Las cuentas individuales llegan a Panamá

esperanza de vida en Panamá

En 1881 Otto Von Bismarck, el llamado Canciller de Hierro, creó en Prusia el primer sistema estatal de reparto, un sistema de pensiones que consiste en pagar a los pensionados con aportes de los trabajadores activos, esta idea fue parte de su estrategia política para debilitar al partido socialista alemán. En ese entonces la esperanza de vida promedio de un prusiano era solamente 45 años y para jubilarse se exigía 65 años de edad.

Un siglo después, cuando la esperanza de vida de un chileno era de 67 años, José Piñera, un joven entusiasta Ministro de Trabajo en el gobierno de Augusto Pinochet, creó un sistema de pensiones basado en la capitalización individual. La idea de Piñera se propagó por todo el mundo, como solución a los problemas que el envejecimiento global creó a los sistemas de pensiones basados en la idea de Bismarck.

33 años después de la reforma chilena (1981), más de 80 millones de personas en América Latina son propietarias de $460.000 millones en sus cuentas individuales de ahorro (Ver cuadro). Estas personas no dependerán de las futuras generaciones para financiar su pensión.

Los Estados que han implementado sistemas de cuentas individuales y permitido su administración a entidades privadas, disminuyeron su deuda, son más solventes, tienen menos burocracia, sus ciudadanos son inversionistas, han fortalecido la empresa privada, el mercado de capitales, su infraestructura y han tenido crecimiento económico sostenido.

El envejecimiento de la población, producto del aumento de la esperanza de vida y la disminución de la tasa de natalidad, atenta contra los sistemas de reparto (como el de la Caja del Seguro Social en Panamá), porque la relación de cotizantes con respecto al número de pensionados se hace cada vez menor y el resultado es que hay menos dinero para pagar a los pensionados actuales. La situación financiera empeora porque los pensionados cada vez viven más años. Hoy en Panamá la esperanza de vida al nacer de una mujer es de 81 años, de un hombre de 75 años, además  se estima que para el año 2050 sea de 86 y 81 años, respectivamente (Ver gráfico). 

Las cuentas individuales llegaron a Panamá en 1997 cuando se creó el Sistema de Ahorro y Capitalización de Pensiones de los Servidores Públicos (Siacap), pero solo en el año 2005 fueron creadas en la Caja de Seguro Social (CSS), como parte del Subsistema Mixto.  En este nuevo sistema se permitió afiliarse únicamente a la nueva fuerza laboral y a los menores de 36 años que decidieran afiliarse voluntariamente en esa época. Actualmente los afiliados al Subsistema Mixto acumulan $292 millones en sus cuentas individuales, sin embargo, la administración es estatal y los afiliados poco saben  acerca de la composición y desempeño de sus inversiones.

Hoy nuevamente se abre el debate para reformar la CSS y uno de los grandes problemas es conseguir el dinero para pagar a los pensionados actuales, problema que no debería sorprender a nadie, ya que este tipo de sistema fue diseñado en una época en la que era muy fácil pagar a los pensionados con el dinero de las nuevas generaciones (altas tasas de natalidad y baja expectativa de vida).

Lo nuevo y sorprendente, es que muchas personas en Panamá podrían decir hoy que tienen una cuenta individual y que se han liberado de la carga de las generaciones pasadas, si tan solo recibieran oportunamente su estado de cuenta, en el cual debe estar el valor ahorrado para  pagar su propia pensión.

Las cuentas individuales y el antiguo sistema de reparto coexisten en el sistema de pensiones panameño, pero poco se sabe acerca de las ventajas, beneficios, funcionamiento y diferencias entre estos dos sistemas.   

Jorge Mesa
Especialista en pensiones
jorge.mesa01@gmail.com

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL