La World Wide Web cumple 30 años y su creador reclama lograr que sea un espacio libre y abierto

La World Wide Web cumple 30 años y su creador reclama lograr que sea un espacio libre y abierto
Solo en España existen más de 33 millones de internautas lo que supone el 71% de la población| Cortesía

La World Wide Web cumple treinta años este martes 12 de marzo. Por ello, su creador, Tim Berners-Lee, hace una reflexión sobre lo que es Internet y a lo que ha llegado, haciendo énfasis en los retos a los que los gobiernos y la sociedad en general para “hacer que la web esté disponible para todo el mundo” frente a la brecha digital y a otros riesgos de la Red.

El 12 de marzo de 1989, desde la Organización Europea para la Investigación Nuclear (más conocida por sus siglas Cern) de Ginebra (Suiza), el científico inglés Tim Berners-Lee inventa la WWW, la red informática mundial que sirve para distribuir información entre los ordenadores a través de Internet.

“Supongamos que toda la información almacenada en cualquier ordenador puede estar vinculada. Supongamos que puedo programar mi ordenador para crear un espacio en el que cualquier cosa pueda estar vinculada a cualquier otra”, con estas palabras, Tim Berners-Lee presentaba la idea que dio origen al concepto de la World Wide Web hace treinta años, como recoge el medio italiano Punto-informático.

En aquella propuesta escrita por Berners-Lee en 1989, en la que ya su utilizaban términos conocidos hoy en día como ‘hipertexto’, su jefe por aquel entonces en el Cern, Mike Sendall, la valoró como una idea “vaga, pero interesante”.

A partir de ahí Internet fue coleccionando logros; en 1990 el Cern lanza el primer sitio web corriendo sobre el primer servidor, creado por el mismo Tim Berners-Lee, el NeXT, en 1997 se inventa el WiFi y en 1998 Larry Page y Sergey Brin lanzan Google.

Después, en 2004 nace Facebook, en 2005 se sube el primer vídeo a Youtube, en 2006 se publicaba el primer tuit. Así hasta 2016, cuando el tráfico mundial de Internet alcanzó 1 Zettabyte.

A día de hoy más de la mitad de la población mundial tiene conexión a Internet, Facebook tiene 2,200 millones de usuarios activos y Twitter supera los 300 millones.

Solo en España existen más de 33 millones de internautas lo que supone el 71% de la población, como deja claro el informe Cisco VNI, y 200 millones de dispositivos conectados.

Los tres grandes retos de la red
Su creador, Tim Berners-Lee ha hecho una reflexión por este día declarando que “resulta imprescindible hacer que la web esté disponible para todo el mundo”, ya que con cada nuevo sitio web “aumenta la brecha entre aquellos que están conectados y aquellos que no lo están”, a pesar de los avances que ha supuesto su invento, que considera se ha convertido en una plaza pública o una biblioteca, entre otros.

En línea con esto, Berners-Lee ha identificado tres “fuentes de disfuncionalidad” que afectan a la Red y a las que el sector debe responder. Las primera de ellas la forman los “intentos maliciosos y deliberados”, entre los que el creador de la Web ha destacado la piratería, los ataques patrocinados por estados, las conductas delictivas y el acoso en línea.

A esto se añaden otra fuente de disfuncionalidad como los “sistemas que crean incentivos perversos y sacrifican los intereses del usuario”, como el ‘clickbait’ o la publicidad falsa.

Por último, Berners-Lee hace referencia a los “diseños benevolentes que, de manera involuntaria, generan consecuencias negativas”, entre las que el pionero de la Red ha querido hacer una mención especial al “tono y la calidad atroz y polarizada del discurso en línea actual”.

El informático admite que al igual que Internet nos ha proporcionado innumerables ventajas también ha propiciado la aparición de “estafadores, ha dado voz a aquellos que propagan el odio y ha facilitado la comisión de todo tipo de delitos”.

Nuevo contrato par la Web
Por ello, la Web Foundation, la fundación creada por Berners-Lee para perseguir una web abierta como un derecho fundamental, está trabajando con los gobiernos, empresas y ciudadanos para elaborar un nuevo contrato para la web que establezca normas, leyes y estándares claros que sustenten la web, y están desarrollando los compromisos específicos de cada área.

Tanto los gobiernos, como las empresas y los ciudadanos tienen la obligación de proteger esta nueva plataforma de la forma que puedan; los gobiernos deben adaptar las leyes para la era digital, y según Berners-Lee, deben garantizar que los mercados sigan siendo competitivos, innovadores y abiertos, y proteger los derechos y las libertades de las personas en línea.

Las empresas deben hacer más para garantizar que su búsqueda de beneficios a corto plazo no sea a costa de los derechos humanos, la democracia, los hechos científicos o la seguridad pública teniendo en cuenta la privacidad, la diversidad y la seguridad, según este nuevo contrato.

Los ciudadanos deben, por su parte, hacer rendir cuentas a las empresas y a los gobiernos por los compromisos asumidos, y exigir que respeten la web como una comunidad global que tiene a los ciudadanos por centro.

Tim Berners-Lee finaliza su reflexión asegurando que “la lucha por la web es una de las causas más importantes de nuestra era”, por lo que “el contrato para la Web no debe ser una lista de soluciones rápidas, sino un proceso que señale un cambio en cómo concebimos nuestra relación con nuestra comunidad en línea”.

Más informaciones

Comente la noticia