segundo y el tercer trimestre. Mientras tanto, el empleo sigue mejorando y la tasa de desocupación cayó a 5,3% en junio.

Si la economía evoluciona tal y como lo prevemos, es probable que las condiciones indiquen que es apropiado elevar las tasas de interés en algún momento durante este año, para dar inicio a una normalización de la política monetaria, dijo Yellen en los comentarios preparados para su aparición ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes.

Yellen dedicó una mayor cantidad de tiempo que en ocasiones anteriores a repasar la situación de la economía mundial. En particular, fue más explícita acerca de los riesgos de que ocurran imprevistos en la segunda economía del mundo.

China sigue abordando los desafíos presentados por un alto endeudamiento, la debilidad de los mercados inmobiliarios y condiciones financieras volátiles, aseveró. Esta es la primera vez en que la presidenta de la FED resalta sus inquietudes en torno al gigante asiático. La bolsa china ha estado cayendo en los últimos 12 meses luego de un auge histórico y su mercado de bienes raíces está de capa caída.

China, en todo caso, no es la única preocupación del banco central. 

Jon Hilsenrath y Kate Davidson
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia