La Ley de Agente Residente

La Ley de Agente Residente

Contrario a los que muchos piensan al escuchar las entrevistas o leer los escritos de Adolfo Linares Franco, Eduardo Morgan González y el suscrito, nuestra  posición no está en contra de producir leyes -como las que nuestro país ha puesto en vigencia en los últimos años- para minimizar el uso indebido de las sociedades anónimas panameñas.

Nuestra posición se basa en el derecho internacional público que rige entre los estados, el derecho de éstos a escoger la política fiscal que más le conviene (soberanía), el derecho a la confidencialidad (derecho individual sagrado), en proteger la dignidad nacional y en que se permita, al mejor estilo capitalista, la competencia fiscal entre Estados.  Así de simple.

Cualquier ley que ayude a que Panamá se distinga como una plataforma de servicios legales internacionales moderna sería en beneficio del país, de sus habitantes y de los que estamos en el negocio de incorporar las sociedades anónimas y vehículos jurídicos que permiten el comercio mundial, la inversión transfronteriza, ejercer el derecho a la privacidad y poder proteger y facilitar la sucesión de patrimonios familiares, entre otros. 

Con lo que nunca estaremos de acuerdo es con la demonización de nuestra profesión y mucho menos de nuestro país que es lo que vienen haciendo los funcionarios de la OCDE y sus amanuenses europeos.

Llevan dos años atacándonos en forma despiadada mientras ellos siguen compitiendo deslealmente con Panamá.

¿Será que ellos creen que nos olvidamos los escándalos del flamante Jean Claude Junker y los “Lux Leaks” y el billonario  caso de la Unión Europea contra Irlanda por los beneficios fiscales a Apple?  

¿Qué dice la OCDE de que la mayoría de las sociedades que aparecían en los mal llamados Panama Papers no eran de Panamá si no de dependencias de la Corona Británica y que los bancos principales en las tramas expuestas eran europeos?  

Si en algo hemos sido contantes es en criticar y exponer la doble moral y la hipocresía de esos gobiernos y organismos  que atacan a Panamá injustamente.

Por un lado, no se puede desestimar el aporte al producto interno bruto de la plataforma de servicios financieros y legales internacionales pues el efecto multiplicador del conjunto de servicios redunda en beneficios para el negocio marítimo, el comercio local,  el sector bancario y  las recaudaciones fiscales directas e indirectas (por los empleos que genera la plataforma de servicios internacionales).

Por otro lado, con la misma vehemencia que denunciamos a los que quieren acabar con Panamá, apoyaremos las iniciativas que permitan elevar nuestra plataforma de servicios financieros y legales para que ésta siga formando parte importante de la economía nacional.

Por eso acogemos la sugerencia del Comité de Expertos Independientes, creado mediante Decreto Ejecutivo No.94 de 29 de abril de 2016, que recomendó crear la legislación necesaria que permita“establecer a corto plazo reglas que diferencien los servicios de agente residente y los servicios legales propios del ejercicio de la abogacía.

Los servicios de agente residente deberán ser brindados por individuos o entidades debidamente licenciados e identificados para ellos y sujetos a supervisión y regulación.”  

Panamá es una de las pocas jurisdicciones del mundo que aún no regula directamente el servicio de agente residente de sociedades anónimas ya que lo consideraba parte integral de la profesión de abogados. 

Al crear una legislación específica para los abogados que quieran servir de agentes residentes, que incluye obtener una licencia, realizar un mínimo de medidas de cumplimiento y que éstos estén sujetos a sanciones severas, se elevaría el nivel de profesionalismo de este servicio y se estaría más en línea con las demás jurisdicciones que ejercen una supervisión férrea sobre sus regulados.

De igual forma consideramos prudente que la Intendencia de Supervisión y Regulación de Sujetos No Financieros sea un ente autónomo, con personería jurídica y patrimonio propio y que deje de estar adscrita al Ministerio de Economía y Finanzas con el fin de que tenga la independencia necesaria para regular, como debe ser, esta función tan importante para la plataforma de servicios financieros y legales internacionales. 

Sin duda alguna que esta pieza legislativa será un gran avance para nuestra industria.   

Enhorabuena a Capital Financiero, le auguramos muchos éxitos con su nueva plataforma digital.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL