Ley otorga nuevos incentivos al sector industrial en Panamá

Ley otorga nuevos incentivos al sector industrial en Panamá
El presidente Juan Carlos Varela y el ministro de Comercio e Industrias, Augusto Arosemena, firmaron la sanción de la Ley de Fomento Industrial.| Cortesía

Nuevas opciones e incentivos para el sector industrial quedaron establecidos en la Ley de Fomento Industrial, que fue sancionada este 23 de mayo de 2017, por el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela.

Se trata de una norma que modifica y adiciona artículos a la Ley 76 de 2009, que dicta medidas para el fomento y el desarrollo de la industria.

Durante el acto de sanción de esta iniciativa, estuvo presente el presidente del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), Michael Morales, quien aseguró que se trata de un esfuerzo conjunto entre las entidades públicas y privadas, quienes hace más de tres años, buscan satisfacer las necesidades del sector.

Con esta ley se pretende promover la actividad y posicionarla como sector importante de la economía nacional.

Morales dijo que esta industria se encuentra en una de sus peores crisis en más de tres décadas.

En ese sentido expresó que la industria representaba hace 25 años, un 20% del Producto Interno Bruto del país y actualmente solo el 5%.

El representante del SIP informó que en los últimos dos años se han perdido al menos 10 mil empleos, por lo que se hace necesario establecer medidas que originen un repunte en la industria.

Varela por su parte dijo que con esta norma se ha dado un paso importante en el camino de lograr una política industrial de Estado e incluye medidas firmes para mejorar la industria y hacerla más competitiva acorde a las exigencias de los mercados internacionales.

El ministro de Comercio e Industrias, Augusto Arosemena, coincidió con ese planteamiento,y dijo que esta ley permitirá al sector modernizarse.

De hecho, en esta norma se establece proveer el ambiente y las oportunidades adecuadas para el crecimiento de la industria panameña con base, fundamentalmente, en la incorporación efectiva de tecnología de alto valor añadido.

Beneficios

Se crea el Programa Nacional de Competitividad Industrial, para diseñar y ejecutar planes que favorezcan el desarrollo del sector y la promoción de las exportaciones panameñas.

Se crea un Registro de la Industria Nacional para la generación de estadísticas que permitirán la obtención de indicadores de desempeño para evaluar el crecimiento del sector.

También se incrementa el Certificado de Fomento Industrial (CFI). De 25% y 35% pasa a 40%.

El CFI es un crédito fiscal por el cual se reconoce el 40% de la inversión en Investigación y Desarrollo, incremento de capacidad productiva, capacitación de personal, inversión y reinversión, sistemas de gestión y aseguramiento de la calidad y de gestión medioambiental y el incremento del empleo asociado a la producción.

Se plantea agilizar la emisión CFI a menos de 90 días calendarios.

Otros incentivos

Entre otros incentivos que se establecieron en esta nueva ley de fomento industrial se incluye un beneficio del 3% como impuesto de importación a las materias primas, producto, semielaborados o intermedios, maquinarias, equipos y repuestos, envases y empaques y demás insumos que entren en la composición o el proceso de elaboración de sus productos.

Se excluyen los materiales de construcción, vehículos, mobiliarios, útiles de oficina y cualquier otro insumo que no se utilicen en el proceso de producción de la empresa, así como las materias primas, productos semielaborados o intermedios y demás insumos considerados como productos sensitivos para la economía nacional.

Además, se establece una deducción como gasto en la declaración de renta del primer año, del 100% del impuesto de la transferencia de bienes corporales muebles y prestaciones de servicios (Itbms) sobre las maquinarias, equipos y repuestos para estos, que sean utilizados en el proceso de transformación industrial de la industria alimentaria y/o no contribuyente.

Por otro lado se dispuso de un régimen de arrastre de pérdidas.

Esto quiere decir que las pérdidas que sufren las empresas que se acojan al régimen establecido en esta Ley en un periodo fiscal serán deducibles en los cinco periodos fiscales siguientes, a razón del 20% por año. Tales deducciones no podrán reducir en más del 50% la renta neta gravable del contribuyente en el año en que deduzca la cuota parte respectiva.

Las empresas agroindustriales y las industrias de manufactura podrán solicitar un CFI que les reconozca el 40% de las inversiones que realicen en las actividades de investigación y desarrollo señaladas en el artículo anterior.

Estas compañías podrán solicitar un CFI que les reconozca el 40% de las inversiones que realicen en actividades relacionadas con la puesta en marcha de sistemas de gestión y aseguramiento de la calidad y de gestión medioambiental.

Las empresas que renuncien a los beneficios de la Renovación del Registro Oficial de la Industria Nacional y se inscriban en el nuevo Registro de la Industria Nacional podrán solicitar que se reconozcan las inversiones realizadas hasta el momento de la migración al nuevo registro.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias

Patrocinado por BANCO GENERAL