Ley 51 obstaculiza abastecimiento de la CSS

Ley 51 obstaculiza abastecimiento de la CSS

La falta de personal en la Dirección de Farmacia y Drogas del Minsa también ha incidido negativamente

Different colored tablets on a white background close

La Ley 51 de Medicamentos del año 2005 ha quedado obsoleta y debe ser reformada urgentemente para adecuarla a la realidad que vive hoy el país, ya que de lo contrario será imposible garantizar el suministro efectivo de medicamentos y equipo médico quirúrgico que requieren tanto la Caja de Seguro Social (CSS) como el Ministerio de Salud (Minsa) para poder satisfacer la creciente demanda de fármacos por parte de los ciudadanos que se atienden en ambas instituciones.

Esta es la conclusión a la que han arribado tanto altos directivos de la CSS como de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), quienes han estado coordinando esfuerzos con el titular del Minsa, Miguel Mayo, para tratar de encontrar mecanismos que permitan hacer más eficientes los sistemas de compras ambas entidades públicas.

Arcadio Clement, director de Finanzas de la CSS, explicó que en este momento esa entidad adelanta una compra directa de 267 renglones del cuadro básico de medicamentos, de los cuales 62 son considerados como de difícil adquisición, por un valor total de $24 millones para garantizar a la población asegurada el acceso a una serie de fármacos que se han agotado debido a las dificultades que implica realizar las licitaciones conforme lo establece la Ley 51 de 2005.

Explicó que esta Ley fue innovadora en su momento ya que su intención fue facilitar el ingreso al mercado panameño de los medicamentos genéricos, sin embargo, con el paso de los años ha perdido vigencia y ha dejado de ser eficaz, especialmente porque cuando fue promulgada las compras de la CSS rondaban los $100 millones anuales pero, en la actualidad ronda los $400 millones.

Por su parte, Luis Mendieta, director de Prestaciones Médicas de la CSS, agregó que esta situación se agrava debido a factores como la alta demanda de atención médica que afronta la CSS, que atiende actualmente al 90% de la población, y a el creciente envejecimiento de la población panameña, lo que ha generado un incremento de la presencia de enfermedades degenerativas como la hipertensión arterial y la diabetes, lo cual está poniendo gran presión sobre el sistema de compras tanto de la CSS como del Minsa, pese a que estas enfermedades se podrían controlar mejor llevando una dieta balanceada, haciendo ejercicio por lo menos tres veces a la semana y manteniendo un control médico preventivo.

Por su parte, el presidente de la Cciap, Jorge García Icaza, explicó que ese gremio empresarial ha tratado de colaborar con el Minsa en la búsqueda de soluciones que permitan agilizar los procesos de licitación para la adquisición de medicamentos e insumos médico quirúrgicos, lo que ha dado como resultado la promulgación de dos Decretos Ejecutivos que prolongan automáticamente los Registro Sanitarios de medicamentos y cosméticos.

Advirtió que las dificultades para garantizar el abastecimiento de medicamentos en los hospitales públicos e incluso en las farmacias privadas del país pasan por la necesidad de realizar una reingeniería de la Dirección de Farmacias y Drogas del Minsa, ya que la misma carece del personal y los recursos para realizar su trabajo adecuadamente.

Un empresario que ha participado en múltiples licitaciones de insumos médicos tanto en la CSS como el Minsa, porque pidió reserva de su nombre, coincidió con García Icaza en que se requiere reformar la Ley 51 de Medicamentos, ya que los procedimientos que establece para la compra de medicamentos e insumos limitan la participación de las empresas en los actos públicos y facilita que quienes no resultan favorecidos con la adjudicación de la compra utilicen diversos mecanismos para dilatar e incluso descarrilar el proceso, aun cuando sus reclamos puedan carecer de fundamento.

A lo que agregó la necesidad de limitar al máximo la discrecionalidad de los funcionarios de estas instituciones a la hora de elaborar los pliegos de cargo de las licitaciones, porque muchas veces es en esta etapa en la que se imponen cláusulas restrictivas para tratar de favorecer a ciertas empresas y perjudicar a otras.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia