Le llegó la hora a la CSS

Caja Seguro Social

No se puede seguir postergando la solución de los problemas que enfrenta el país, por muy espinosos que sean, y uno de ellos es el de la Caja de Seguro Social  (CSS), que requiere que se tomen acciones rápidas y consensuadas para evitar un colapso en el sistema de pensiones y en la calidad de la atención de salud.

Los gobiernos del desaparecido Guillermo Endara Galimany y de Martín Torrijos enfrentaron  panoramas similares al que se vive en este momento, y cada uno aplicó paquetes de medidas que permitieron darle oxígeno a la principal entidad de seguridad social del país, con su consecuente costo político.

Pero el oxígeno que se le dio a la institución en ese entonces se está acabando y hay que volver a la mesa del diálogo para buscar una solución al problema.

En la administración Torrijos tuvo que crearse una Mesa de Dialogo, luego de una serie de protestas protagonizadas por los sindicatos y gremios de profesionales.

Y ahora le toca el turno a la administración Varela, el camino a seguir debe ser siempre el del diálogo, pero está llegando el momento de convocarlo, aplazar la búsqueda de una la solución al problema no es más que agravar la situación.

El antiguo programa de pensiones entrará en déficit este año y sus reservas podrían terminar en el 2024.

Para algunos economistas hay tres formas de resolver la situación y tienen que ver con elevar la edad de jubilación, elevar el número de cuotas y de aportes necesarios para que los cotizantes puedan jubilarse o que estos se jubilen con menos dinero. Todas representan sacrificios para la población, principalmente la de menores recursos.

Muchos panameños tienen hoy su jubilación en el aire. Los servicios de la CSS cubren al 90% de la población, unos 3,5 millones de personas, aunque los cotizantes suman 1,4 millones de personas.

De ellos 224.000 son jubilados o pensionados, 1,3 millones son hijos, 294.00 son esposas, 193.000 son padres o madres y 173 son cónyuges inválidos.

Y mientras, por un lado, crece el número de beneficiarios, por el otro el número de cotizantes no es suficiente para mantener la cantidad de jubilados y pensionados existentes debido a que estos viven cada día más.

Bajo esta situación, los problemas que enfrenta la CSS requieren de respuestas rápidas  e integrales, por lo que es necesario que se evalúen todas las alternativas, para escoger el mejor camino y establecer una hoja de ruta que no signifique trasladarle el problema al próximo gobierno, sino establecer soluciones de largo plazo, que pasan porque el sacrificio sea compartido.

No se puede pretender resolver el problema tirándole el peso a un solo sector, por ello se requiere un dialogo de altura y con transparencia.

Manuel Luna G.
mluna@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL