¿Las tasas de interés tienen que subir en Panamá?

¿Las tasas de  interés tienen que subir en Panamá?

Captura de pantalla 2016-04-05 a las 12.25.09 copy

Gracias a la invitación de Capital Financiero es muy grato compartir con ustedes algunas ideas y puntos de vista sobre la coyuntura de nuestro país y región. Esperamos hacerlo quincenalmente y que sea una actividad que enriquezca el debate.

En esta ocasión nos gustaría tocar un tema que ha sido ampliamente comentando en las ultimas semanas, respecto a si como consecuencia de la subida de tipos de interés internacionales en diciembre del año pasado, las tasas de interés en Panamá subirían.  Lo concreto es que las tasas de interés internacionales subieron. La Libor seis meses tenia una tasa de 0,3648% al 2 de enero del 2015 pasando a   una tasa de 0,6634% al 1 de diciembre del 2015.  Se dio la subida de tipos de la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés) y  al  4 de enero del 2016 la Libor seis meses ya alcanzaba 0,84225% y al 18 de marzo de este año estaba en 0,8912%.  Mas de 60 pb en poco más de un año.

Las tasas de interés deben reflejar el costo del activo  dinero (en este caso dólares) en cada momento y este precio esta  determinado como cualquier mercado por factores de oferta y demanda.

En el caso del sistema bancario panameño, la oferta de dólares, es decir el fondeo de los bancos, viene principalmente de depósitos de sus clientes, financiamiento de otros bancos y mercado de valores, asi como aportes de capital de sus accionistas. Según información de la Superintendencia de Bancos de Panamá(SBP), a diciembre 2015 el 72,4% del total pasivos y patrimonio del sistema bancario nacional lo conforman los depósitos de clientes. Los bancos que tengan una base de depositantes más diversificada pueden gestionar mejor una subida de tasas internacionales, dado que parte de los depósitos son transaccionales y no están remunerados como son las cuenta corrientes. Por otro lado,  es claro que los financiamientos a través de líneas de bancos extranjeros al estar fijados en base a tasas internacionales como la libor mas un spread son las primeras fuentes de fondeo que se encarecen en un entorno de tasas al alza.

No podemos  sin embargo, ignorar el lado de la demanda, es decir, la necesidad de financiamiento por empresas y personas. El sistema financiero gestiona la misma a través de sus procesos de crédito que le permiten decidir cual demanda atender (prestamos que aprueba y desembolsa).

Las cifras a diciembre 2015 presentadas por la SBP muestran una realidad:

Durante el 2014 el nivel de crecimiento de ambos factores,  cartera crediticia y depósitos fue muy parejo, siendo mayor el crecimiento de los depósitos. En el 2015 se ha dado el efecto contrario, el crecimiento de la cartera crediticia es muy superior al crecimiento de los depósitos. Esto indudablemente ejerce una presión sobre las tasas de interes dado que hay un gap que de mantenerse en el tiempo produce un desequilibrio que debe cerrarse.  Si bien la liquidez siempre es apreciada,  lo es mucho mas en un entorno mundial con mucha volatilidad, como la que se vive y se ha vivido en los últimos meses. Nótese también como los crecimientos tanto de créditos como depósitos externos, son los que registran mayores caídas.  Sin duda, tenemos un escenario que implica una gestión muy fina de todos los que participamos del sector financiero.  Saque usted amigo lector sus conclusiones. El tema da para mucho más.

Por Daniel Oblitas Tejada
MBA por IESE, Universidad de Navarra. Actualmente es Gerente General  de Allbank Corp.

Más informaciones

Comente la noticia