La historia de la empresaria y científica chiricana que impulsa los beneficios de estudiar la genética molecular

La historia de la empresaria y científica chiricana que impulsa los beneficios de estudiar la genética molecular
La doctora Batista ha destacado por sus estudios en genética.| Cortesía

Este domingo 11 de febrero se celebra el “Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia”, proclamado en 2015 por la Asamblea General de las Naciones Unidas.
En Panamá, hay mujeres destacadas en el ámbito científico dignas de reconocerles su labor y aportes.

En esta fecha, ElCapitalFinanciero.com las recuerda y, por ello, comparte la historia de la doctora Oriana Batista, empresaria chiricana, quien se desempeña como genetista molecular.

Actualmente, ella es miembro de la American Society of Human Genetics (ASHG), de la American College of Medical Genetics and Genomics (ACMG) y de la International Society for Forensic Genetics (ISFG).

Inmersa en la ciencia

Generar perfiles de ADN de personas, compararlos y hacer un análisis estadístico de los mismos es parte del trabajo que ha hecho la doctora Batista por más de una década.

Con estas pruebas de identificación humana ha obtenido -a lo largo del tiempo- resultados precisos referentes a casos de inmigración, herencias, parentescos y, desde el 2016, el centro se prepara para contribuir a resolver casos forenses e identificación de personas en catástrofes masivas, robos de identidad y otras situaciones similares.

Fue con estos estudios que se dio a conocer el Centro Gendiagnostik que fundó la genetista molecular hace 10 años atrás. Allí también se ofrecen pruebas de identificación de patógenos (virus, bacterias y hongos), de caracterización de mutaciones en el nivel de ADN o en el cromosómico, como apoyo al diagnóstico clínico con el que se puede pronosticar o confirmar una gran gama de enfermedades, para facilitar un mejor seguimiento y tratamiento del paciente.

Este tipo de servicio ofrece una oportunidad para mejorar la calidad de vida del paciente, porque se puede conocer el origen de la enfermedad, asignar un tratamiento adecuado en un momento oportuno, e incluso prevenir enfermedades y salvar vidas”,

Doctora Oriana Batista

Una cuestión de pasión

La historia que cuenta la especialista en genética clínica molecular, subespecialidad de la genética humana, no es parte de un documental de Discovery Channel, sino de una amante de las ciencias que salió de su natal provincia de Chiriquí, para estudiar y especializarse en lo que más le apasionaba en el exterior -genética molecular humana- y que regresó a su país con las ganas de aplicar todos sus conocimientos en esta rama, y poder transmitirlos a aquellos que tuvieran la misma pasión y curiosidad que ella.

El área de genética humana es muy incipiente en Panamá, dice. Aún siendo una de las pocas especialistas en la materia, la genetista clínica molecular tocó varias puertas –sin obtener las respuestas deseadas- antes de decidir abrir su propio centro de investigación científica y servicios genéticos.

La doctora Oriana Batista fundó el Centro Gendiagnostik y está ubicado en la provincia de Chiriquí. | Cortesía

De puerta en puerta

Primero, en el año 2003, recuerda que presentó el proyecto al Instituto de Investigaciones Científicas Avanzadas y Servicios de Alta Tecnología. En ese entonces, explica, no se comprendió el proyecto.

Luego en el año 2005, continúa, tocó las puertas de algunas universidades regionales para establecer el centro. La respuesta que recibió fue que el sistema universitario era muy burocrático y la falta de procesos de emprendimiento en las mismas, impediría que el proyecto fuese exitoso.

La tercera puerta que tocó fue la de los hospitales. La idea era que ellos le apoyaran con la parte administrativa y ella se encargaría de la parte técnica.

La propuesta fue aceptada, sin embargo, dice que “cuando había que escribir los proyectos para las convocatorias, la gente me llegaba el último día a planificar, lo que me motivó a buscar un camino diferente”.

