La sequía ocasiona pérdidas por $3.5 millones en el sector agrícola

La sequía ocasiona pérdidas por $3.5 millones en el sector agrícola
En la provincia de Los Santos han sufrido afectaciones 3,200 hectáreas de arroz y maíz | Archivo

A mediados del mes de octubre dejó de llover y este adelanto de la estación seca está afectando a 4,500 hectáreas dedicadas a la producción agropecuaria en las provincias de Coclé, Herrera, Los Santos y Veraguas.

Las mayores dificultades se registran en Herrera y Los Santos, donde el Instituto de Seguro Agropecuario (ISA) contabiliza afectaciones en 1,200 hectáreas de maíz y 2,000 hectáreas de arroz (en total 3,200).

Irvin Santos, gerente general del ISA, explicó que la falta de lluvia hace que el grano, sea de maíz o arroz, no se desarrolle.

Santos estima que a la fecha existen $3.5 millones en pérdidas proyectadas en hectáreas aseguradas, cifra aproximada, ya que se está en periodo de cosecha y no será hasta el próximo mes de marzo cuando se tenga el informe final.

En el caso del sector pecuario, el gerente general del ISA señala que ya la falta de agua y pasto se siente en las provincias centrales.

Recordó que en el 2015, cuando el Fenómeno de El Niño causó estragos en el país, hubo  pérdidas por $7.4 millones correspondiente a daños en hectáreas aseguradas por el ISA, pero entre hectáreas con seguro y sin seguro el impacto se tradujo en $11 millones, es decir, $3.6 millones no resultaron cubiertos.

En el año 2016 los daños estuvieron asociados a La Niña, fenómeno a la inversa: El periodo de lluvias se prolongó, hubo grandes inundaciones y causó pérdidas por $4 millones.

El ISA calcula en 280,000 el número de productores (entre pecuarios y agrícolas) en Panamá.

El 85% produce para autoconsumo y el 15% con fines comerciales, que son quienes se inclinan por el seguro (7.4% es la cuota actual de asegurados).

En 2018 existían 1,350 productores asegurados en la parte agrícola, con 2,000 pólizas que cubren 34,600 hectáreas a nivel nacional, una inversión asegurada de $76 millones y   $4.3 millones en primas.

En el caso de los productores pecuarios, hay 2,659 con pólizas que aseguran 34,208 cabezas de ganado, por una suma total de $28 millones y primas por $1.5 millones. 

En seguros complementarios (maquinaria, equipos, seguro de vida, rural, invernadero, infraestructura, seguro de transporte, finanzas y microfianzas), hay 800 unidades aseguradas, para un total de 669 pólizas, con una recaudación por concepto de primas de $80,784 y una suma asegurada total de $7.3 millones.

Cabe destacar que el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida) cubre el 50% del costo de la póliza.

Santos considera que el productor está adquiriendo mayor conciencia de la importancia de asegurar su producción, porque la estación seca está entrando con mayor fuerza y el cambio climático genera sucesos  inesperados.

Además del seguro, se inclina por una política de Estado que articule un esfuerzo interinstitucional: El Mida, recuperando la figura del funcionario extensionista (eliminada hace más de 20 años),  que ofrecía asesoría al productor sobre qué rubros sembrar de acuerdo con los pronósticos del clima; el Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá (Idiap) con su capacidad de mejorar las semillas; organizar a las empresas privadas para vender semillas certificadas de acuerdo con las necesidades de cada área, y del lado del Banco de Desarrollo Agropecuario (BDA), lograr que se valore el riesgo del préstamo porque si  el BDA lo otorga, el ISA “no puede dejar de asegurar ni de respaldar al pequeño productor”.

Euclides Díaz, secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Ganaderos (Anagan), señaló que la cantidad de forraje que se cuenta para sostener la inclemencia del verano podría no ser suficiente hasta el inicio de las lluvias.

En el Arco Seco el productor se prepara hasta finales de mayo, pero la intensidad del viento y del sol está afectando esta previsión”, advirtió.

Díaz señaló que conforme a las pautas de organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), trabajan con el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente) para organizar centros de información y programas de mejoramiento de las capacidades técnicas con el fin de minimizar los riesgos del cambio climático.

Pero lo más preocupante es que ya hay sequía y, sin embargo, el Fenómeno de El Niño todavía no ha comenzado.

“De acuerdo con el último informe emitido por la Administración de Océanos y Atmósfera (Noaa, por sus siglas en inglés), en relación al Fenómeno de El Niño Oscilación del Sur (Enos, por sus siglas en inglés), dicho fenómeno aún no se ha iniciado”, señaló Alfonso Pino Graell, director del Laboratorio de Física de la Atmósfera de la Universidad de Panamá (UP).

Sin embargo, el investigador detalló que durante las cuatro últimas semanas las temperaturas superficiales del mar han estado, en la mayor parte del océano Pacífico, por encima del promedio histórico.

De acuerdo con los modelos que maneja la Noaa, indicó Pino, la probabilidad que el Fenómeno de El Niño se inicie en marzo es de un 65%.

Podría extenderse (probabilidad de 57%) hasta junio de 2019, pero sería “un episodio débil”.

Pino Graell  advirtió que “nos encontramos en una situación muy parecida al desarrollo de un evento de esta índole, con sus secuelas en cuanto a la disminución de la cobertura nubosa, sequía y de alta temperatura que afecta al litoral Pacífico de América Central y Panamá”.

Subrayó que de mantenerse la condición de altas temperaturas en el Océano Pacífico ecuatorial, se generarían efectos negativos muy similares a los de un Fenómeno de El Niño.

Por su parte, José Fábrega, director del Centro de Investigaciones Hidráulicas e Hidrotécnicas (Cihh) de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP), recuerda que una de las propuestas del Plan Nacional de Seguridad Hídrica 2015-2050 Agua para todos, elaborado por iniciativa del Gobierno de Panamá, fue la de crear embalses multiusos que pudieran actuar para mitigar las consecuencias de las sequías.

Este tipo de proyectos no se pudieron desarrollar, porque el gobierno, dijo Santos, inició afectado por las acciones de la anterior administración.

El Sistema de Riego de Tonosí en Los Santos y los de otras provincias fueron objeto de demandas y todavía están en fase de investigación.

Valentín Domínguez, presidente de la Asociación de Productores de Maíz y Sorgo de la provincia de Los Santos, detalló que durante el pasado mes de noviembre se contabilizaron  26 días sin lluvia.

“El maíz ha resistido mejor porque tenemos semillas que toleran más la falta de agua, pero el cultivo más afectado ha sido el arroz, en particular en Tonosí y Pedasí porque es una planta semiacuática y demanda mayor cantidad de líquido”, expresó.

Domínguez recordó que el gremio que preside ha luchado por aprovechar la disponibilidad de los ríos Perales, La Villa, Tonosí, Oria y Valle Rico para construir represas y contar siempre con el recurso agua, pero los gobiernos pasan y solo se  quedan en intención. 

Violeta Villar Liste
Violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias