Ley de Fomento Industrial apoya crecimiento de industria panameña

Ley de Fomento Industrial apoya crecimiento de industria panameña
Juan Fábrega, miembro de la Junta Directiva del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP) al momento de intervenir en el Foro de Capital Financierol Violeta Villar

La Ley 25 de Fomento Industrial (LFI) crea un nuevo marco legal para desarrollar la industria e impulsar las exportaciones de productos panameños, además de diversificar su oferta con innovación y valor agregado.

Juan Fábrega, miembro de la Junta Directiva del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), ofreció una detallada exposición sobre la Ley de Fomento Industrial.

El representante del sector industrial intervino en el Foro Innovación y Emprendimiento 2019, desarrollo de productos y servicios disruptivos, organizado por Capital Financiero y que se celebra este martes 30 de abril en el Hotel Wyndham, bajo el patrocinio de Philip Morris Panamá.

 El Foro lo abrió Nedelka Navas, viceministra de la Autoridad de la Pequeña y Mediana Empresa (Ampyme), quien hizo referencia al impulso al ecosistema emprendedor que derivó en el Pacto Nacional por el Emprendimiento.

Nedelka Navas, viceministra de la Autoridad de la Pequeña y Mediana Empresa (Ampyme) | Sassha Fuenmayor

Resaltó que este pacto integra los esfuerzos de los sectores público y privado y de la academia, buscando generar una política de Estado que resista a los cambios de gobierno.

Comentó el valioso apoyo de la banca privada a los emprendedores y sostuvo que la pública también debe ser consecuente con el esfuerzo de quienes buscan trabajar por cuenta propia.

Otra invitación fue a crear emprendimiento con innovación, elemento que hace la diferencia.

Felicitó el esfuerzo de Capital Financiero por generar espacios que facilitan el encuentro y capacitación de los emprendedores.

Mejorar aporte al PIB

Juan Fábrega, miembro de la Junta Directiva del Sindicato de Industriales de Panamá, quien fue el primer ponente del Foro Innovación y Emprendimiento 2019, desarrollo de productos y servicios disruptivos, recordó que la industria llegó en los años 70 a representar el 17% del Producto Interno Bruto (PIB).

En el año 2018 su participación en el PIB fue de 5.1% pero es el quinto sector más importante en cuanto a empleo.

Fágrega resaltó que Panamá es una economía basada en servicios (45% del PIB) pero resulta fundamental diversificar la matriz y como parte del desafío se establece la importancia de generar estímulos para el sector.

Desde 1986 comienzan los esfuerzos por establecer un régimen de incentivos para el fomento de la industria nacional y de las exportaciones.

Es en 2017 cuando se promulgó la ley 25 de 23 de mayo de 2017 que modifica y adiciona artículos a la ley 76 de 2009 que dicta medidas para el fomento y desarrollo de la industria.

 La Ley 25, entre otros incentivos, reconoce el 40% de las inversiones que realicen las empresas en sistemas de gestión, aseguramiento de la calidad y protección al ambiente.

Quienes aspiren al beneficio deben inscribirse en el Registro de la Industria Nacional (RIN) paso previo para optar al Certificado de Fomento Industrial (CFI) que da acceso a los estímulos contemplados en ley.

Investigación y desarrollo, sistemas de gestión y aseguramiento de la calidad y de la gestión medioambiental, inversiones o reinversión de utilidades, capacitación y entrenamiento del recurso humano, incremento en el empleo asociado a la producción, son algunas de las actividades que permiten acogerse al CFI.

 Fábrega resaltó que la industria está muy enfocada en alimentación y bebidas pero la idea es lograr una mayor diversificación y duplicar su aporte al PIB.

La ley aplica a la agroindustria, industria de manufactura, transformación acuícola, forestal y pesquero.

Destacó, como parte de los aspectos contemplados en el instrumento jurídico, la importancia del Programa Nacional de Competitividad Industrial que apoya al sector.

Otros beneficios, es la deducción del 3% de pago de impuesto de importación a las materias primas, productos semielaborados o intermedios, maquinarias, equipos, repuestos envases y empaques.

De igual modo, deducción como gasto en la declaración de renta del primer año, del 100% del Itbms sobre maquinarias, equipos y repuestos, utilizados en el proceso de transformación.

La Ley 25 también ha impulsado la Ventanilla Única de la Industria, un gran logro para reducir los trámites burocráticos.

Reconoce que los incentivos fiscales han sido importantes para apoyar a la industria pero se requieren políticas de mayor alcance al momento de lograr una expansión sostenida en beneficio del empleo y del desarrollo nacional.

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

 

Más informaciones

Comente la noticia