La situación económica de Panamá

La situación  económica de Panamá
Por segundo año consecutivo, la Lrsf sufrirá modificaciones.| Archivo

Durante el periodo 2014-2017, el Producto Interno Bruto (PIB) real del país crece por el orden del 5% anual. En 2018 disminuye a 3.7% mientras que en el primer semestre del año 2019 el crecimiento registra 3.0%, lo que confirma que el país se encuentra en evidente desaceleración económica.

Luego de la revisión de las cuentas del Estado por el nuevo Gobierno y en virtud del deterioro de dichas cuentas, el Gobierno establece el “Plan de austeridad con eficiencia”, que consiste en la contención del gasto por $1,484 millones (la mayoría inversiones), solicitar un préstamo al Citibank de $2,000 millones para el pago a proveedores locales y gremios esperando que este dinero contribuya a la reactivación económica.

Consideramos que las personas naturales y jurídicas a los cuales se destina el dinero no lo utilizarán totalmente para contribuir con la reactivación económica. En primera instancia lo utilizarán para abonar o saldar sus deudas con las entidades financieras.

Dicho de otro modo, no todo el dinero se orientará para el consumo y la inversión. No hay que olvidar que, en época de desaceleración económica, los inversionistas son cautelosos para invertir.

El 2 de octubre de 2019, el Gobierno presenta a la Asamblea Nacional de Diputados una modificación al artículo 10 de la Ley de Responsabilidad Social Fiscal (Lrsf) para elevar el déficit al 3.5% para 2019 (el déficit fiscal actual es de 2%) y disminuirlo paulatinamente al 2% en el 2022, alegando que a su entrada encontró una deuda de $1,764 millones. 

Por lo tanto, el déficit fiscal para el Sector Público No Financiero (Spnf) para 2019 estará por el orden de los $2,400 millones.  

Por segundo año consecutivo, la Lrsf sufrirá modificaciones. Esta situación nos alejará de obtener un mejor grado de inversión por parte de las Calificadoras de Riesgo.

Es evidente que la situación económica del país no es buena.

Sin embargo, es inquietante conocer que el Gobierno trate de apuntalar la economía en base a niveles significativos de nueva deuda.

En virtud de lo anterior, consideramos que debe evaluarse seriamente a partir del 2021, el alza de impuestos a la sociedad panameña. No hay que olvidar que deberá atenderse el impresionante avance de los gastos corrientes en el Presupuesto del Estado de los últimos años.

Jorge Navarro
Economista         

Más informaciones

Comente la noticia