Nuevo camino

Tras haber tocado puertas y no haber obtenido los resultados esperados, la doctora Oriana Batista se cuestionaba que luego de haber estudiado por 25 años aproximadamente -incluyendo siete años de genética molecular humana en Costa Rica, Alemania y en instituciones de Estados Unidos, como el Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian-, ¿cómo no iba a ser capaz de vender lo que había aprendido?.

De esos inicios quedan enseñanzas que fueron pulidas y mejoradas con la ayuda de un postdoctorado en genética clínica molecular, en la Universidad de Boston, Estados Unidos, entre los años 2007 y 2009.

Posteriormente, la científica amplió la oferta de servicios que el Centro Gendiagnostik brinda a sus clientes y que impulsó luego de ganar la convocatoria (2015-2017) de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt) para proyectos de innovación empresarial: logística y transporte del programa de fomento a la innovación empresarial.

Estudios avanzados

En este tiempo afianzó los procedimientos técnicos para estudiar genéticamente cinco enfermedades que tienen una frecuencia relativamente alta en Panamá: fibrosis quística, retraso mental, sordera, deficiencia de la glucosa 6 fosfato-deshidrogenasa y la infección del virus del papiloma humano.

Además, mejoró procesos para la caracterización molecular de otras enfermedades genéticas,

según www.centrodiagnosticogenetico.com

Por otro lado, mercadear los servicios del centro es otro de los logros que ha conseguido en este tiempo. No solo a los hospitales, sino a instituciones académicas que consumen sus servicios.

Además ha dictado conferencias acerca de enfermedades y cursos de genética forense o afines a profesionales de las facultades de derecho, medicina y ciencias de la Universidad de Panamá, la Autónoma de Chiriquí y la Umecit (Universidad Metropolitana de Ciencias y Tecnología) en Santiago (Veraguas) y Panamá.

Actualmente, prepara los cursos de genética humana para la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Chiriquí y continúa buscando oportunidades para contribuir con el desarrollo de la genética humana en Panamá

La ejecución del proyecto fue una inyección de oxígeno para el centro porque logramos mejorar, renovar, modificar o reparar algunos equipos y procesos”, dice la doctora.

“De esta manera el centro logra nuevamente entre 95% y 100% de su capacidad técnica en equipamiento”, agrega la doctora Batista.

Mujer de metas

Para la doctora Oriana Batista la respuesta está en haber seleccionado la carrera que le gusta.

La lectura del libro Hasta las águilas necesitan un impulso del autor David McNally, le inspiró y le ayudó a entender la importancia de elegir la carrera que pudiera disfrutar.

“A mí la genética humana me agrada mucho. Resolver cualquier duda en un experimento, montar una tecnología que es difícil y lograr el resultado me da mucha satisfacción. Yo puedo invertir horas, pero si al final tengo el producto no importa las horas que se invirtieron para lograr ese objetivo”, concluye.

Ahora está expandiendo su radio de acción atendiendo clientes que vienen de Estados Unidos, El Salvador, Costa Rica, y de otras provincias del país; y está analizando una oportunidad para extender el centro hacia la ciudad capital.


Estudios que pasan fronteras

Encontrar recurso humano preparado en el área de genética molecular en Panamá es casi imposible.

Las universidades del país carecen de programas curriculares que incluyan al tema de la genética como una carrera, y no solo como un curso de un semestre.

Aún con esta carencia, la propietaria de Gendiagnostik ha logrado captar recurso humano joven, que entrenó durante varios meses y que ha podido hacer trabajos cortos de laboratorio, pasantías e incluso conferencias motivando a estudiantes a querer hacer sus tesis de grado en el área.

Además, la Universidad de Costa Rica avaló que una de las colaboradoras de Gendiagnostik, Martha Gómez, haga su tesis en el centro.

“El trabajo de investigación que realizamos en conjunto, contribuirá con información científica necesaria para poder obtener información propia de nuestra población, y no de poblaciones no panameñas. El estudio busca determinar la diversidad y estructura genética de la población mestiza de Chiriquí y de los amerindios Ngäbes-Buglés, utilizando 24 marcadores microsatélites autosómicos”, detalla la especialista.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL