‘La ruta del té’, un atractivo turístico en auge en tierras altas de Chiriquí

‘La ruta del té’, un atractivo turístico en auge en tierras altas de Chiriquí
La "ruta del té" es un atractivo turístico en tierras altas de Chiriquí. En el recorrido, los visitantes conocen sobre las plantaciones de té y sus características.| Melissa Novoa para ElCapitalFinanciero.com

El punto de encuentro era en las faldas del Volcán Barú. El grupo de turistas ecuatorianos quería aprovechar al máximo los pocos días que estaría en el istmo centroamericano, para conocer las bellezas turísticas que ofrecen las tierras altas en Chiriquí.

Luego de varios días de fuertes lluvias, un bajareque caía menudamente en el lugar como presagio de que una fría mañana los acompañaría por los laberintos del tour que estaban a punto de comenzar.

El guía turístico –un joven marino mercante con especialización en hotelería y turismo-, de nombre Rafael Gutiérrez, comenzó el nuevo tour de Boquete Tree Trek Mountain Resort, en el área de Palo Alto, y que invita a conocer, oler y catar la tercera bebida más popular del mundo: el té.

La “ruta del té” es un atractivo para los turistas que visitan las tierras altas chiricanas. | Melissa Novoa para ElCapitalFinanciero.com

Rodeados de algunos arbustos de la Camellia Sinensis, la planta de té, los visitantes aprendieron que lo que habían conocido hasta ese día como té, en realidad son infusiones.

El té procede única y exclusivamente de la planta del té, la Camellia Sinensis. Una planta que existe hace 5 mil años y que fue descubierta por el emperador Shen Nong”, cuenta el guía, y que, agrega, instruía al pueblo sobre el uso correcto de las plantas medicinales, entre las que estaba el té.

Con esta afirmación el guía rompe con la creencia que tenían los visitantes de que con una hojita de limón o unas rajitas de canela echadas en una taza de agua caliente se obtienen un té. Estas son infusiones, dice.

Para aclararles el guía les explica que hay dos variedades de plantas del té: la Camellia Sinensis Sinesis, que proviene de China, y la Camellia Sinensis Var Assamica, de India.

La apuesta por el té

De esta última variedad es la que ellos han sembrado en el lugar. Las semillas las trajeron hace seis años de África –donde también se siembra esta variedad- y las cultivaron, siendo los primeros en hacerlo en Panamá.

Hay alrededor de 2 mil 800 plantas de té sembradas –de forma totalmente orgánica- en aproximadamente 2 mil metros cuadrados de terreno.

Plantas que fueron sembradas hace 6 años, con semillas que trajeron de África donde también se cultiva la variedad Camellia Sinensis Var Assamica.

Una vez se siembra la semilla hay que esperar un periodo de 4 a 5 años para poder utilizarla para producir té.

Y no es muy rendidora porque de 3 libras de hojas de la planta del té, se obtiene solo una libra de té”, dice Gutiérrez, quien agrega que aún no están comercializando lo que obtienen de estas plantas. Por el momento, las usan solo para la catación de té.

Una catación para los sentidos

Los visitantes participan de la catación del té. | Melissa Novoa para ElCapitalFinanciero.com

Ver, tocar, oler, saborear. Eso es lo que propone la catación en el tour de té.
Ver las yemas o las hojas sobre una malla, sentirlas, olerlas y finalmente saborear, en agua hervida, cinco de las 3 mil variedades que existen de tés.

Dependiendo del proceso –más sombra, o menos sombra, más sol o menos sol, más oxidado o menos oxidado- de las hojas se puede obtener té verde, amarillo, negro ó el azul, o mejor conocido como oolong.

El té blanco es el menos procesado y se obtiene de la yema de la hoja de té”, explica el guía turístico.

Cada té se puede tomar según lo que el consumidor lo requiera. El guía dio algunos ejemplos: Para desinflamar, el ideal es el verde, aunque también es antioxidante. Para quemar grasa, el oolong o té azul es el apropiado. Para la circulación y eliminar el colesterol, el negro es el recomendable.

“Cada té tiene una función. Es impresionante cómo una sola planta puede dar todas esas características”, finaliza Rafael Gutiérrez, el guía turístico que prefirió quedarse en el campo en vez de embarcarse y viajar por el mar.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL