Lecciones de un entrenador de alto nivel que debes aplicar en los negocios

Lecciones de un entrenador de alto nivel que debes aplicar en los negocios

“Soy humano y voy a cometer errores” Con esta frase inicia la docu-serie El Manual de Juego, lecciones de vida de un entrenador y en cuyo primer episodio Glenn Doc Rivers cuenta su experiencia como coach de los Celtics de Boston, en la NBA donde alcanzó a ganar el campeonato.

La experiencia narrada por Rivers es sumamente valiosa. Inicia dándole mucha importancia a la rutina de su vida. Hacer lo mismo siempre, es una forma eficiente de hacer las cosas, porque no hace falta detenerse a pensar y decidir cada vez: Se empieza a hacer de manera instintiva. Por otro lado, esta repetición constante hace que nos hagamos expertos en esa tarea, lo que nos hace profesionales.

Volviendo a la serie, se dejan algunas lecciones valiosas, donde además de dejar en claro que el éxito requiere de un gran sacrificio, se indican cinco reglas:

Termina la carrera: Esta regla se refiere a alcanzar los objetivos, no darse por vencido, pero también a pensar bien esas metas a alcanzar. Habrá muchos obstáculos, será difícil, muchos te dirán que no se puede, que estás loco. Pero si es lo que uno realmente quiere, valdrá la pena intentarlo.

Volviendo a la serie, Rivers cuenta cómo siendo niño, cuando su maestra le pidió escribir en el tablero que quería ser de adulto, escribió jugador de baloncesto profesional. La maestra lo borra y él insiste. Citan al acudiente y él insiste. El papá le da esta gran lección de vida, advirtiéndole que es una meta alta, y qué si eso es lo que quiere hacer, entonces que lo haga y termine. Fue exactamente lo que sucedió, Rivers fue jugador de la liga de nacional de baloncesto estadounidense (NBA, por sus siglas en inglés).

No seas víctima: Hacerse la víctima es motivo de memes en redes sociales desde hace algún tiempo. Y los memes son reflejo de la realidad. Vivimos actualmente en una sociedad donde todo los ofende y tomamos todo como un ataque personal. Eso es un error y una barrera que nos impide brillar, salir adelante y sobresalir sobre los demás.

Rivers nos cuenta su experiencia, cuando siendo ya entrenador, en los noticieros transmiten una grabación con contenido racista, de voz del dueño del equipo que dirigía, lo que ocasionó en él y en su equipo sentimientos de resentimiento y rabia. Sin embargo, dejaron de lado los sentimientos, realizaron su trabajo y salieron adelante, como profesionales.

Ubuntu es una forma de vida: Con este término, se describe una filosofía de origen africano, que se refiere a un estilo de vida donde se comparte con los demás, se da verdadero valor al equipo, a la comunidad, al grupo. Somos mucho mejores y más fuertes si logramos trabajar como un verdadero equipo, no solo como un grupo de personas.

Cuanto mejor eres, mejor soy. Esta filosofía la aprende y aplica Rivers en su equipo, con la finalidad de dejar de lado las individualidades de las estrellas que manejaba, y unirlos como una familia. No solo en el trabajo. Los aspectos familiares y personales también. Esa integración hace la diferencia. Los resultados en el equipo de Rivers fueron inmediatos.

La presión es un privilegio:

No debes huir de la presión o de las expectativas, debes correr hacia eso. Rivers cuenta cómo en el estadio de los Boston Celtics colgaban dieciséis estandartes de las vigas del techo, una por cada campeonato ganado. Él hizo colocar un reflector las veinticuatro horas del día, en el espacio donde iría el estandarte por el campeonato número diecisiete que él esperaba ganar con su equipo ese año 2008. Luego les dijo a los jugadores que por lo único que jugaban era por el estandarte que se colocaría en ese espacio. De esta manera, crearía una presión permanente en los jugadores, haciéndolos dar lo mejor de sí.

Es cómodo evitar situaciones de presión, de estrés. Claro, todo en exceso es malo, pero lo cierto que es que esa presión es la que consigue que las cosas sucedan. Para tener éxito, hay que someterse voluntariamente a la presión.

Los campeones deciden seguir adelante: Rivers cuenta cuánto admira a Muhammad Ali, el boxeador. Y señala que la gente comúnmente se equivoca al pensar que los campeones no reciben golpes, que todo les sale bien. Pero es todo lo contrario. Son campeones porque siguen adelante a pesar de los contratiempos y de los golpes. Deciden seguir adelante, aguantando hasta ganar.

Rivers finalmente cuenta sobre la increíble repuntada en la cual ganan un partido decisivo frente a los Lakers, remontando una diferencia de veinticuatro puntos en el año 2008. Hay que estar loco para creer, realmente creer, que se puede vencer frente a adversidades de tal magnitud. Y no solo eso, sino convencer a tu equipo de que es posible. Eso hace un buen líder.

Mario A. Beccabunco
Contador Público Autorizado

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias