La hipercrianza puede afectar la salud

Demasiada presencia de los padres y poco ejercicio

niño jugando

La presencia excesiva de los padres en la vida de los niños podría aumentar el riesgo de que no realicen suficiente actividad física, sugiere un estudio publicado en la edición de abril de Preventive Medicine.

Los niños con padres que suelen estar demasiado involucrados en sus vidas académicas, atléticas y sociales un estilo conocido como hipercrianza pasaron menos tiempo al aire libre, hicieron menos deportes después del colegio y fueron menos propensos a ir en bicicleta o caminando a la escuela, casas de amigos y parques, que los niños con padres menos involucrados.

La hipercrianza, aunque busca beneficiar a los niños al dedicarles más tiempo y atención, puede tener consecuencias adversas para su salud, indicaron los investigadores.

El estudio de la Universidad de Queen en Ontario, Canadá, encuestó a 724 padres de niños de entre 7 y 12 años, nacidos en Estados Unidos (EE.UU.)  y Canadá entre 2002 y 2007. (La encuesta se basó en la interacción de los padres con su hijo mayor).

Los cuestionarios evaluaron cuatro tipos de estilos de hipercrianza: padres helicóptero o sobreprotectores; padres del pequeño emperador, que llenan a los hijos con bienes materiales; las llamadas madres tigre, que presionan a sus hijos para que consigan logros excepcionales; y los padres que programan una cantidad excesiva de actividades extracurriculares, algo conocido como cultivación concertada. La hipercrianza se calificó en una escala de cinco categorías de menor a mayor según puntajes promedio en los cuatro estilos.

El lugar preferido de los niños para jugar fue el patio de su casa, y 64% de los menores jugó allí al menos tres veces por semana. Sólo 12% jugó en las calles fuera de su casa. Apenas poco más de 25% caminó o fue en bicicleta a la escuela o la casa de sus amigos, y un poco menos a parques. La participación en deportes organizados fue de 26%.

La hipercrianza puede tener consecuencias adversas para su salud y 6% recibió puntajes bajos. Los niños más activos tenían padres con puntajes entre bajos y por debajo del promedio en los cuatro estilos de hipercrianza, mientras que los menos activos tenían padres con puntajes de hipercrianza promedio y alto. La diferencia entre los niños en los grupos de hipercrianza alta y baja fue el equivalente a unas 20 sesiones de actividad física por semana, según los investigadores.

De los cuatro estilos evaluados, sólo el pequeño emperador, la madre tigre y la cultivación concertada fueron asociados independientemente con una menor actividad física entre los niños de 7 a 12 años, determinó el estudio.

La crianza de helicóptero fue el comportamiento más común reportado por los padres, pero no se asoció con la actividad física. La razón no es clara, pero una posible explicación es que los puntajes de hipercrianza de los padres helicóptero fueron bastante altos, indicó el investigador Ian Janssen, profesor de kinesiología y salud pública de la Universidad de Queen. Estadísticamente es más difícil encontrar asociaciones cuando hay poca variabilidad en las medidas dentro de la muestra de un estudio, explicó.

Advertencia: toda la información fue provista por los padres. La duración de la actividad física no fue evaluada.   

Ann Lukits
Dow Jones

Más informaciones

Comente la noticia