La IA no funciona si no muestra inteligencia real

La IA no funciona si no muestra inteligencia real
La amenaza de la inteligencia artificial (IA) no es muy preocupante cuando te encuentras con una computadora que no muestra signos de inteligencia| Archivo

Nadie me ha pedido que nombre al empleado más incompetente en el Financial Times (FT), pero si alguna vez lo hacen, podré responder con facilidad.

El más tonto de todos es un recién llegado que tiene un solo trabajo: Anotar todos los mensajes telefónicos de nuestra oficina para que podamos ver quién ha tratado de llamarnos sin tener que escuchar todo el correo de voz.

He recibido siete de estos mensajes: “Rompe Silicon Valley, Natalie”, decía uno. “Soy un usuario de música para alcanzar audiencias”, decía otro, que supuestamente era de alguien llamado Nicholas, pero el mensaje era tan incoherente que era casi incomprensible.

Mis colegas han recibido mensajes aún más incoherentes. A uno le dijeron que tenía un mensaje de una persona que había dicho que estaba “trabajando con el ruso” y que “me asesinaron”.

Si un humano hubiera producido estos horrorosos resultados, lo hubieran despedido inmediatamente. Este culpable no tiene por qué temer. Es, por supuesto, un programa de computadora o, para ser precisos, parte del nuevo sistema telefónico por Internet del FT. Y su ineptitud me da satisfacción.

Ha convertido algo tan mundano como un mensaje telefónico en una fuente involuntaria de alegría en la oficina. Mis colegas se han deleitado en tratar de superarse mutuamente con las idioteces del último mensaje.

Cada uno de estos ejemplos cambia como vemos los estudios que sugieren que hasta 47% de los empleos en Estados Unidos (EU) están en riesgo de ser automatizados. La amenaza de la Inteligencia Artificial (IA) no es muy preocupante cuando te encuentras con una computadora que no muestra signos de inteligencia.

Obviamente, esto probablemente cambiará, pero tal vez de una forma positiva. Algunas computadoras que transcriben el habla están aprendiendo a ser más inteligentes. En realidad, quisiera que se dieran prisa. He pasado gran parte de mi vida como periodista tediosamente escuchando entrevistas grabadas. Me encantaría que un programa de computadora se pudiera encargar de este trabajo si alguna vez pudiera encontrar uno en el que pudiera confiar suficientemente para hacerlo.

Esto destaca un punto más amplio sobre los seres humanos y la automatización: Tratar de hacer que una computadora actúe como una persona es claramente mejor que lo contrario.

Tratar a los trabajadores como robots es, por desgracia, un problema que siempre ha existido. Sin embargo, a medida que las expectativas de los empleados cambian y el uso de las redes sociales aumenta, los empleadores con lugares de trabajo ‘tóxicos’ están siendo expuestos más rápidamente.

En febrero, los gerentes de un hospital de Sydney en Australia se enfrentaron a indignación pública después que un médico en prácticas escribió un blog que reveló que ella había renunciado después de haber estado de guardia durante 180 horas seguidas, en un trabajo que la había dejado con privación crónica del sueño y sintiéndose “derrotada”.

El año pasado, el banco de inversiones Moelis & Co. generó titulares cuando se reveló que un banquero había enviado un correo electrónico a las 12:30 A.M. al personal subalterno quejándose que al caminar por la oficina de la firma en Nueva York sólo había encontrado a 11 de ellos en sus escritorios a esa hora.

Este mes, comenzó un caso judicial en Francia que probablemente provocará una ira más amplia. Orange, la compañía de telecomunicaciones, está en juicio debido a reclamos que los recortes de empleos y la reestructuración que realizó hace una década causaron 19 suicidios, 12 intentos de suicidio y ocho casos de depresión grave. Los gerentes niegan enérgicamente los cargos y el caso es, en cierto modo, particularmente francés, ya que una ley de “hostigamiento moral” en Francia permite que se puedan llevar a cabo acciones legales de ese tipo.

Sin embargo, sospecho que se observará de cerca en otros países porque involucra acusaciones que sonarán familiares para las personas sometidas a la incertidumbre y el estrés de la reestructuración de las empresas.

Los trabajadores tuvieron que soportar control “excesivo”, según los informes de la acusación. Algunos fueron asignados a “tareas desmoralizadoras”. No les proporcionaban suficiente entrenamiento. Los empleados se sentían aislados o intimidados. Una nota de suicidio de un empleado dijo que había habido un sentido permanente de urgencia y “administración por terror”.

En resumen, los trabajadores presuntamente fueron tratados como si no fueran mucho más que máquinas.

La gran pregunta con respecto a los empleos del futuro es si las máquinas harán que un día en la oficina sea mejor, peor o inexistente.

Me gustaría pensar que prevalecerá la sensatez, pero no estoy segura. Mientras escribo, un colega ha enviado noticias de otro mensaje telefónico. “Sólo quiero dejarle saber”, dijo una persona, refiriéndose una apelación judicial, que “hemos perdido un par de pantalones”.

Pilita Clark
Financial Times

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias