La mayor parte de la capital está libre de gases inflamables

El rango permitido por las regulaciones locales es 0

Informe de Contaminación Ambiental

El acetileno, el amoníaco, el hidrógeno, el propano, el propileno, el metano y en general los hidrocarburos (COVs) son, entre otros, gases inflamables o combustibles que pueden arder  o explotar al mezclarse con  gases  oxidantes.

La mayoría de estos gases pueden generarse por la mala o incompleta combustión producida por los vehículos.

Sin embargo, solamente si la proporción de un gas combustible en el aire está dentro de ciertos límites, pueden producir mezclas inflamables con el aire.

Un estudio realizado por estudiantes y profesores de la Universidad Latina de Panamá reveló  que de los 12 puntos evaluados  a lo largo de la ciudad capital, 11 están dentro de las condiciones de higiene y seguridad para el control de la contaminación del aire establecidas en los decretos ejecutivos 9 y 38 del 2009, en los  que se determina  que el  rango permitido es  de 0.

Los resultados fueron directos, el cruce de San Miguelito sigue marcando por encima de  los límites en todos los temas hasta ahora evaluados. En esta ocasión con dos puntos por encima del rango permitido  y una vez más es el  único punto rojo del mapa.

El límite inferior de explosión (LEL) está definido como la concentración de una mezcla de gas combustible y aire que bajo  ciertas condiciones pueden arder.

El LEL de todos los gases y vapores inflamables conocidos oscila  entre  0,5% a 15%.

El equipo con el que el Centro de Contaminación Atmosférica de la Universidad Latina de Panamá realizó la medición es de la  marca QRAE II, un detector de gases compacto y portátil, con sensores para gases combustibles, que  puede medir el valor LEL previamente configurado con el rango aceptable de gases combustibles.

Cuando el valor del equipo supera el  0% se empieza a detectar  las zonas en peligro de incendio o explosión.

El estudio se realizó durante el primer cuatrimestre del presente año con un lapso de dos horas en cada uno de los puntos que aparecen en el mapa.

La Dra. Miryam Chaves, decana de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Latina de Panamá, destacó que en cualquier espacio confinado como el  cruce de San Miguelito, donde se detectó un  LEL de 2%, hasta un pequeño escape de gas combustible, podría crear una mezcla explosiva de darse las  condiciones adecuadas.

Una vez que se ha sobrepasado el LEL, solo se requiere la activación del ambiente con algún punto de ignición para que se produzca  fácilmente un incendio en la zona, agregó.

A partir de bajas concentraciones como las que se presentan en San Miguelito, el riesgo de incendio crece en la  medida que el porcentaje de gas combustible aumenta. El gas combustible que se presenta en el aire de esta zona, al no existir ningún mecanismo de dispersión natural  como el viento, podría crear una mezcla inflamable en el aire circundante que provocaría   un incendio o una explosión, advirtió Chaves.

Cabe destacar que  los demás puntos evaluados  en la ciudad de Panamá no superaron el límite permitido, debido a que  las condiciones naturales de dispersión no permiten la concentración de estos gases.

Es necesario tomar medidas para mejorar las condiciones de dispersión en el cruce de San Miguelito y adicionalmente tomar acciones para prevenir  incendios,  como dotar a los diferentes comercios y locales de suficientes  extintores, puntualizó  Chaves.

Chaves, además recomienda a los bomberos brindar  capacitación y ejercicios de simulacro a las personas que permanecen por tiempos prologados en la zona, al igual que la creación de brigadas permanentes de evacuación y manejo de incendios.

Este es el séptimo mapa de una serie de 12 que publicará Capital Financiero cada semana sobre la contaminación en la ciudad de Panamá.

Sassha Fuenmayor Yépez
sassha.fuenmayor@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL