La fiscal y el panadero

fifa-boss-sepp-blatter web

Con Loretta no es lo mismo. Loretta es Loretta Lynch, la fiscal estadounidense que acaba de destapar la olla podrida del fútbol de la Federación Internacional de Fútbol Asociaciones (Fifa).

Ella mete miedo en el buen sentido: Nadie apostaría conociéndola que sufrirá un ataque de Alzheimer y se olvidará de los acusados, cuyo destino más probable es efectivamente la cárcel.

Como fiscal de distrito, es una mujer curtida: Enfrentó a terroristas de Al Qaeda y a jefes de carteles mexicanos como el Chapo Guzmán. También al Pollo Caravajal, de otra mafia: Era el jefe de la inteligencia bolivariana.

Loretta se sabe protegida por su país y por su sistema judicial: No valen los llamados telefónicos desde el poder, no valen las ofertas económicas, no valen los aprietes de los servicios de inteligencia.

Vale el criterio profesional, el respeto a la ley y la cerrada defensa de una institucionalidad en la que convergen todas las fuerzas políticas.

Ya tiene nueve detenidos. Loretta los mandó detener en Suiza, sin otro disimulo que ponerles una sábana como biombo entre la puerta del hotel y el auto de la policía.

Hay una frase de ella que dice mucho mejor de lo que podemos decir nosotros: Estamos decididos a acabar con la corrupción en el mundo del fútbol. Los detenidos usaron sus posiciones para pedir coimas. Corrompieron para enriquecerse. Es el inicio de nuestro esfuerzo, no es el fin.

Los fiscales, los de la Impositiva y el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) trabajaron tres años sin filtraciones. Alimentaron juntos el mismo disco duro. Para nosotros, es algo impensable.

Ayer, el juez Martínez de Giorgi se negó a eximir de prisión a los tres argentinos involucrados. Gol de Loretta. Enseguida, la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) que antes no sospechó, ahora sí sospecha: Los imputó por evasión, asociación ilícita fiscal y lavado de dinero. Aparentemente, segundo gol de Loretta: Algunos dicen que en realidad quieren traer la causa para que no la maneje la fiscal.

La investigación de Loretta es durísima e implacable. Carga contra la Fifa y contra la Conmebol, que es de la Fifa y que por el escándalo en la Bombonera le aplicó una sanción mínima a Boca, casi simbólica. Fue hace 15 días. El juez Carlos Ponte, que investiga al Panadero, el barrabrava de Boca, aún no le tomó declaración.

Con un atentado idiota, Adrián Napolitano atacó con gas a jugadores de River y mantuvo rehenes a 40.000 personas en un estadio. Sigue libre. Su abogado es Javier Raidán, de La Cámpora y hombre del secretario de Justicia, Julián Álvarez.

Así son las cosas acá y así funcionan acá las relaciones entre la justicia y el poder. O, lo que es lo mismo, las manipulaciones del poder político sobre la justicia. 

Columna Del Editor al Lector del diario El Clarín de Argentina, redactada por Ricardo Roa, el viernes 29 de mayo de 2015

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL