La tecnología debería hacernos más humanos

A student girl print prototype on  3D printer

Escribo esta nota desde el salón principal del IV Congreso Internacional de Mercadeo y Publicidad Digital en la ciudad de Bogotá.

Vengo a este tipo de eventos para escuchar otros puntos de vista y sobre todo, para censar que le está pasando por la cabeza a aquellos que se supone tienen la responsabilidad de orientar a otros en temas de innovación.

Los eventos de mercadeo y publicidad son interesantes para mí, en ellos hablan aquellos cuyo trabajo es leer nuestras mentes, verlos pensar en la forma como entrar en ellas y analizar las respuestas que encuentran es un excelente ejercicio.

Esta vez me llamó la atención la cantidad de conferencistas que repitieron de una u otra forma, un concepto que muchas veces he comentado en mis escritos y por el cual siempre me acusan de hippie, el diseño de todo orientado al usuario, lo que realmente importa es la gente.

Muchos hablaron de métricas y la forma como se debe olvidar eso de contar quien tiene más click, y mejor pensar en quien tiene más contactos reales, otros discutieron sobre cómo crear valor en una marca, es en esencia honrar un compromiso y ser consecuentes, otros hablaron de menos es más y que se quiere menos cuento y más acciones.

Si hace años le cuento alguien del mundo de los negocios sobre estas experiencias, de seguro pensara que es un encuentro de trabajadores sociales.

Uno de los artículos que he escrito y más comparten los lectores, es uno que se titula Es la gente aunque no me lo crean y parece que cada vez más, las personas incluso en el capitalismo salvaje se han dado cuenta, que no tiene sentido vender cosas que nadie quiere, hablar de temas que a nadie le importa y ser relevantes sólo para ellos mismos.

El mundo usuario céntrico, los productos desarrollados desde el usuario, el famoso design thinking, se volvieron un canto de sirenas en las manos de los que yo llamo sabios de revista, perdieron su brillo y comenzaron a volverse ruido. Pero no dejan de ser conceptos reales y por lo que veo aquí en este evento, están generando cambios disruptivos que no dan espera, no son el futuro, son nuestra realidad.

Uno de los expositores hizo un símil que me encantó y les quiero compartir, dijo que la luz del sol tarda 8 minutos en llegar a la tierra, así que si el sol desapareciera de pronto, nos enteraríamos 8 minutos después. Así pasa con muchas cosas en nuestro mundo empresarial, publicitario o político, las cosas ya pasaron pero aun nos enteramos de todas las consecuencias.

Siempre he tratado de hacer según predico, siempre he creído que las cosas tienen sentido si somos relevantes para las personas y que la tecnología es una herramienta y no un fin.

Durante mucho tiempo me sentí solo con este argumento, pero parece que ahora aquellos que yo creía eran mis contradictores, han reflexionado y comenzaron a redescubrir su razón de ser, mejor dicho innovar y hacer tecnología con la gente, para le gente y por la gente, los consumidores son personas y para ellos es que hay que crear.     

Pedro Colmenares 
Asesor empresarial en temas de innovación y mercadeo digital.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL