La liquidación de AllBank en Panamá toca a la realeza española

La liquidación de AllBank en Panamá toca a la realeza española

La liquidación forzada de AllBank en Panamá no solo podría ser parte de una estructura bancaria montada por el empresario Víctor Vargas Irausquin en más de cinco país en la que se rotaban reservas bancarias para evadir a los supervisores bancarios en detrimento de miles de ahorristas privados.

La Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) dice tener reclamaciones de ciertos clientes de AllBank por renovaciones de plazos fijos no autorizados, por restructuraciones de términos y condiciones de manera unilateral, lo que ya daba indicios de problemas de solvencias desde 2018, a solo siete años de que el banco abriera operaciones en Panamá.

El 9 de septiembre de 2019, la SBP tomó el control operativo y administrativo del AllBank Corp., tras encontrar que la cuarta parte de los activos líquidos y los servicios de custodia de una tercera parte de las inversiones en valores del banco panameño estaban el Banco Orinoco de Curazao, el cual está intervenido desde el 5 de septiembre de 2019.

Tras encontrar que no había solución el problema de solvencia y liquidez de AllBank, la Superintendencia de Bancos ordenó su liquidación forzada de una entidad que llegó a manejar más de $180 millones en activos líquidos y $175 millones en depósitos.

El liquidador de AllBank, Rafael Moscarella Valladares, presentó una denuncia en el Ministerio Público de Panamá contra el banquero venezolano Víctor Vargas Irausquin y en contra de los gerentes ejecutivos o empleados del banco por la posible comisión del ilícito contra el orden económico en su modalidad de delitos financieros.

Moscarella advirtió en su denuncia que existen suficientes elementos de opacidad que sustentan este proceso de liquidación forzada del AllBank, entre ellos que desde octubre de 2018 se presentaban reportes de recurrentes reclamaciones de ciertos clientes del banco por renovaciones de plazos fijos no autorizados y la identificación de órdenes de pago desatendidas por importes significativos lo cual constituye un grave indicio de liquidez.

Tras la denuncia de Moscarella también se presentó otra querella penal contra AllBank y toda su Junta Directiva, que incluye a Vargas Irausquin, Raúl Blatar Estevez, Jeffrey Poyo, Karla Mola González, Amalita Frías, Santos Ramos, Domingo Infante, y Luis Alfonso de Borbón Martínez, este último vinculado a la realeza española.

Luis Alfonso es hijo que Alfonso Borbón, duque de Cádiz en España, y de Carmen Martínez-Bordiú, nieta del general Francisco Franco.

El puesto de directivo de Luis Alfonso de Borbón Martínez en el AllBank no es una casualidad, ya que en noviembre de 2020, Luis Alfonso de Borbón Martínez-Bordiú y la venezolana María Margarita Vargas Santaella, hija de Vargas Irausquin, se casaron en la iglesia de San Estanislao de Cracovia, en los Altos de Chavón, cerca de La Romana, en la República Dominicana.

Ahora Luis Alfonso de Borbón Martínez está entre los llamados a responder en una querella penal por el caso AllBank, interpuesta por los abogados de Edificaciones y Estructuras Seguras, S.A. y el Consorcio Praval, en calidad de perjudicados por una suma que supera los $30 millones.

En agosto de 2019, el representante de Edificaciones y Estructuras Seguras, S.A. y el Consorcio Praval pidió al AllBank la transferencia de fondos de cuenta a cuenta, el cierre de la cuenta, la devolución de los fondos mediante cheque de gerencia, así como la explicación del motivo del no pago de cheque de su cuenta por $80,000, sin mediar explicación, así como la disposición irregular de fondos de sus cuentas.

El cliente del banco también solicitó en ese entones que se le corrigiera el estado de cuenta de Edificaciones y Estructuras Seguras, S.A. ya que se reflejaba un monto inferior al que tenía de $7 millones.

Ninguno de los requerimientos fueron respondidos por el banco, ahora bajo liquidación.

Con ello se niega “que su propietario disponga de sus fondos, provocándose con ello una afectación en el giro de sus actividades empresariales, y de desarrollo comercial, sin explicación alguna por parte del custodio de estos dineros, el AllBank, señala la querella penal.

La Fiscalía Adjunto Sección de Atención Primaria Segunda Subregional procedió a admitir la querella penal interpuesta por el abogado Abdel Almengor por presunta comisión del delito contra el patrimonio económico en la modalidad de apropiación indebida agravada contra los representantes del AllBank, entre ellos Vargas Irausquin y Luis Alfonso de Borbón.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias