LexFinance dispuesta a financiar arbitrajes en Panamá

LexFinance dispuesta a financiar arbitrajes en Panamá

La cláusula de arbitraje está contenida en casi todos los contratos comerciales de la actualidad con el objetivo de solucionar los conflictos comerciales que surjan de posibles incumplimientos de una de las partes de manera expedita y con la menor asignación de recursos financieros posible.

El arbitraje es un procedimiento por el cual se somete una controversia, por acuerdo de las partes, a un árbitro o a un tribunal de varios árbitros que dictan una decisión sobre la controversia que es obligatoria para las partes”, define la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (Ompi).

Ahora las empresas de Iberoamérica tienen una nueva herramienta para afrontar los costos de reclamaciones emanadas de los contratos vía el arbitraje, se trata de la opción de financiamiento que ofrece LexFinance, un fondo de inversión con sede en Lima, Perú.

“Iniciamos en 2015 en dos países y en la actualidad estamos en 10 países. Respecto a Panamá, estamos interesados en alcanzar un mayor desarrollo”, dijo el CEO del fondo de inversiones, Narghis Torres, a Capital Financiero.

Torres compartió con clientes de la firma de abogados Britton & Iglesias (Brig) la opción de financiamiento en arbitrajes en una conferencia realizada el 1 de febrero del presente año.

En 2015 LexFinance, evaluó 15 casos, en 2016 el número ascendió a 65 y la meta para el 2017 es superar los 150 casos, sostuvo el CEO de la empresa, quien fundamenta la proyección en el hecho que la opción de resolver los conflictos a través de los arbitrajes crece a una tasa DE 35% anual y los costos lo hacen a un 8%.

“La mayoría de las personas y de las empresas incluyen en los contratos la cláusula arbitral porque es segura, especializada y expedida”, afirmó Torres.

Entre tanto, el socio fundador de Britton & Iglesias, Eric Britton, expresó que los financiamientos en arbitrajes “es el mecanismo a través del cual se solucionan distintas controversias, indistintamente de la materia. Hay disputas en materia de construcción, energía, societarias y la mayor parte de las materias pueden ser sometidas al proceso de arbitraje”.

Añadió el abogado que “cuando las economías están deprimidas (desacelerándose) y hay una presión económica importante, muchas empresas suelen dilatar sus reclamaciones legítimas para un momento donde la economía les permita afrontar los costos asociados a un litigio”.

Ante esta coyuntura económica, empresas como LexFinance, “se han constituido líderes en el financiamiento de estos procesos y aportan capital para que las personas o empresas hagan la reclamación sin tener que costearla, a cambio de una compensación negociada”, agregó.

Britton, manifestó que “nosotros como abogados litigantes y especialistas en arbitraje lo que hacemos es presentarles esta alternativa a los clientes con reclamaciones validas, vigentes y legitimas para que no tengan que esperar hasta que la economía de sus empresas mejore, y que quieren hacer valer sus derechos en este momento lo hagan a través de la obtención de estos fondos”.

Además de las ventajas de los arbitrajes señalados por Torres, Britton mencionó la confidencialidad de los procesos y que estos pueden durar de seis meses a un año, mientras que un juicio en los tribunales podría durar hasta cinco años. Lo que genera un ahorro sustancial en tiempo y dinero.

La oferta

Al solicitar más detalles de la financiación, Torres indicó que tiene tres condiciones básicas. Primero, invierten en casos locales como internacionales en todos los sectores económicos. Dos, todos los casos deben tener una conexión con los países iberoamericanos y tres, deben tener un perfil mínimo de $250.000 hasta $20 millones a financiar en gastos.

En Panamá visualizan muchas oportunidades, producto al crecimiento económico del país en sectores como la construcción, comercio, industria y “deseamos constituirnos en el brazo financiero para que se desarrolle el mercado de arbitraje en este país”, afirmó el CEO de LexFinance.

Dos centros importantes de arbitraje existen en Panamá, el primero en la Cámara de Comercio e Industrias de Panamá (Cciap), bajo el nombre de Centro de Conciliación y Arbitraje de Panamá (Cepap) y el segundo en la Cámara Panameña de la Construcción (Capac) denominado Centro de Soluciones de Conflicto (Cescon).

Britton afirmó que los abogados son usuarios de estos centros de arbitraje y que la construcción es el sector que mayores conflictos o resolución de reclamaciones resuelve por este vía de acuerdo.

José Hilario Gómez
jgomez@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL