La otra realidad de los índices

La otra realidad de los índices

Marianela Palacios R.

mpalacios@capital.com.pa

Editora

La deuda pública de Panamá ha aumentado en $2.094 millones durante la administración de Ricardo Martinelli, al pasar de $10.802 millones en junio de 2009 a $12.896 millones al cierre de septiembre de 2011.

Ese aumento de la deuda pública, aunque corresponde sólo a la ejecución de los 27 primeros meses de este Gobierno, es mayor que el de los incrementos anotados por cualquiera de las administraciones anteriores en sus quinquenios completos: Martín Torrijos sumó $1.619 millones al saldo deudor, el alza de Mireya Moscoso fue de $1.682 millones, Ernesto Pérez Balladares anotó $384 millones y Guillermo Endara $756 millones.

Pero eso no es lo más preocupante de este asunto. Lo que más me inquieta es que esos $2.000 millones se han sumado a la deuda durante un periodo de bonanza económica y en medio de un extraordinario reforzamiento de los ingresos gubernamentales, producto de las reformas tributarias y un robusto crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB). Y que en estos primeros 27 meses no se han hecho los principales     desembolsos de las inversiones públicas programadas, el grueso de esos pagos vendrán ahora, de aquí al 2014.

Y por eso es que incluso el Ministerio de Economía y Finanzas ha reconocido ya públicamente que el saldo de la deuda pública, en términos nominales, se elevará más de $3.500 millones durante este mandato presidencial, mucho más de lo que las propias autoridades habían anunciado en 2009, cuando hablaban apenas de unos $1.500 millones.

Es cierto que la relación deuda-PIB sigue mejorando, por el robusto crecimiento que mantiene la economía, pero eso no debe ser excusa para relajar la disciplina fiscal y para seguir endeudando al país al ritmo actual, y menos ahora que nubes grises vuelven a opacar el desarrollo de la economía global y los vientos que vienen de Estados Unidos y Europa nos exigen una mayor prudencia y responsabilidad.

Más informaciones

Comente la noticia